De aquellos mocos, estos votos


Shock

Shock

Estamos todavía bajo el shock del resultado de las elecciones andaluzas y de la entrada de la extrema derecha en el Parlamento de Andalucía. Bueno, realmente ya estaba, porque Vox es una escisión del Partido Popular.

No vi claro ni sigo viéndolo esas manifestaciones que ha habido de protesta por los resultados. La verdadera manifestación es la votación en sí donde cada persona cuenta.

Hubiera visto mejor un proceso de autocrítica en los partidos políticos que han descendido en votos que no veo.

Hay múltiples causas para explicar qué ha podido ocurrir. Yo me atrevo con algunas.

Está claro que la primera causa se llama Susana Díaz y su gestión. El estado de los servicios públicos especialmente los más sensibles como son los servicios sanitarios con sus largas colas de esperas y el colapso de las urgencias ha sido determinante.

La propia gestión de Susana en su partido. Las luchas internas es lo peor que le puede pasar a una organización. La gente lo penaliza mucho.

Lo mismo que a Andalucía Adelante. Las luchas internas y sus problemas de imagen. ¿Cuántos votos escaños nos habrá costado el chalet de Pablo Iglesias? Ya… que sí, que claro, que se lo puede comprar, faltaría más. Como que Alberto Garzón también se puede ir a Nueva Zelanda de vacaciones. Si yo no digo nada por el dinero qué cuesta… yo lo que pregunto es ¿cuántos votos cuesta?

Sigue leyendo

¿Quién mató a Guadalinex? El fracaso de Susana y Ciudadanos con el software libre andaluz #Linux

Fondo Guadalinex 10 - Imagen de la web unnoficial

Fondo Guadalinex 10 – Imagen de la web unnofficial

Me refiero explícitamente a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y al partido que la ha sustentado, Ciudadanos, porque son ellos los responsables a mi entender del abandono de este proyecto llamado Guadalinex.

Recuerdo para quien lo sepa, que allá por el año 2004 nace la primera versión de Guadalinex, un sistema operativo que es una distribución de linux. Este software tiene la particularidad de que es libre y no cuesta dinero a los usuarios frente a otros sistemas operativos y demás software privativos, que si lo cuestan, como es el archiconocido Windows de Microsoft.

Fue una gran idea que acercó esta alternativa al usuario ‘normal’ y se creó una gran comunidad alrededor de él.

Utilizar Guadalinex son todo ventajas: una comunidad que te resuelve los problemas y las ventajas de lo gratis. Además, a nivel de administración pública es una gran ahorro en licencias de Windows en cada puesto de ordenador de la Junta de Andalucía (por lógica, uno por cada funcionario/a). ¿Cuánto dinero gasta la Junta de Andalucía en estas licencias? Sería una buena pregunta parlamentaria. Además, no es solo la licencia, son los continuos cambios de Windows: que si el Vista, que si el 7, que si el 10… además de otro gran problema: muchos periféricos como impresoras o escáneres que funcionaban perfectamente con Windows 7 dejan de hacerlo con Windows 10 porque no se actualizan sus drivers. Lo que se conoce como obsolescencia programada pero a nivel de software. Tire usted un aparato que funciona perfectamente porque Windows no se habla con él. Y cómprese otro nuevo por supuesto. Que tendrá que volver a tirar en tres años.

Eso no pasa con linux. Quien escribe esto, tiene un escáner Canon que ya no funciona con Windows pero sí sigue haciéndolo con Linux. Quizás usted que me lee estará ya arrepentido de haberlo tirado.

Pues bien, todo eso se podría haber evitado en la Junta de Andalucía si Guadalinex hubiera seguido adelante. Lo único que ha quedado es que la Junta de Andalucía sigue utilizando el software libre de oficina, el Libre Office, que ya entra como temario en las oposiciones al funcionariado. Me pregunto también qué donación hace la Junta de Andalucía a la fundación que mantiene este software y que cualquier usuario se puede descargar GRATIS en su ordenador, sin necesidad de piratear nada, porque ya saben, para instalar usted en su ordenador el famoso Word de Microsoft, usted tiene que pasar por caja. Y si no pasa, usted es un pirata y tiene programas ilegales en su ordenador, además de correr un riesgo de seguridad importante.

Pero cuando llega Susana Díaz al Gobierno y Ciudadanos hinca el diente en los presupuestos andaluces, Guadalinex empieza a morir. La última versión sale en 2014. A partir de ese año, sin saber nadie por qué, silencio absoluto. No sale nada, a pesar de que en muchos colegios e institutos de Andalucía quedan ordenadores con Guadalinex ya obsoletos.

El desprecio del PSOE andaluz y Ciudadanos no puede con la comunidad que se desarrolló alrededor y este verano, mientras todos los grupos políticos estaban en la playa y no se enteran de nada, esta comunidad hace su particular 15M cibernético y crea Guadalinex V10 Edición Comunitaria que portales de internet como linuxadictos.com define con toda la razón del mundo como ‘un guantazo a la Administración Pública’. Esta nueva versión rompe sus lazos con su madre, la Junta de Andalucía, y se emancipa de ella para sobrevivir. Varios usuarios de la comunidad toma sus riendas y resucitan a un Guadalinex moribundo por la inacción del PSOE Andaluz y  Ciudadanos y el estar en la inopia (o por lo menos, por más que busco no encuentro nada) de Partido Popular, Podemos de Andalucía e Izquierda Unida de Andalucía.

Entre todos la mataron y ella sola resucitó. Guadalinex está más vivo que nunca dejando en evidencia a la Junta de Andalucía y a una política de falta de ahorro público que pagaremos usted, usted y usted.

Con lo bueno que hubiera sido seguir teniendo este software libre, gratuito, al día, para que el usuario andaluz no se vuelva loco en las distintas plataformas telemáticas, con las distintos navegadores, con el java que hay que actualizarlo y terminando con cientos de papeles en los registros oficiales como en el siglo XX.

En fin, somos lo que votamos. Y Guadalinex es la prueba de ello. Larga vida a Guadalinex Edición Comunitaria, también conocida como Unofficial.

¿Cuánto nos costará el hipotético pacto tripartito en Jerez?

Foto Pixabay

Foto Pixabay

El gobierno del PSOE jerezano de la alcaldesa Mamén Sánchez, te podrá gustar mucho, más, regular, menos o nada, pero lo que sí ha demostrado sin dejar duda ninguna es que con sólo seis concejales se puede gobernar una ciudad tan compleja como es Jerez de la Frontera, con más de 200.000 personas.

Por eso, y por el previsible pacto de gobierno municipal y la entrada en éste de IU y Ganemos Jerez, una de las cosas que tiene que quedar meridianamente clara es cuánto nos va a costar a cada jerezana y cada jerezano este pacto.

Y como al espantado, la sombra le espanta y ya venimos de vuelta, espero y deseo que el pacto consista en seguir con el mismo número de concejales y que los nuevos cambien a los antiguos y sigamos teniendo las mismas delegaciones y pagando los mismos sueldos. No vaya a ser que con la nueva reestructuración aparezcan delegaciones con nombres como aquella del pacto IU y Pacheco hace quince años,  llamada Delegación de Cohesión Social y Solidaridad Territorial  y nos encontremos con una nueva serie de Delegaciones extras como pudieran ser (y no estoy dando ideas) : Delegación de Igualdad, Delegación de las Personas Mayores, Delegación de Asuntos Sociales Ciudadanos, Delegación de Asuntos Sociales Rurales, Delegación de Educación, Delegación de Cultura, Delegación de Fiestas, Delegación del Conocimiento Digital, Delegación de Economía, Delegación de Hacienda, Delegación de Ecología y defensa del Medio Ambiente, Delegación de Transparencia del Erario Público, Delegación de Relaciones Interdelegacionales entre Delegaciones, etc. con su correspondiente Delegado/a al frente, con su buen sueldo, su buen despacho en su buen edificio, sumados a los asesores/as que necesiten, más un/una periodista para cada cuál, un despacho, un funcionario/a, y etc., que ya como digo, nos vamos conociendo.

Confío en la seriedad y el compromiso de IU y Ganemos Jerez en un pacto con el no estoy de acuerdo (aunque es mi sola opinión, y es eso, una opinión en la nada) y que no multipliquemos los gastos de una ciudad ya endeudada hasta las cejas para que no seamos la gente de Jerez quienes paguemos el pacto al final.

 

Pagar el pacto #Jerez

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Según el linguista Anicet de Pagés, la expresión pagar el pato lo define cómo ‘Padecer o llevar pena o castigo no merecido, o que ha merecido otro’.

El pato o el pacto; ya sabemos de nuestra manera de hablar y comernos algunos fonemas. Una expresión que viene del antiguo antisemitismo que había en la península ibérica.

Hago esta introducción para situarnos. En nuestro sistema político electoral, a los partidos que se presentan le pueden ocurrir varias cosas según sus resultados.

Que ganen con mayoría absoluta. Hecho ansiado por todos. Da tranquilidad y estabilidad al gobierno además de saberse con el apoyo de más de la mitad – ojo – de las personas que han votado (que no de la ciudad entera, si nos referimos a unas elecciones municipales).

Que saque la mayoría de votos pero sin mayoría absoluta. Normalmente, a quien le ocurre esto, se da a presentar como el ‘ganador’ de las elecciones, cuando realmente no es así. La realidad es que la mayoría de la gente que ha votado, no les quieren.

Y entonces, cuando no hay mayoría absoluta viene la cuestión. En nuestra legislación y en los mundos de Yupi, prima el interés general de la ciudadanía, por lo cual pueden darse dos opciones: o que surja un gobierno en solitario, con el apoyo puntual de la mayoría de las personas elegidas como representantes (como ocurre en Jerez ahora) o un gobierno de coalición donde diferentes partidos forman un gobierno y se reparten las responsabilidades. Si uno lo piensa, esto es lo mejor. Todo el mundo dialoga, negocian y consiguen lo mejor para la ciudad.

Sigue leyendo

¿Nuevas elecciones o la Gran Coalición?

Baraja

Parece que hoy ocho de abril hemos llegado a un punto de inflexión en este teatro que estamos viviendo para crear un nuevo gobierno en España.

Pablo Iglesias ha roto la baraja y se ha retirado de esta partida de paripé. Hace bien. Gracias por no perder más el tiempo. Todo el mundo sabe que Podemos y Ciudadanos son incompatibles en políticas económicas. Nunca entendí, si no es por la estrategia política, esa obsesión de Pedro Sánchez por lo imposible.

Podemos hace también bien en preguntar a los inscritos. Que la responsabilidad recaiga sobre la gente. Eso es bueno.

Además, es una postura honesta. El hecho de tener que ir a unas elecciones de nuevo a quién más perjudica es a Podemos. Y no por que se hunda como dicen los apéndices mediáticos del régimen. Es así porque unas nuevas elecciones tendría mucha abstención por la gente que no iría a votar. Pero hay gente que sí irá a votar siempre. Y sabemos quienes son: el PP.

Ante unas nuevas elecciones, Podemos retrocederá en escaños, pero mantendrá vivo algo esencial en política y que los partidos de siempre no tienen: dignidad.

Podía haber tomado otra postura: abstenerse y dejar que PSOE y Ciudadanos se estrellen en el gobierno. Eso les beneficiaría estando en la oposición. Pero también harían sufrir mucho más a los de siempre. Así que como digo, aunque su postura les haga perder escaños, es honesta, que eso en política vale mucho.

Si Podemos va a la oposición debe aprovechar para estrechar lazos con IU. No digo fundirse, porque es imposible. Pero a las próximas elecciones tienen que ir unidos. Si no van, estarían traicionando al electorado de izquierdas de España. Y lo saben. La gente no se lo perdonaría y lo pagaría el más endeble.

Pero yo sigo pensando que no vamos a ir a elecciones, aunque puedo equivocarme.

Está ahí la Gran Coalición. ¿Cuál es el futuro de Pedro Sánchez? Nadie le garantiza que en unas nuevas elecciones él vaya a repetir como candidato. Susana Díaz sigue viviendo en el Sur.

Una postura para sobrevivir, es abstenerse ante un gobierno PP-Ciudadanos. No olvidemos que Ciudadanos son muy amigos del PSOE, en especial, del andaluz. De hecho, sus políticas económicas son las mismas.

La Gran Coalición es muy posible, sobre todo si Rajoy da un paso al lado.

Y es muy posible porque es lo que quiere quienes mandan en España. Que no es el pueblo. No. Es la Troika. Esa palabra que ha desaparecido de la radio y de la prensa y la TV. Pero son los que deciden nuestro futuro.

Qué es ser de izquierdas explicado para torpes (o para el PSOE)

Nos quieren volver locos con los símbolos y los conceptos

Nos quieren volver locos con los símbolos y los conceptos

 

Cuando vi en algunas asambleas del PSOE que al terminar mucha gente se iba  y la que quedaba no sabía cantar La Internacional o no levantaban el puño, empecé a darme cuenta que no sólo quienes dirigían el partido, si no la militancia de base no eran de izquierdas, porque… ¿Qué es ser de izquierdas?
Ser de izquierdas es tener una cierta formación ideológica. No es que haya que leerse El Capital, pero sí tener una cierta idea de la Historia de la Izquierda en el mundo. Ya no sólo por cultura, sino por respeto a los que han venido abriendo camino – algunos literalmente con su vida- a los que hoy nos consideramos de izquierda. La ausencia de esos símbolos: el himno, el puño… indicaban que se habían perdido debido a la falta de formación.
La formación personal te debe llevar también a entender que ser de izquierdas es defender una determinada política económica. Y no es que haya que ser economista o politólogo. Muchos obreros en el campo andaluz han sido de izquierdas sin saber leer ni escribir.
Ser de izquierdas es defender un sistema de impuestos que grave al que más tiene y que ayude al que tiene menos para hacer una sociedad más igualitaria en oportunidades para vivir de una manera justa. Ser de izquierdas es defender una educación pública y laica a las que tengan acceso todas las personas, especialmente las más necesitadas. Ser de izquierdas es no subvencionar a centros privados. Quienes quieran hacer negocio con la educación que se la paguen ellos.
Ser de izquierdas es defender una sanidad pública y utilizar el mismo argumento que antes para quien quiera una sanidad privada: que se la paguen los interesados. Un gobierno de izquierdas no tiene por qué subvencionar a centros privados: lo que tiene que hacer es construir hospitales públicos.
Y podría seguir con más ‘detalles’ de lo que significa ser de izquierdas, pero no es intención de este artículo hacer un tratado.
Lo que pasa es que mucha gente hoy se ha creído que ser de izquierdas es utilizar preservativo, estar a favor del aborto, defender los derechos LTGB o de la mujer y no ir a misa, mientras económicamente su pensamiento y sus hechos son de lo más liberal del mundo. Eso no es ser de izquierdas.  Eso es tener la cara muy dura. Porque vas diciendo que eres una cosa que no sientes y no prácticas. No hay que confundir defender un modelo económico capitalista con una determinada manera ‘progre’ de vivir. Se puede ser de izquierdas y tener dinero, lo que no se puede es ser de izquierdas y que el dinero sea tu dios. Que tu dinero sirva para la opresión de las clases trabajadoras.
Y ese es el gran problema que ha tenido el PSOE: que se les ha metido dentro alguna gente que creen ser de izquierdas sin serlo, que lo único que pretenden es defender sus intereses personales o de sus negocios o empresas. Porque si no es esto, no se entiende ese enamoramiento tan primaveral que tienen con el partido liberal y moderno por excelencia: la nueva derecha de Ciudadanos, que por cierto y por lo menos, estos, los de C’s, son liberales y lo dicen, sin complejos. Porque yo entiendo que el PSOE se pueda poner de acuerdo en temas como la reforma electoral, el uso de los medios públicos de comunicación, los derechos de la mujer, etc… pero en materia de ideario económico, el socialismo está a años luz del liberalismo. ¿Cómo entonces pueden defender un pacto? Yo no lo entiendo. Si alguien que me lee lo puede entender, que me lo explique.

#CIS La información y la contrainformación más el rango 18/50 años de edad, decidirán las elecciones

ns-mean
La precampaña y campaña que vivimos y vamos a vivir es inédita por la presencia de los partidos emergentes ante los dos dinosaurios de la política española y una izquierda unida que no ha sabido aprovechar las circunstancias.
Todo comienza con la llegada de Podemos por sorpresa al Parlamento Europeo. Esto desconcierta a todo el panorama clásico político de España y surgen las alertas. Podemos no debe continuar ascendiendo. Por parte de los poderes fácticos era ya imposible inventar un partido nuevo para contrarrestar. ¿Qué hacemos? Y todos miran al chico joven y guapo de Ciudadanos.
Comienza la estrategia. Hay que repetir hasta la saciedad que Podemos se hunde con encuestas cocinadas en la mano, que pierde votos y que Venezuela, Venezuela, Venezuela. Podemos ha de ser relacionado siempre con Venezuela, de la que cuando se habla, no es para nada bueno.
Llegaron las andaluzas y Podemos no sacó lo esperado. ¿Fue un fracaso? No. Le apoyó la misma gente, sólo que esta vez se enfrentó Podemos a la circunscripción provincial, mientras que en las Europeas, la cirscuncripción era España entera. Podemos fue aplastado por la apisonadora de la ley electoral española que favorece al más fuerte.
La otra estrategia es manchar de corrupción a Podemos. Presentarlos como – qué triste – ‘Son iguales que nosotros’. La verdad es que no hay condenas por corrupción que yo sepa. Pero calumnia que algo queda.
Y luego, aupar a Rivera. Sacarlo en todos los medios y hacer creer a la población española que el triunfo en Cataluña de Ciudadanos es análogo a lo que puede suceder en España, cuando las circunstancias catalanas y españolas son radicalmente distintas.
PP y PSOE tienen su granero de votos en las personas mayores. Los primeros, con las conservadoras, las que tienen dinero, las que viven bien y las que están influenciadas por el ala más rancia de la Iglesia Católica. El PSOE tiene a los abuelos que viven de su pensión recortada con los repagos populares y la congelación de Zapatero, pero que prefieren al malo conocido que al bueno por conocer.
Es sin embargo, la gente comprendida entre los 18 y los 50 quienes decidirán a dónde se inclina la balanza. Lo que dice Pablo Iglesias sobre los posibles resultados es verdad.
Que Ciudadanos quede tercero, implicará que éste apoye al que gane como han hecho en las CCAA de Madrid o Andalucía. Si gana el PP, será el gobierno de PP con Ciudadanos, y si gana el PSOE, será gobierno de PSOE y Ciudadanos, porque éste es muy raro que pacte con los que están a la izquierda, salvo que no tengan más remedio, pero terminarán dándole una patada en el trasero como ya le hiciero a IU en Andalucía, que se encuentra como se encuentra.
La única opción que queda entonces es Podemos, sólos o con la ayuda de IU (¡qué error más grande no haber ido juntos a las elecciones!) el que puede realmente representar un cambio en España. Lo otro, como hemos visto, es más de lo mismo.
Así que preparados deben estar,  sobre todo el sector de población que digo, a ser informados y contrainformados para arrancar un voto que en estas elecciones es más que decisivo.