La paja en una novela

Acabo de leer una novela. De un autor famoso que no necesita de la autoedición. No está mal. Pero las tiene mejores. Está escrita como por obligación. Normal, vive de ello. A lo que voy. Es una historia normal. 320 páginas. Que se podían haber contado en 100.

Mi pregunta es: ¿Es necesario contar que me estoy comiendo unas aceitunas verdes, que son como perlas, que producen un oro líquido que es como la sangre de Jaén y bla bla bla…? Sé que es necesario describir situaciones y lugares, pero por favor, la mitad del libro es paja; he tenido que pasar páginas y páginas buscando la trama. ¿Llevo razón o me equivoco?

Un #libro que te hará #feminista Sueños en el Umbral, de Fatema Mernissi #loslibrosdesaborido

SueñosenelUmbral
Esto es uno de los regalos que te da la vida en forma de libros. En noviembre, moría Fatima Mernissi, que fue premio Príncipe de Asturias de las letras en el año 2003. Me avergüenza decir que no sabía nada de su existencia. Fue gracias a mi amiga Teresa Fuentes, y por la noticia de su fallecimiento, quien me hizo interesarme por ella.
Me llamaba la atención: una autora, mujer, marroquí ¿qué podían escribir en Marruecos? Marruecos: ese país que está a cien kilómetros de donde vivo y que tanto impresiona ver desde las orillas de nuestras playas: allí enfrente, con sus montañas apuntando al cielo y el Estrecho que nos divide y hace de frontera natural.
Fronteras. Apellido de mi ciudad natal y de lo que trata precisamente el libro que leí de Fatima: Sueños en el umbral. Es un libro que habla de fronteras: las que hacemos las personas, como por ejemplo la que tenía partida en dos a Marruecos en los años 40, entre Francia y España. O Fronteras, como la que tenía la mujer con respecto al hombre en cuestión de derechos.

Sigue leyendo

Presentación en #Jerez de ‘Fuga a Titán’ del miembro de la AAMagallanes y @unpuntoazulES Avelino Sáez.

Fuga a Titán

Por fin llegó el día, 28 de enero de 2016, en el que se presentó en público en Jerez, en la Fundación Caballero Bonald, y presentado por Josefa Parra  el libro del compañero de la Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes y colaborador del programa de radio Un Punto Azul que hacemos en Frontera Radio sobre astronomía, astronáutica y ciencias del espacio, Avelino Sáez.

Ya me leí hace unos días el libro. ¿Leí o me devoré? Más bien lo segundo. Tenía en cuenta que ya llevaba prejuicios en torno al libro: conocía perfectamente a su autor. Lo cual luego no me sirvió para nada porque me sumergí en la historia de la novela y el protagonista Julius ya lo llenó todo y me olvidé de Avelino.

Sorprendente es la portada. Color naranja llamativo y los dibujos de la portada de Miguel Ángel Sáez, hermano de Avelino, nos lleva a aquellos antiguos libros que leíamos en nuestra juventud los que como yo hoy tenemos 50 años.

Fuga a Titán es un libro de aventuras. Es un libro de ciencia ficción. Es un libro de Geografía. Y es un libro que son muchos libros. Mientras leía me han llegado recuerdos de Julio Verne: De la Tierra a la Luna. Miguel Strogoff. Héctor Servadac. Paisajes extraterrestres sin marcianos. Guerras. Peleas. Y ciencia ficción en su máximo significado: ciencia inventada, que muy bien podría ser verdad.

Es una novela de nivel. Quiero decir: no es una novela simple. Está elaborada y muchas veces te tienes que parar a ver de qué personaje histórico o mitólogico se está hablando. No de todo se acuerda uno. Y otras cosas no las sabes.

Con Fuga a Titán está claro que te va a refrescar la memoria de la filosofía y muchas más cuestiones y por otro lado va a hacer que aprendas. Que eso es como un bonus en los juegos.  Lo pasas bien leyendo la aventura y de camino, aprendes.

Los dibujos del interior del libro son geniales, tanto como verlos nacer en un papel en blanco el día de la presentación del libro. Mientras el autor hablaba, detrás suya en la pantalla, como pueden ver en el vídeo, Miguel Ángel Sáez les daba vida. En esta obra, no ha hecho falta imaginar a los protagonistas: los ves dibujados y eso, me llevó también a mis tiempos de las historias mitad novelas, mitad comics de la Editorial Bruguera que me aficionaron a la lectura.

Los dibujos como antaño, llevan una frase de la novela. Me vi buscando, como si tuviera doce años entre las páginas donde quedaba la frase para ponerle la imagen que me daba el dibujo.

Fuga a Titán, insisto, es una novela de aventuras. Pero sobre todo es un homenaje a las novelas de aventuras. Con una trama entretenida y una estructura peculiar, es de las novelas que terminas. Y dices: me he gastado el dinero, pero ¡la he disfrutado! Y en eso consiste leer una novela, en disfrutar ¿no creen?. Hagánme caso. Léanla.

En Jerez lo puedes comprar en las librerías La Luna Nueva o Librería Agrícola. O a través de la Editoria Mayi en ediciones@edicionesmayi.com

Vídeo de la presentación:

 

Porvenir, novela de ciencia ficción de @pa_pagarcia ¡Astrónomos, tenéis que leerla!

Porvenir novela de ciencia ficción

Porvenir novela de ciencia ficción

Pocas estrellas pueden convertirse en estrellas protagonistas de novelas. Fue el caso de la estrella Vega en la novela ‘Contact’ de Carl Sagan, que luego se convirtió en película.
Ahora le llega el turno a otra estrella ser protagonista de otra novela de ciencia ficción. Me refiero a Procyon, esa estrella cercana a Orión que podemos ver todas estas mañanas de septiembre, al salir el Sol, en en hemisferio Norte.
Esta novela se llama ‘Porvenir’, del escritor gallego P.A. García. Porvernir – además de ser el nombre de una de las principales calles de mi ciudad, Jerez – es el nombre de una cosmonave que tiene como destino el sistema de la estrella Procyon, donde encuentra una luna con posibilidad de ser habitada.
Obviamente no voy a desvelar el contenido de la obra.  No es una obra larga. Yo la definiría como corta, o más bien, que se me hizo corta. Con un lenguaje sencillo, hace que sea entendida por la mayoría de la gente que no tenga unos conocimientos profundos de la ciencia, pero tampoco deja mal sabor de boca a quienes sí sabemos un poco de astronomía y viajes espaciales. Quizás eché de menos una explicación con detalle de cómo se podía llegar a Procyon en el año 2059 y con qué tipo de tecnología, pero luego me di cuenta que tampoco era necesario saberlo. La novela apunta a otros sitios.
Por un lado nos acecha de los peligros que tiene un viaje espacial. No voy a decir cuáles porque reviento la novela ni voy a decir a qué novela también famosa en la ciencia ficción me ha recordado. Por otro lado, hace hincapié en una cosa que como estudiante de psicología por hobby en la UNED (en stand by mientras mis oposiciones del trabajo que me da de comer me dejen) me interesa mucho y que son las relaciones humanas en un ambiente de enclaustramiento en una nave espacial durante mucho tiempo. Es algo que supongo se ha ensayado en laboratorios, en las mismas estaciones espaciales como la actual o la difunta MIR,  pero no hemos probado nunca en una misión relativamente larga. ¿Cómo aguanta el ser humano la presión psicológica? ¿cómo se sobrevellevan las relaciones entre hombres y mujeres? ¿y si alguien se enamora de alguien? ¿y si alguien se encela de alguien? ¿Cómo afectaría a una misión? No es que en la novela se dé un caso de estos, pero como digo, trata sobre las reacciones psicólogicas humanas ante situaciones extremas, algo como digo muy intersante.
Porvenir es el título de la novela. Que bien puede ser por el nombre de la cosmonave o por el futuro que nos depará el futuro a los terrícolas. ¿Cuál será nuestro porvenir, el de la Tierra? ¿Lo haremos nosotros? ¿lo destruiremos nosotros mismos? ¿ocurrirán cosas ajenas a la Humanidad que nos destruyan o nos hagan sobrevivir?
Porvenir no es sólo una novela entretenida. Quizás un poco liosa al principio para cuadrar quien es cada personaje, pero conforme avanzas vas viendo y conociendo la personalidad de cada cual. Porvenir es también una reflexión sobre nuestro ahora y sobre nuestro futuro. Un saber que la salvación de la humanidad viene a través de la ciencia. Pero no de una sola ciencia. Si no todas las ciencias a la vez. De todos los países a la vez. La humanidad solo se podrá salvar a si misma si toda la humanidad se quiere salvar a si misma. Mientras no tengamos conciencia de especie, nuestro porvenir será muy oscuro.
No cuento más porque tenéis que leerla. Se lee rápido y espero que os guste como a mí. Aparte de gustos, es una buena novela. Eso no tiene discusión.

Luna Apogeo de @rubenazorin ¡Astrónomos del mundo, tenéis que leerla!

luna apogeo

Luna apogeo

Sigo devorando libros, y después de la desilusión de El marciano de Andy Weir, cae por casualidad en mis manos Luna Apogeo, de Rubén Azorín.

La Luna ha marcado la vida de cualquier aficionado a la astronomía. Desde pequeño, al vivir en el campo ha sido mi compañera cuando se dejaba ver y me desconcertaba. Siempre encontré en las sombras de su superficie el rostro de una mujer asombrada. Cosas de la imaginación humana. Sin embargo, también es la enemiga número uno del astrónomo aficionado. Su presencia en la fase de llena, nos quita del cielo a muchísimas estrellas.

Además, ese halo de misterio, esas leyendas, esos fenónemos en torno a ella, que tanto me gustan, como las mareas, los eclipses… hace que la Luna siempre, sea atrayente.

Fenómeno de las mareas tomadas por mi mismo en Puerto Real (Cádiz)

Además como locutor no solamente del programa sobre astronomía Un Punto Azul, si no cuando estoy haciendo programación generalista – los locutores tenemos un defecto y es que siempre ponemos lo que nos gusta – musical, siempre he tendido a poner canciones sobre la Luna.

No en vano, Moonlight Shadow de Mike Olfield, es la sintonía de cabecera de Un Punto Azul.

Así que cuando empecé con Luna Apogeo ya iba con muchas ideas preconcebidas. La primera, tener que repasar los conceptos de apogeo y perigeo. Me pasa como con Cástor y Póllux, que nunca recuerdo quién es una y quién es otra. Pues con esto igual.

Pero ha sido coger el libro y engancharme. Ah, que placer. Sólo es comparable a una droga. Eso de querer leer y leer y leer. Y ver que son las tres de la mañana y que te levantas a las seis y acordarte del autor del libro en todos los sentidos.

Luna Apogeo – en su web tienes todo tipo de información que no voy a repetir yo aquí – es una novela excelente para un astrónomo aficionado. La historia es fantástica pero creíble. A mí me recuerda a mi infancia cuando aquél niño de nueve años veía aterrorizado como la Luna se salía de su órbita por una explosión, en la serie Espacio 1999.

La trama es excelente, tiene intriga, quizás te lias un poco con los personajes y las fechas, pero tampoco es para tanto, porque como mantienes la atención, te vas dando cuenta de quién es cada cual. Le coges hasta cariño a los personajes. Yo me enamoré de Ken y de Francisco, porque he conocido personas en mi vida, que bien hubieran sido uno de ellos.

También la novela es una buena herramienta para el conocimiento científico de la Luna, que en mi Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes, reconozcámoslo, es la gran olvidada.

Forma parte de una trilogía. O sea que quedan dos. Pero el final de libro a mí no me ha dejado con mal sabor de boca. Quieres más, pero tampoco es que te quedes con el alma en un puño. A mucha gente les molesta eso de las partes y prefieren leerlo todo del tirón. A mí me da igual en ese aspecto. Eso sí. Tiene un riesgo, que el autor ha puesto el listón muy alto en esta primera parte. A ver cómo sigue con las demás. Espero que bien. Se nota que tiene recuerdos e inteligencia para escribir.

Resumiendo, Luna Apogeo no es simplemente una novela. Es una de las MEJORES novelas de ciencia ficción que he leído y no es que sea recomendable leer. Es absolutamente obligatorio que los astrónomos del mundo la lean. Porque no sólo de ciencia vive el hombre (y la mujer). También es necesario el arte. Y Luna Apogeo mezcla las dos: la ciencia y el arte de la literatura. Mucho para ser – oigan – una novela autoeditada. Top de ventas en Amazon. Palabra de un servidor que es lector empedernido y astrónomo aficionado.

Y aquí en Youtube, un bonito spot sobre la novela

La templanza de María Dueñas. Novela decepcionante para mí, como jerezano

Me gustó mucho la novela El tiempo entre costuras. Me enamoré del persona de Sira Quiroga. También me encantó muchísimo la serie de televisión y en especial, su banda sonora, de César Benito. Sin embargo, cuando la autora del libro, publicó el segundo, Misión Olvido, leí muchas críticas negativas, con lo cuál cuando decidí leerlo ya iba con un prejuicio que no era bueno. Por desgracias, las críticas llevaban su razón. El libro me pareció aburrídisimo y lo dejé.
Cuando me enteré que su autoria había escrito una nueva novela, La Templanza de María Dueñas, y que iba a tener como escenario mi ciudad, Jerez, me ilusioné. Pues bien, lo he leído y no me ha gustado nada.
Tiene tres partes, la primera se desarrolla en México, la segunda en Cuba y la tercera en Jerez. Las dos primeras partes, me han parecido tremendamente pesadas y aburridas. Me costaba coger el libro. Una historia que se podía contar en diez páginas. Unas descripciones que no te enganchaban, en fin, que aguanté para llegar a Jerez y ver qué contaba de mi tierra.
Me ha decepcionado,  me esperaba más. Habla de las calles, no de todas. De las iglesias, no de todas. De las plazas, no de todas… da la impresión que la autora ha cogido un callejero y ha elegido calles del centro de Jerez, las que más suenan. No llega al detalle, siempre parece que falta algo. No profundiza. Con lo bonito que hubiera sido describir una viña en condiciones, o los trabajos de faena en una bodega. O cómo era tal calle, o tal barrio. Pero no, no llega. Se queda corta.
Los personajes que salen se notan que son ficticios. No refleja la sociedad jerezana de la época. Cualquier lector que coja la novela y no conozca la historia de Jerez se hará con una imagen falsa de la situación histórica del Jerez esplendoroso con las bodegas.
Me llamó mucho la atención que los personajes se sorprendieran con la existencia de la esclavitud en América, y sin embargo, la autora de la novela no diga absolutamente NADA de la situación del pueblo llano de Jerez en aquella época, que aunque oficialmente no eran esclavos, poco le faltaban.
Luego, al final, cuando lees los agradecimientos del libro, te das cuenta que la opinión que tiene la autora no puede ser de otra manera. Le falta escuchar al otro Jerez, al que vendimiaba, al que podaba, al que trabajaba de sol a sol y sólo comía el pan mojado que le daban. Al que sólo iba una vez a casa en la semana y encima tenía que ir a misa obligatoriamente para no ser despedido
En fin, una novela decepcionante, que te decepciona doblemente si eres de Jerez.
Como siempre, es imprescindible leer ‘La Bodega’ de Vicente Blasco Ibañez para conocer bien la ciudad jerezana, su historia, sus circunstancias en el marco histórico de la segunda mitad del siglo XIX.
La templanza no deja de ser un rocambolesca historia de amor que pretende ser histórica. Pero no llega a eso. Una verdadera pena. Mucho me temo que como a muchos autores, María Dueñas dió la campanada con su primera novela que es genial. Pero ahí se quedó.