Corren malos tiempos para la lírica en #Jerez

Música
No llego a comprender lo que ocurre con el Teatro Villamarta y con la Banda Municipal de Música.
Sí, sé que son cuestiones administrativas – y de eso sé un poco – . Sé que hay que cumplir leyes, normas, y tal… pero ¿Quién hace las normas? Las normas y las leyes no nacen por sí solas.
Si las cosas no se pueden hacer por justicia porque una norma o ley lo impide, hay que cambiarla.
Si los políticos que gobiernan o han gobernado el ayuntamiento de Jerez son compañeros de quienes están en los parlamentos ¿qué hacen que no cambian las leyes?
Como digo, no entiendo como puede pasar lo que pasa con el Teatro Villamarta y la Banda Municipal de Música de Jerez.
Lo único que acierto a entender desde mi ignorancia política en este tema es que también existe un mucho de desconocimiento cultural por parte de los gestores encargados de que teatros y bandas de música no se mueran.
Yo no entendería mi vida sin la música: la música en todo su universo. ¿Escucha música usted alguna vez? Seguro que sí.
Quizás el desconocedor ignora que por haber distintos tipos de música, tiene que haber distintos tipos de personas. Quizás piensen que un concierto de Pablo Alborán puede ser más importante que una banda de música tocando Paquito el Chocolatero.
Lo que realmente no saben – pienso – es que el arte es vital. El arte hecho música es esencial. Ignoran también el trabajo de la gente. Sólo ven los titulares de los periódicos o de los grandes medios que les marcan la política a seguir. Sólo escuchan a los asesores que les doran los oídos pero nunca les dicen la verdad como el niño de Andersen al Emperador cuando le dijo que iba desnudo.
El desconocedor ignora cuánto sabe de música y de teatro Jerez. No se puede ni imaginar que haya mujeres mayores, que sin apenas leer o escribir están deseando escuchar el Lago de los Cisnes – quizás más conocido por el ignorante – u obras más distintas como el Vals nº2 de Shostakovich o La Polonesa de Chopin.
No saben cuánto disfrutan los jerezanos y las jerezanas con las zarzuelas, como les gusta brindar con el vino de Jerez en  Don Gil de Alcalá. O brindar con la zarzuela Marina. O brindar con La Traviata. O te cuentan como disfrutaban de pequeño con los ases líricos. ¡Será por brindar!
Yo lo vivo todos los sábados. Es mi experiencia. La música, la ópera, la zarzuela, el teatro como arte. Como necesidad vital. Necesitamos comer, beber, dormir… y arte. Necesitamos arte. Sin arte nos embrutecemos y nos lleva la civilización a la barbarie.
Yo no me fío de los políticos que dejan caer a los creadores del arte. Los creadores del arte: desde quien trabaja para mantener a un teatro a quien está sobre las tablas. Desde quien compone una partitura a quien toca un instrumento musical. ¿Pueden tener una idea de cuánto esfuerzo conlleva eso?
Defendamos a los profesionales de la música, de las escena, del canto. Para mí son tan importantes como la Policía. ¿Que pueden pensar que estoy exagerando? No lo sé.  Yo sé que sin ellos mi vida sonora estaría hueca. Quizás como la política que nos deja sin arte.

Banda municipal de música de Jerez. Que Orfeo les acompañe.

Constelación de Lyra

Constelación de Lyra

Llegan  unas noches bonitas al  hemisferio norte. Se acerca el verano y empezará a brillar una estrella azul que nos marcará uno de los vértices del triángulo de verano. Estrella celeste (de cielo) y estrella de cine: Vega, protagonista del libro y la película Contact de Carl Sagan.

Pero hay algo  más importante en la estrella Vega y es formar parte de la constelación de Lyra. Una Lyra, instrumento musical, que no es de cualquiera. Está en el cielo, la puso Zeus, y pertenecía a Orfeo, uno de los argonautas.

Orfeo

Orfeo

Cuentan que Orfeo tenía la capacidad de calmar con su música a los animales y también a las personas. Fue, quizás, el primer músico terapeuta de la salud física y psíquica de los humanos.

Por eso, desde entonces, la música es algo elemental, esencial y vital para el ser humano. Algo que hay que cuidar tanto que hasta los dioses colocan a los instrumentos musicales, como la lira, en el cielo.

Un pueblo que se precie y que quiera seguir manteniendo su cordura como comunidad necesita de la música para vivir. Sin música, los pueblos se mueren.

En Jerez de la Frontera, está ocurriendo algo inaudito. Jamás pensé yo que tuviera que manifestarme para defender la música y a sus constructores, los músicos. Pero cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras.

La banda municipal de música de Jerez puede desaparecer por la gestión del Ayuntamiento gobernador por el Partido Popular.

Los músicos de la banda municipal de música de Jerez están viviendo una verdadera bajada a los infiernos como Orfeo, buscando a una Eurídice que no es si no, para ellos, la música.

Obertura de Orfeo en los Infiernos de Jacques Offenbach

Ojalá los hombres, las mujeres y el Olimpo entero se rebelen contra quienes nos quieren quitar la música – el arte de las musas -. Y capaces son, porque con sus luces para alumbrar no sabemos qué, ya han conseguido que desde nuestra ciudad no podamos ver las estrellas, y entre ellas, a la Lyra de Orfeo.

Venzamos a los tristes, a los turbios, a los grises. Venzamos de nuevo, como Orfeo, al Can Cerbero.  Que vivan los colores. Que viva la música. Y que viva la banda municipal de música de Jerez. Aquí tenéis el vídeo que hice durante la manifestación del pasado tres de mayo de 2015 de la banda municipal de música de Jerez luchando con sus instrumentos por su supervivencia.

 

Quien escribe esto, no hace falta que justifique que ama tanto la astronomía como la música. Todos los sábados hace, o más bien, pone, todo lo que la audiencia de Frontera Radio en Jerez pide de música clásica, zarzuela y ópera. Lo podéís escuchar en el podcast. ¿Por qué funciona el programa desde hace quince años? Porque Jerez necesita y ama la  música.

http://www.ivoox.com/player_es_podcast_40515_1.html