Terra Alta, Premio Planeta 2019: reseña

Terra Alta

He parecido caer en el consumismo más clásico de estas fechas aprovechando mi suerte de tener más tiempo libre: leerme el Premio Planeta que este año ha sido para Javier Cercas con la novela Terra Alta. No era mi interés tanto la temática de la novela, sino el saber qué debe tener un texto así para conseguir uno de los premios más importantes de la literatura en España. Bien, aquí está la reseña.

Me la he leído rápidamente, no más de una semana, lo cual ya es un dato a su favor, pero no me ha enganchado. No es la típica novela por la que estás deseando llegar a casa para cogerla.
Terra Alta es una novela negra que gira en torno a un asesinato en la comarca más pobre de Cataluña en la provincia de Tarragona. Pero no esperen encontrarse con un Soldados de Salamina, la novela que llevó a Javier Cercas a la fama.No. Es una novela que siempre se te queda corta en todo. Juega con dos tramas, el pasado y el presente del protagonista, pero todas las acciones que se hacen no se profundizan. Para no hacer spoilers, me refiero a que por ejemplo, no se explica bien cómo el asesinado ingresa en una asociación religiosa. Simplemente, te encuentras con qué entra y nadie sabe quién lo mete y le convence.
También es muy previsible. Desde las primeras páginas, ya sabes que el asesino es el mayordomo. No, no es spoiler. No hay mayordomo, me refiero a que hasta yo que soy un torpe en esto de la novela negra, me imaginaba quién era.
La novela se hace aburrida muchas veces. Tiene mucho texto que parece de relleno. Suele pasar. Para que una novela se considere novela tiene que tener mínimo unas 90.000 palabras y aquí parece que el autor no llegaba y ha metido lo que se llama ‘paja‘. Tampoco hay cuidado los detalles. Ya sé que los astrónomos aficionados somos muy quisquillosos, pero decir que ‘Es una noche diáfana de noviembre, de luna casi llena y cielo repleto de estrellas.’ pues no. Si la luna está casi llena, no puede estar el cielo repleto de estrellas. Es un detalle tonto, que a los entendidos del cielo nos ralla, pero indica que hay determinadas cosas que no se han revisado y que se les ha colado a todo un jurado del Planeta.
Lo mejor de la novela es su desenlace final, que sí, va a sorprender al lector, pero en general es una trama donde se meten temas a calzador que como son actuales pues hay que meterlos, pero una vez metidos, como decía antes, no los desarrolla. A veces tiene uno la sensación de que la novela es un encargo. ‘Escriba usted esto con estos temas que son los que venden porque se habla ahora de ellos’.
¿Es una novela buena? Para mi es una novela corriente. No llega a una categoría de otros finalistas Planeta como ‘Todo esto te daré’ de Dolores Redondo, premio Planeta 2016 que me la bebí rápidamente disfrutando cada página.
Al final de la lectura, sigo preguntándome qué tiene esta novela que no han tenido las otras para ganar el premio, que han sido 564, por cierto, cinco son enviadas desde la provincia de Cádiz. Soy desconfiado. Quizás lo que tenga es el nombre del autor. Qué casualidad que entre tanta novela gane un escritor consagrado .En fin, sin piensan regalarla para reyes, sería bueno que la leyeran antes y luego decidan. Yo es que no regalo ningún libro que no haya leído antes. Por último, lo único que he sacado claro de esta novela es que tengo unas ganas enormes de leer ‘Los Miserables’ de Victor Hugo.

Taxistas

Imagen de Michael Gaida en Pixabay

Era el verano de 1997. Había ya internet para el público corriente como yo,  pero la única red social que conocíamos entonces era el IRC (Internet Relay Chat). Ni el messenger de Microsoft había salido aún. Mucho menos los blogs. Era muy difícil viralizar una información. Las cosas pasaban y nadie se enteraba. La única manera de publicar algo eran las famosas Cartas al Director de los periódicos. Por eso cuento ahora lo que me pasó.

En aquél verano, justo cuando morían Diana de Gales y la Madre Teresa de Calcuta, yo me fui a Alicante a una quedada del grupo de #GayEspaña de IRC Hispano. Todo iba perfecto hasta que cogí un virus estival que me produjo una fiebre de cerca de 40. En el hotel, hecho polvo, el recepcionista me recomendó que me fuera al médico. Como no conocía aquello, llamé a un taxi. El señor taxista que llegó vio como me encontraba y me dijo que mejor sería ir al hospital. Al abrir mi boca, ya me detectó.

  • ¿Tú eres de Cádiz?
  • No, de Jerez – le dije, aprovechando para reafirmar mi jerezanismo independentista rompedor de la unidad de la provincia.
  • ¡Yo soy de Olvera! 

Sigue leyendo

Analfabetismo administrativo en España

Oficina - Pixabay

Oficina – Pixabay

El pasado dos de octubre de 2018 entraba en vigor por completo la ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. Sustituye a la antigua 30/1992, que unía (ahora separada por la ley 40/2015 del Régimen Jurídico del Sector Público.

Conocer estas leyes, que parecen más cosa de abogados o funcionarios, es muy import ante para la ciudadanía en general, que a fin de cuentas, va a ser la administrada.

Pero por desgracia, la realidad de cada día nos devuelve una visión muy triste de nuestra sociedad.

Las generaciones de personas mayores de 70 años, por lo general, no han tenido un buen acceso a la educación elemental y tienen grandes dificultades para entenderse con las administraciones públicas.

Pero con terror, los funcionarios vemos que las generaciones más jóvenes, salvo excepciones, vienen mucho peor preparadas.

Uno de los problemas es que no conocen las administraciones que existen ni sus competencias. Cuando tienen una cuestión sobre aguas, viviendas, impuestos,  vehículos, becas, etc… no saben a dónde acudir, si a la administración del Estado, a la Comunidad Autónoma o a los Ayuntamientos.

Pero el desconocimiento de la Administración, ya no es lo peor: la gran mayoría tampoco sabe relacionarse con la Administración. No saben explicarse, no saben expresar que quieren y qué necesitan y el colmo es que no saben ni expresarlo por escrito, que es la manera más usual de relación de la Administración con la ciudadanía.

Hay grandes polémicas sobre la enseñanza de religiones en las escuelas (cosa que por cierto, se hace de manera gratuita en parroquias y mezquitas, etc.), pero ¿nadie se preocupa por una asignatura que eduque a los jóvenes de primaria y secundaria para relacionarse con la Administración, para que sepa, entre otras cosas, aprender a hacer una solicitud, una queja, rellenar un formulario,  un recurso de alzada o de reposición, o simplemente conocer sus derechos y obligaciones?

La ley 39/2015 también trae consigo la administración electrónica, para una sociedad que sabe manejar muy bien un whatsapp o facebook, pero que no tiene ni idea del uso del certificado digital y entra en modo pánico cuando llega a una oficina de la administración y se encuentra con un panel electrónico de citas previas.

Sí, por desgracia, somos unos catetos electrónicos y administrativos, que estamos en gran inferioridad ante la maquinaria de la Administración. Lloramos mucho, nos quejamos más, pero vivimos ajenos a nuestras obligaciones como ciudadanos, entre ellas, conocer nuestras administraciones. Administraciones que nacen del voto en las elecciones. ¿Sabemos realmente lo que votamos? ¿Somos conscientes que diputados y concejales harán las normativas que gobiernen y marquen nuestra conducta en sociedad? ¿Votamos sabiendo lo que hacemos, o votamos por impulsos o markenting electoral?

Por último no olviden una cosa: que el desconocimiento de la Ley, no exime que usted no tenga por qué cumplirla. Reflexionen ante esta pregunta: ¿Desde cuando no lee usted, el sumario, sólo el sumario, del BOE, el BOJA o el Boletín de su provincia?

¿Quién mató a Guadalinex? El fracaso de Susana y Ciudadanos con el software libre andaluz #Linux

Fondo Guadalinex 10 - Imagen de la web unnoficial

Fondo Guadalinex 10 – Imagen de la web unnofficial

Me refiero explícitamente a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y al partido que la ha sustentado, Ciudadanos, porque son ellos los responsables a mi entender del abandono de este proyecto llamado Guadalinex.

Recuerdo para quien lo sepa, que allá por el año 2004 nace la primera versión de Guadalinex, un sistema operativo que es una distribución de linux. Este software tiene la particularidad de que es libre y no cuesta dinero a los usuarios frente a otros sistemas operativos y demás software privativos, que si lo cuestan, como es el archiconocido Windows de Microsoft.

Fue una gran idea que acercó esta alternativa al usuario ‘normal’ y se creó una gran comunidad alrededor de él.

Utilizar Guadalinex son todo ventajas: una comunidad que te resuelve los problemas y las ventajas de lo gratis. Además, a nivel de administración pública es una gran ahorro en licencias de Windows en cada puesto de ordenador de la Junta de Andalucía (por lógica, uno por cada funcionario/a). ¿Cuánto dinero gasta la Junta de Andalucía en estas licencias? Sería una buena pregunta parlamentaria. Además, no es solo la licencia, son los continuos cambios de Windows: que si el Vista, que si el 7, que si el 10… además de otro gran problema: muchos periféricos como impresoras o escáneres que funcionaban perfectamente con Windows 7 dejan de hacerlo con Windows 10 porque no se actualizan sus drivers. Lo que se conoce como obsolescencia programada pero a nivel de software. Tire usted un aparato que funciona perfectamente porque Windows no se habla con él. Y cómprese otro nuevo por supuesto. Que tendrá que volver a tirar en tres años.

Eso no pasa con linux. Quien escribe esto, tiene un escáner Canon que ya no funciona con Windows pero sí sigue haciéndolo con Linux. Quizás usted que me lee estará ya arrepentido de haberlo tirado.

Pues bien, todo eso se podría haber evitado en la Junta de Andalucía si Guadalinex hubiera seguido adelante. Lo único que ha quedado es que la Junta de Andalucía sigue utilizando el software libre de oficina, el Libre Office, que ya entra como temario en las oposiciones al funcionariado. Me pregunto también qué donación hace la Junta de Andalucía a la fundación que mantiene este software y que cualquier usuario se puede descargar GRATIS en su ordenador, sin necesidad de piratear nada, porque ya saben, para instalar usted en su ordenador el famoso Word de Microsoft, usted tiene que pasar por caja. Y si no pasa, usted es un pirata y tiene programas ilegales en su ordenador, además de correr un riesgo de seguridad importante.

Pero cuando llega Susana Díaz al Gobierno y Ciudadanos hinca el diente en los presupuestos andaluces, Guadalinex empieza a morir. La última versión sale en 2014. A partir de ese año, sin saber nadie por qué, silencio absoluto. No sale nada, a pesar de que en muchos colegios e institutos de Andalucía quedan ordenadores con Guadalinex ya obsoletos.

El desprecio del PSOE andaluz y Ciudadanos no puede con la comunidad que se desarrolló alrededor y este verano, mientras todos los grupos políticos estaban en la playa y no se enteran de nada, esta comunidad hace su particular 15M cibernético y crea Guadalinex V10 Edición Comunitaria que portales de internet como linuxadictos.com define con toda la razón del mundo como ‘un guantazo a la Administración Pública’. Esta nueva versión rompe sus lazos con su madre, la Junta de Andalucía, y se emancipa de ella para sobrevivir. Varios usuarios de la comunidad toma sus riendas y resucitan a un Guadalinex moribundo por la inacción del PSOE Andaluz y  Ciudadanos y el estar en la inopia (o por lo menos, por más que busco no encuentro nada) de Partido Popular, Podemos de Andalucía e Izquierda Unida de Andalucía.

Entre todos la mataron y ella sola resucitó. Guadalinex está más vivo que nunca dejando en evidencia a la Junta de Andalucía y a una política de falta de ahorro público que pagaremos usted, usted y usted.

Con lo bueno que hubiera sido seguir teniendo este software libre, gratuito, al día, para que el usuario andaluz no se vuelva loco en las distintas plataformas telemáticas, con las distintos navegadores, con el java que hay que actualizarlo y terminando con cientos de papeles en los registros oficiales como en el siglo XX.

En fin, somos lo que votamos. Y Guadalinex es la prueba de ello. Larga vida a Guadalinex Edición Comunitaria, también conocida como Unofficial.

Si tú no quieres mis aceitunas, yo no quiero tus hamburguesas

TIO SAM

TIO SAM

Si no quieres mis aceitunas, yo no quiero tus hamburguesas. Eso es lo que me pide el cuerpo hacia la política de aranceles que contra los productos extranjeros, y en este caso, a la aceituna negra de Andalucía. Pero claro, si yo boicoteo los célebres restaurantes de cómida rápida made in USA, también estaría boicoteando a los trabajadores y trabajadoras españolas de dichos establecimientos. El boicot no sería justo. Más bien sería una medida de orgullo patrio, pero que se vuelve en contra.

Todo esto me lleva a pensar que estamos absolutamente cogidos por nuestras partes más débiles. Vivimos presos de los productos USA, y hay muy pocas alternativas a ellos. Hay cosas en las que sí, en Europa, vamos a dejar de depender de USA. Con el programa Galileo, prevista su implantación para 2020, podremos dejar de depender del sistema de señalización por satélite que utilizamos en nuestros móviles, Tom Tom, etc… conocido como GPS, para tener uno propio europeo. Supongo que esto es muy importante en caso de guerra. Europa no puede dejar su logística y sus manos en satélites guiados exclusivamente por los Estados Unidos.

Pero ¿y en el resto de cosas? ¿Tenemos alternativa? Servidor, el que escribe esto, está más que harto de la política de datos y de las puñeteras normas comunitarias de Facebook. La opción es no utilizar Facebook, pero claro, yo también me aprovecho de la visibilidad que me da. ¿Qué opciones tengo? Ninguna. No hay red que le haga sombra ahora a Facebook, Instagram y Whatsapp que son todas de USA. Quizás Telegram haga un poquito de pupa a Whatsapp. Telegram de origen ruso, pero que sólo crece cuando Whatsapp cae, para luego quedar en el olvido. Y de Google +, ese gran desierto, también USA, para qué vamos a hablar.

Pienso que Europa tendría que lanzar una alternativa a todas las redes sociales y los gigantes de los datos que son USA. Tenemos Facebook y sus satélites, Google o Microsoft con su Windows y su Office. En Andalucía se han dado pasos pequeños, al no utilizar la suite ofimática de Bill Gates en la Junta de Andalucía, ya que se usa la suite Libre Office, de código abierto y libre compartir. Sin embargo, la misma Junta andaluza abandonó su proyecto estrella del uso de software libre, Guadalinex, basado en Linux, por razones que yo aún desconozco.

O bien sea Europa quien lidere la alternativa, o bien podría ser España. Qué arrepentida debe estar Movistar cuando convirtió la red Tuenti, que era un Facebook en español, en operadora. Pudo haber sido la gran competencia y alternativa a Facebook, una red social para gente que hablara español.

Como digo yo ahora me siento preso. No puedo dejar las redes privativas porque no tengo alternativas libres. Ojalá nacieran. Sé que es cuestión de dinero y tiempo. Pero también es cuestión de libertad. ¿No defienden eso los liberales que admiran la economía de mercado? Pues ahora no hay libertad que valga. Somos presos de las grandes multinacionales que comercian con nuestros datos y se hacen ricos a costa nuestra y nosotros, los usuarios no tenemos derecho alguno. O lo tomas o lo dejas. No sé ustedes, pero yo me siento viviendo en una auténtica dictadura digital, donde crees que hay libertad de opinión, pero realmente no tienes libertad de movimientos y sólo se va a ver lo que ‘ellos’ te dejen enseñar.

Ascensores y comunidades de vecinos y vecinas

En estos días he estado acompañando a un familiar mayor en la reunión de su comunidad con el motivo de solicitar las ayudas que la Junta de Andalucía da a las comunidades de vecinos y vecinas para la instalación de un ascensor en viviendas antiguas, como es el caso, por ejemplo, de las de la Barriada de La Granja.

El plazo está abierto hasta el 19 de septiembre y pueden ver la información correspondiente en la web de la Consejería de Fomento y Obras Públicas.

Pero me corrija alguien si me equivoco. Creo que esta Orden de la Junta de Andalucía, aunque en el fondo tiene buen propósito (el ayudar a las comunidades a tener unas viviendas más accesibles y evitar que personas con limitaciones queden secuestradas sin salir a la calle), no la veo justa.

Y me explico. La Administración se relaciona con la comunidad y ésta es la que se compromete a pagar la parte que no está subvencionada.

Siempre surge la picaresca del ‘el de piso de abajo’ que no quiere pagar ascensor porque no lo necesita, que es similar al ‘el del segundo’ que no quiere pagar el arreglo del techo, porque eso está encima del quinto. O del local comercial que no quiere pagar ascensor ni arreglo de fachada, pero que sí que se beneficia de la revalorización del edificio y lo que esto aporta a su negocio.

Pero yo voy a otra cuestión. Yo me refiero a la particularidad, porque una comunidad de vecinos y vecinas está compuestas por muchos casos particulares. Sigue leyendo

Por qué jamás voy a volver a comprar un producto de CANON @Facua #Drivers

Canon escáner lide 35

Canon escáner lide 35

 

Resulta que tengo un escáner Canon modelo CanoScan Lide 35. Es un buen escáner y hace tiempo que lo tengo. No es yo que escanee mucho, pero a veces lo necesito. Ya hacía tiempo que no lo cogía y hoy me ha hecho falta escanear una cosa urgente y he tenido que instalarlo porque cambié de ordenador y …. ¡SORPRESA! No hay drivers para windows 10 ni windows 8.

¿Cómo una empresa seria como Canon puede dejar a sus clientes tirados de esta manera con sus productos?

¿Qué hago ahora con el escáner? ¿lo utilizo de plancha?

Por supuesto esto hace que no vuelva a pensar ni loco en comprarme otro producto de Canon. Tengo este escáner y una cámara de fotografía digital ya un poco antigua, pero que hace buenas fotos.

¿Estamos ante un caso de obsolescencia programada? ¿A qué espera Canon a actualizar los drivers de sus productos? ¿Tengo yo que esperar? ¿O me tengo que comprar un escáner nuevo?

Menos mal que tengo cabeza para pensar y he podido utilizarlo aunque no con todos los recursos que podría en Ubuntu. O sea, para quien lea esto, en Ubuntu con la utilidad Simple Scan , podéis seguir aprovechando vuestro scan. Y supongo que sí investigo más, incluso podré cambiar la resolución. Ahora mismo, con Ubuntu la resolución para un documento es aceptable.

Lo dicho. Defraudado total con el servicio de mantenimiento de dispositivos de Canon.