Reiki: verdades y mentiras.

Reiki

Reiki – Foto Pixabay

 

En los últimos años, y debido sobre todo a la bajada en la calidad en la sanidad pública por un lado y a la falta de educación crítica en la ciudadanía, han experimentado un gran auge las llamadas medicinas alternativas y complementarias.
Dejemos claro estos dos conceptos, que aunque parecidos, son muy distintos.
La medicina alternativa es aquella que se postula para sustituir a la medicina oficial; esto es muy peligroso ya que implica el abandono de tratamientos médicos que pueden ocasionar hasta la muerte de las personas.
La medicina complementaria es aquella, que siguiendo lo que dice la medicina oficial, ‘complementa’ a ésta con otras terapias. Aquí podemos encontrar desde ‘medicinas’ que no sirven para absolutamente nada, como la homeopatía o prácticas que sí se ha demostrado que tiene beneficios, como por ejemplo, tomar una infusión de valeriana por la noche para dormir mejor.
Entre toda estas terapias que han surgido ahora, el reiki es una de las que más ha llamado la atención del público y está teniendo un gran crecimiento entre los seguidores de esta práctica. Pero como no podía ser menos, el reiki está rodeado de mucha mentira y mucho fraude. A eso voy.
El reiki es una práctica japonesa basada en la imposición de manos por la que, según su inventor, Mikao Usui, se transmite energía del universo a la persona para que fortalezca su energía vital y así mejorar la salud.
Aunque los efectos del reiki no han sido comprobados científicamente, sí puedo decir como practicante y maestro de esta disciplina, que el reiki puede producir (no siempre) efectos positivos en el estado de ánimo del paciente que le ayudará a superar una enfermedad. Es cosa de lógica. Para vencer una enfermedad, tendremos más posibilidades de hacerlo con un espíritu optimista que con un espíritu triste.
Eso es reiki. No es más. Una práctica que en muchos aspectos se parece bastante a la meditación (cuyos beneficios está suficientemente comprobados).
Sin embargo, son muchas las personas que se han aprovechado de este auge de la practica de reiki para hacer su agosto, y lo que es peor, a costa de personas enfermas. Se están cobrando cantidades excesivas por dar sesiones de reiki. Cantidades que llegan a ser muy altas cuando es para aprender a dar reiki. Hay varios niveles de aprendizaje, y por cada uno , se te cobra una cantidad, que en los niveles de maestría pueden llegar a los 600 ó 1000 euros.
Estas cantidades se suelen cobrar ‘en negro’, ya que nadie emite factura. No sean incautos. Si alguien os ofrece servicios de reiki y os pretende cobrar, exijan factura. Que paguen sus impuestos como hacemos todos.
Por último, hacer un llamamiento a las autoridades sanitarias, que últimamente lo están haciendo muy bien aunque hay casos que se escapan al control, y es avisar de que nunca se deje practicar el reiki en hospitales por parte de personas que se ‘autocalifiquen’ practicantes o terapeutas de reiki. Una cosa es que yo, que sé dar reiki, me lo dé a mí mismo en un hospital o a un familiar, a lo que se pretende por parte de algunos practicantes de reiki, que es ‘introducirse’ en los hospitales con el afán de ganar dinero a costa de gente que sufre.
Además, es muy peligroso porque estos terapeutas de reiki no son personal sanitario y no tienen ni idea de cómo actuar en un centro hospitalario.
Resumiendo, no se dejen engañar. Practicar reiki como terapia personal es una buena idea y muy saludable para nuestro físico y nuestra mente. Pero hacer del reiki  un negocio, es entrar en el mundo de los timos, los engaños y las mentiras.

Verdades y mentiras en torno al #reiki

Este artículo nace por dos razones: una, para que los científicos que no entienden el reiki no se queden sólo con la gente que dice que el reiki cura las enfermedades y los que dicen que es una terapia alternativa. No el reiki no es eso. No es ciencia, no. Pero tampoco es superchería ni magia ni cosas por el estilo. Intento explicar qué es. Por otro lado, limpiar la imagen del reiki, difusa y confundida por culpa de mucha gente que no practica reiki, sino que lo utiliza para ganar dinero. Y eso no es reiki tampoco.
 —
Verdades y mentiras en torno al reiki.
Soy maestro de reiki. Llevo ya unos cuántos años en esto y quería escribir sobre todo lo que me he encontrado alrededor del reiki y que creo perjudica bastante al reiki en sí, y lo que es peor, a la salud de las personas.
El reiki es una técnica COMPLEMENTARIA a la medicina convencional que sirve para crear un estado de relajación en la persona, que le proporciona un estado de calma y felicidad tal que le ayudará a sobrellevar o superar una determinada enfermedad,
como sugiere este estudio de la Universidad de Huddersfield, de Reino Unido.
No es más. Con eso estarán todos ustedes de acuerdo conmigo: si la persona se encuentra en buen estado de ánimo, luchará mejor contra cualquier enfermedad que tenga que si estuviera sumida en un pozo de tristeza.
Eso es el reiki. No es más.
Mucha gente se sorprende que yo, que tengo formación científica, practique estas cosas. Pues no es difícil de entender. Con la definición de reiki que he dado antes en negrita todo el mundo estará de acuerdo conmigo. El reiki es eso, no es más.
Sin embargo, cuando empiezas a aprender reiki y a indagar en este mundo te vas encontrando con muchas cosas que te sorprenden.
El reiki es un regalo del universo, así se define y debería ser gratis para todo el mundo. Pero para empezar a practicarlo tienes que ser iniciado por un maestro o maestra. Ahí empieza el tema. Que comienzas a buscar y casi todos te quieren cobrar por iniciarte.  No se puede consentir que haya personas que no puedan aprender reiki porque no tengan dinero para pagar lo que le piden algunos maestros: 100, 200, 300 euros… que se cobran por iniciación, sin factura y sin IVA. Imaginen que inicias a diez personas de una tacada, que se puede. A 200 euros cada una, 2000 euros, sin factura y sin IVA.
Yo puedo entender que haya alguien que no tenga trabajo y se dedique al Reiki como única manera de subsistir y cobre, puedo llegar a entenderlo, por ser un caso extremo. Pero no puedo aprobar que alguien que tiene su trabajo, cobre por enseñar Reiki. No. Eso no es honesto. Y la honestidad es parte importante de los principios del reiki. El reiki no puede ser un extra, un sobresueldo.

Sigue leyendo

Reiki y quimioterapia

reiki3_1

A raíz del día mundial contra el cáncer de mama he podido leer en varios sitios de internet cuestiones controvertidas sobre la práctica del reiki. Unas a favor y otras en contra.

Intentaré aclararlas.

REIKI Y QUIMIOTERAPIA.

No se puede considerar al reiki como una medicina alternativa, porque no lo es. El reiki no es medicina, eso lo primero. Y segundo, no es alternativa puesto que no sustituye ni debe sustituir a nada.

Podríamos resumir que el reiki es una técnica de autorelajación que te produce una sensación de bienestar en el cuerpo que te ayuda a la sanación de cualquier enfermedad que tengas. Que te ayuda, que no quiere decir que te la cure. Cualquiera puede entender que desde una sensación de bienestar y buen humor que te proporciona el reiki se puede enfrentar mejor cualquier enfermedad que si la enfrentas desde la tristeza y el decaimiento. Pero no es solamente esto. El reiki también, además de ayudarte a vivir, te puede ayudar a morir. De hecho, los últimos momentos de la vida de una persona pueden ser más agradables con la práctica de reiki.

El reiki se usa y es aconsejable para paliar los efectos de la quimioterapia y la radioterapia en relación al cáncer. Y ojo. He dicho paliar. Que a nadie se le ocurra no darse una tratamiento de quimio o radioterapia para sustituirlo por reiki. Quien diga eso, no es un practicante de reiki ni tiene cualificación para hacerlo. NUNCA DEBE SUSTITUIRSE NINGÚN TRATAMIENTO DE NINGÚN TIPO CON LA PRÁCTICA DE REIKI. QUIEN CURA ES LA MEDICINA A TRAVES DE LOS MÉDICOS. Y cuando digo medicina, me refiero a la medicina occidental. Nada de homeopatía y demás invento. Repito para que quede bien claro. ES ÚNICAMENTE LA MEDICINA QUIEN CURA.

Es un error por parte de alguna gente que practica reiki el creerse ‘médicos’ e incluso se atreven a diagnosticar. Repito. QUIEN DIAGNOSTICA, QUIEN CURA es el médico.

Lo que ocurre con la quimio y la radioterapia y la práctica de reiki es que el estado de bienestar, de relajación y de quietud mental que te proporciona el reiki, beneficia al enfermo que está sufriendo sus efectos secundarios.

El reiki te aporta fortaleza para afrontar cualquier enfermedad. Eso es lo único que te aporta el reiki ¡Qué no es poco! Porque las personas fuertes son las que siempre salen adelante.

Pero por favor, no se equivoquen con quienes alaban al reiki como el remedio de todos los males que no lo es, como los que critican al reiki como una medicina alternativa y que no sirve, que tampoco lo es.

Y recuerda, para aprender reiki tienes que acudir a un maestro o maestra que te enseñe y te inicie. Si no tienes ni idea o no puedes pagar las barbaridades que piden algunos maestros/as, pónte en contacto conmigo en alfonso.saborido@gmail.com

¿Reiki medicina alternativa? ¿Reiki ciencia? Qué es Reiki y qué no es.

¿Reiki medicina alternativa? Práctica del reiki

Práctica del reiki

 

Soy practicante de Reiki, tengo la maestría (hay tres niveles de uso del Reiki) y estoy un poquito cansado del debate por un lado de los puristas de la ciencia, que desprestigian al Reiki diciendo cosas que no son verdad, ya sea por desconocimiento, ya sea por intencionalidad, y de practicantes de Reiki que realmente lo que practican es una nueva forma de hacer negocio.

A ver. ¿El reiki medicina alternativa? El Reiki no es ni una medicina alternativa ni una paraciencia ni una pseudociencia ni mucho menos una ciencia ni nada que se le parezca. Quien diga lo contrario, miente.

El Reiki es una práctica muy antigua basada en la imposición de manos y la transmisión de la energía universal, actualizada a nuestra época y a nuestra civilización occidental a través de Mikao Usu y sus discípulos. Es sólo eso, una práctica que sirve para la sanación. No es ciencia. Ojo. Sanación, no curación. Sirve para estar mejor. Y te ayuda de la misma manera que te puede ayudar hacer meditación, hacer yoga, hacer Taichi o hacer cualquier otra cosa en la que se consiga un estado de relajación profundo.

Pero hasta ahí. No cura, aunque ayuda a curar. Un maestro de Reiki lo primero que dice a su alumno o a la persona a la que va a ayudar, que quien cura es la medicina y que debe ser el médico quien te diagnostique y trate la enfermedad. Un maestro de Reiki tiene que dejar muy claro que JAMÁS una persona debe abandonar el tratamiento a cambio del Reiki. El Reiki lo debe utilizar como complemento, al igual que puedes usar como ayuda para un estado nervioso escuchar música clásica. Hasta ahí. Por eso, no entiendo el emperramiento que algunos científicos tienen con el Reiki. Aunque no lo puedan demostrar con el método científico, sí pueden ver en muchos casos como el Reiki ayuda. De todas formas, yo puedo hablar de lo que he vivido yo. Y le pueden llamar placebo, sugestión. Como quieran. A mí lo que menos me importa es el nombre y el fundamento. Lo que me importa es su efecto y que es bueno y cómo lo disfruto.

Descubrí el reiki con el cáncer de mi hermana. No tenía ni idea de lo que era Reiki pero cuando tenía tantos dolores en las piernas que ni los medicamentos la aliviaban, sólo encontraba un poco de alivio cuando yo le ponía las manos en las piernas, cuando la veía agitándose de dolor.

Investigué el por qué de esto y llegué al Reiki. Hoy día, yo que sufro de taquicardia paroxística supraventricular, cuando me dan de muy tarde en tarde, con Reiki consigo la relajación precisa para calmarme, no asustarme y no ir a peor. De hecho, no necesito tomar ningún relajante tipo tranxilium como me mandó el médico porque se me quita sola. Que no quiere decir que si no se me quitara no me tomara el tranxilium. Pero, ahora mismo, yo sólo soy capaz de controlarlo.

Por eso, desde mi experiencia, el reiki, sirve.

Pero ahora nos vamos al otro lado de la historia, a quiénes hacen del Reiki un negocio. Cobrando por iniciaciones precios bárbaros y luego cobrando también por las sesiones de Reiki.

Yo puedo entender que si una persona está en paro y dedica todo el día a dar sesiones de Reiki, cobre algo porque necesita el dinero para vivir. Pero entiendo que sólo lo suficiente, no para enriquecerte. También entiendo que si yo voy a dar clases para enseñar Reiki y alquilo un local, cobre a la gente la parte proporcional de lo que me cuesta el alquiler. Pero no puedo entender el lucro con el Reiki porque el Reiki es un regalo para hacer el bien y ya está.

Tampoco puedo aceptar a los practicantes de Reiki que dicen que el Reiki cura. Eso es mentira. Y además de ser mentira, debería ser delito, porque eso es engañar a la gente. El reiki no cura. Sana. Ayuda a estar mejor e incluso también ayuda a morir mejor. Pero no cura. Quien cura, repito, es la medicina.

Alejénse de estas personas que le digan que le van a quitar los dolores, curar tal enfermedad. NO. El reiki le ayudará. Pero hasta ahí Y muchas veces sanará, pero le sanará la medicina más rápidamente con la ayuda de reiki. Y tiene una explicación muy fácil. El reiki te da felicidad y paz. Y una persona feliz siempre enfrenta una enfermedad mejor que una persona hundida. Es pura psicología.

Y por lo demás, no creo en homeopatía, flores de Bach ni demás inventos. Eso no me lo creo desde mi formación científica, que la tengo. Pero el Reiki no se puede entender desde la ciencia, como no se pueden entender las creencias religiosas o espirituales de cada cual. Con la ciencia, no se pueden demostrar, pero eso no quiere decir que no existan.