Asociación de fibromialgia de Jerez

Asociación de Fibromialgia de Jerez

Asociación de Fibromialgia de Jerez

Una entrevista dura, en la que solo puedes escuchar, porque te quedas sin palabras ante el sufrimiento que ocasiona esta enfermedad, tan incomprendida por la misma medicina y administraciones públicas.

Podéis escuchar la entrevista aquí

 

Pagar el pacto #Jerez

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Según el linguista Anicet de Pagés, la expresión pagar el pato lo define cómo ‘Padecer o llevar pena o castigo no merecido, o que ha merecido otro’.

El pato o el pacto; ya sabemos de nuestra manera de hablar y comernos algunos fonemas. Una expresión que viene del antiguo antisemitismo que había en la península ibérica.

Hago esta introducción para situarnos. En nuestro sistema político electoral, a los partidos que se presentan le pueden ocurrir varias cosas según sus resultados.

Que ganen con mayoría absoluta. Hecho ansiado por todos. Da tranquilidad y estabilidad al gobierno además de saberse con el apoyo de más de la mitad – ojo – de las personas que han votado (que no de la ciudad entera, si nos referimos a unas elecciones municipales).

Que saque la mayoría de votos pero sin mayoría absoluta. Normalmente, a quien le ocurre esto, se da a presentar como el ‘ganador’ de las elecciones, cuando realmente no es así. La realidad es que la mayoría de la gente que ha votado, no les quieren.

Y entonces, cuando no hay mayoría absoluta viene la cuestión. En nuestra legislación y en los mundos de Yupi, prima el interés general de la ciudadanía, por lo cual pueden darse dos opciones: o que surja un gobierno en solitario, con el apoyo puntual de la mayoría de las personas elegidas como representantes (como ocurre en Jerez ahora) o un gobierno de coalición donde diferentes partidos forman un gobierno y se reparten las responsabilidades. Si uno lo piensa, esto es lo mejor. Todo el mundo dialoga, negocian y consiguen lo mejor para la ciudad.

Sigue leyendo

La ordenanza municipal sobre petardos en #Jerez no sirvió para nada #noseaspetardo

Petardo en casapuerta de la Barriada de La Granja - Jerez

Restos de petardos en casapuerta de la Barriada de La Granja – Jerez

O es la percepción que yo tengo. O será que me estoy haciendo mayor. Pero la que se forma en Jerez los días previos a la nochevieja, la nochevieja en sí y los días siguientes, (escribo esto el día 3 de enero y siguen sonando petardos de gran ruido en Puertas del Sur esporádicamente), no es de recibo.

En La Granja, donde mucho de los residentes son ancianos, muchos de ellos han estado asustados. Con las persianas echadas, mientras desaprensivos usuarios del petardeo se dedicaban a hacer estallar petardos en las casapuertas. ¿Saben ustedes como suena eso? Como un trueno. Y lo peor, esos usuarios eran niños. No les diga usted nada. Les protege la ley del menor.

Pero no sólo han sufrido el ataque de la artillería petárdica las personas ancianas y los enfermos que necesitan descanso y tranquilidad. Hay otros ciudadanos porque viven en Jerez, unos 35.000 censados (seguro que hay más sin censar). Me refiero a los ciudadanos que van a cuatro patas y nos menean el rabito para saludarnos (si su dueño no se lo corta para hacerle bonito). Sí, lo saben ustedes: me refiero a los perros. Sufren un estrés tremendo, porque no es que se asusten con el ruido, no. Literalmente es que les duele. Y les hacen tener conductas extrañas, como salir huyendo. Una chica buscaba en las redes sociales a su perra huida por los petardos en la zona de la Laguna de Torrox. No sé si la habrá encontrada. En Málaga, un perrito moría de un infarto. También en Málaga, cuatro palmeras ardían en el Paseo del Parque por culpa de un petardo.

Me pregunto ¿Tenemos que aguantar esto? Yo padezco de vértigo de Méniere y un petardo me puede dejar fuera de juego con mareos un día completo. ¿Tenemos que aguantar los enfermos, las personas ancianas, nuestras mascotas, este bombardeo?

Las ordenanzas del ayuntamiento de Jerez no han servido para nada. Y visto lo visto, y viendo que los usuarios de los petardos no se comportan, lo mejor es, y siento ser drástico,  prohibirlos. Prohibir su uso a cualquier persona – mucho más a un menor de edad- que no sea especialista en el tema. Se puede hacer como en feria. Un lugar seguro donde lanzar cohetes y petardos por profesionales que los hay y buenos. Con seguridad y sin molestar a nadie.

Me sorprende la poca memoria que tenemos en Jerez y ya hemos olvidado a la chica que perdió un ojo a cuenta de un petardo. ¿Necesitamos más desgracias para que nos pongamos las pilas?

La gente se mueve. En facebook hay un grupo de concienciación ciudadana.

En Change hay una petición que va siendo un clamor en toda España como en Jerez también:

¡Ayuntamientos, prohiban los petardos! (puedes firmar pinchando en el enlace)

 

Subvenciones de @ciudadjerez , sí, pero con compromiso en defensa de la igualdad #LGTB #Jerez

Homofobia

CRISMHON es la asociación de cristianos y cristianas LGTB de Madrid

 

Viendo el portal de transparencia del Ayuntamiento de Jerez, me sorprendo al ver el destino de las subvenciones que se han dado en los últimos años: las hermandades.
No digo que no se las merezcan por las obras sociales que hacen, pero la Iglesia Católica tiene que aprender a subsistir de una vez por todas por sus propios medios y no por los que el Estado le dé. Primero, porque la Iglesia tiene un gran capital humano: los bautizados, a los que les debe exigir que cooperen económicamente con el sostenimiento de ésta si es que quieren estar comprometidos con ella. ¿Pueden imaginar ustedes cuánto dinero conseguirían si cada bautizado diera un euro al mes?  Segundo: por justicia. La Iglesia Católica tiene una serie de normas que discriminan a determinados colectivos. Colectivos que por ser ciudadanía, con sus impuestos, colaboran con el sostenimiento de la Iglesia por decisiones políticas contra su voluntad, creando situaciones muy paradójicas como por ejemplo, que personas divorciadas o personas homosexuales, actualmente con sus derechos civiles relativos al matrimonio, no reconocidos por la Iglesia, estén pagando con sus impuestos a esta organización religiosa, como estamos viendo en las últimas subvenciones dadas por nuestro ayuntamiento.
El ayuntamiento de Jerez debe ser exquisito en elegir a quien dar una subvención. Opino que debería hacer firmar a las entidades beneficiadas una declaración de intenciones en las que se respeten los principios de la Constitución Española relativos a los derechos elementales de las personas, como es el derecho a la igualdad.
No se puede consentir que una entidad pública como es nuestro ayuntamiento subvencione a organizaciones tales como las hermandades y cofradías, en las que a día de hoy, si no me equivoco, y que alguien me corrija en tal caso, no estarían dispuestas a tener como hermano mayor a un hombre o mujer divorciado y vuelto a casar en segundas nupcias por lo civil, o a una persona gay, lesbiana, transexual o bisexual con, como dicen algunos sacerdotes, ‘demostraciones públicas de su condición‘. Y puntualizo esto, lo de demostraciones públicas de su condición porque conozco a muchos homosexuales en el mundo cofradiero que son respetados. Eso sí, son respetados porque no hacen pública su condición.

Los pies de la Alcaldesa de Jerez

frigopie

Hasta donde llegan los chistes con los pies de la alcaldesa de Jerez

Cuando me enteré que a la alcaldesa de Jerez se les habían salido los meñiques me llevé un pequeño susto. Yo sabía que los nervios de esta sesión para elegir alcalde o alcaldesa en Jerez de junio de 2015 iban a provocar que fuera cuánto menos, entretenida. Podía pasar de todo. Que a algún concejal de la oposición le diera un patatús por dejar el puesto. Que alguno de los nuevos se atascara en su discurso. Que otros fueran chistosos (como así fue por parte del presidente de mesa de edad), que algún concejal se pusiera ‘repentinamente’ enfermo y faltara a la sesión, descuadrando todos los votos y haciéndole palpitar, a más de uno, y sobre todo a más de una, el corazón hasta salírsele por la boca, pero ¡que se te salgan los meñiques! ¡De ciencia ficción, oiga!

Luego, vi la foto, que me pareció un montaje, que comprobé que estaba en la web municipal, que luego comprobé que ya no estaba, y que no paraba de recibir en mi whatsapp. Lo más impresionante, es que la primera foto me llegó desde Galicia. Y me cuentan que hasta en la Estación Espacial Internacional la han visto.

Ay, los pies de la alcaldesa de Jerez. Ya somos famosos otra vez. Porque Jerez, es famosa. Por sí misma y por nuestras circunstancias, como diría aquél filósofo al que siempre confundo con Ramón y Cajal.

Caballos, vino,motos, el flamenco, Lola Flores y la tasa de paro nos llevan a la fama automáticamente. Luego, tenemos nuestras primeras autoridades que siempre hacen algo para saltar a la fama con un poquito de más fuerza. No hace falta recordar. El ‘cachondeo’ de Pacheco y posterior encarcelamiento. El amor de Pilar Sánchez y posterior procesamiento judicial. Y la presunta relación con la Gurtel de la ya, histórica, alcaldesa Pelayo.

Pero Mamen Sánchez ha batido los récords con sus pies. No de una patada. Sino con la anarquía de sus dedos meñiques. Por cierto, dedos michis de toda la vida.

Ha reaccionado bien, tomándoselo a broma. Pero no hay que olvidar tampoco, que a pesar del pitorreo general, sano por cierto, ha habido un tanto por ciento por ahí de mala baba, que aprovechando que el Guadalete pasa por la Cartuja, han querido pescar en río revuelto para dañar la imagen de la nueva alcaldesa. A minutos de empezar. Ni cortesía ni nada que se le parezca. No es extraño. Son especialistas en ello. Sí, esos. Los de siempre. Los que tienen todo el tiempo del mundo para hacer cartelitos ridiculizando a unos y otros. Y a otras, que siempre salen las cosas mucho más fáciles si la diana es una mujer.

Ahora, en serio, lo último que me importa de Mamen Sánchez son sus pies. Ni su peso. Ni su estatura. Oigan, ¡me han llegado a preguntar hasta si está embarazada!. ¡Y yo qué sé! ¿En qué ciudad vivimos para que a determinada gente lo que le importe sea ‘esto’?

No. Lo que me importa de Mamen Sánchez es su inteligencia, su capacidad, su tesón, su voluntad y su fuerza que va a necesitar para sacar adelante una ciudad que han dejado como han dejado. Que tengan también mucho sentido de la responsabilidad y la fidelidad en su partido para que la apoyen en todo lo que sea bueno para Jerez, y que siga siempre el entendimiento con Ganemos y con IU. Que sea, en definitiva, una buena alcaldesa para Jerez.

Eso es lo que importa. Por lo demás, ¿qué más da como tenga los pies o la cabeza? Tenemos en Jerez un gran ejemplo: el minotauro en Madre de Dios. Sin pies ni cabeza. Pero todo grande el tío. Ojalá que este acuerdo de gobierno, con Mamen al frente,  sirva para sacarnos del laberinto minoico en el que nos han metido desde hace años a toda la ciudadanía de Jerez. Y ese Minotauro herido de muerte por Teseo, que también nos da fama a Jerez, sea el símbolo del fin de nuestros males y la salida de la crisis – ese laberinto de verdad – que no nos deja levantar cabeza. ¡Qué fiesta haríamos allí entonces junto al Minotauro, más grande que cuando el Xerez subió a primera!

Banda municipal de música de Jerez. Que Orfeo les acompañe.

Constelación de Lyra

Constelación de Lyra

Llegan  unas noches bonitas al  hemisferio norte. Se acerca el verano y empezará a brillar una estrella azul que nos marcará uno de los vértices del triángulo de verano. Estrella celeste (de cielo) y estrella de cine: Vega, protagonista del libro y la película Contact de Carl Sagan.

Pero hay algo  más importante en la estrella Vega y es formar parte de la constelación de Lyra. Una Lyra, instrumento musical, que no es de cualquiera. Está en el cielo, la puso Zeus, y pertenecía a Orfeo, uno de los argonautas.

Orfeo

Orfeo

Cuentan que Orfeo tenía la capacidad de calmar con su música a los animales y también a las personas. Fue, quizás, el primer músico terapeuta de la salud física y psíquica de los humanos.

Por eso, desde entonces, la música es algo elemental, esencial y vital para el ser humano. Algo que hay que cuidar tanto que hasta los dioses colocan a los instrumentos musicales, como la lira, en el cielo.

Un pueblo que se precie y que quiera seguir manteniendo su cordura como comunidad necesita de la música para vivir. Sin música, los pueblos se mueren.

En Jerez de la Frontera, está ocurriendo algo inaudito. Jamás pensé yo que tuviera que manifestarme para defender la música y a sus constructores, los músicos. Pero cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras.

La banda municipal de música de Jerez puede desaparecer por la gestión del Ayuntamiento gobernador por el Partido Popular.

Los músicos de la banda municipal de música de Jerez están viviendo una verdadera bajada a los infiernos como Orfeo, buscando a una Eurídice que no es si no, para ellos, la música.

Obertura de Orfeo en los Infiernos de Jacques Offenbach

Ojalá los hombres, las mujeres y el Olimpo entero se rebelen contra quienes nos quieren quitar la música – el arte de las musas -. Y capaces son, porque con sus luces para alumbrar no sabemos qué, ya han conseguido que desde nuestra ciudad no podamos ver las estrellas, y entre ellas, a la Lyra de Orfeo.

Venzamos a los tristes, a los turbios, a los grises. Venzamos de nuevo, como Orfeo, al Can Cerbero.  Que vivan los colores. Que viva la música. Y que viva la banda municipal de música de Jerez. Aquí tenéis el vídeo que hice durante la manifestación del pasado tres de mayo de 2015 de la banda municipal de música de Jerez luchando con sus instrumentos por su supervivencia.

 

Quien escribe esto, no hace falta que justifique que ama tanto la astronomía como la música. Todos los sábados hace, o más bien, pone, todo lo que la audiencia de Frontera Radio en Jerez pide de música clásica, zarzuela y ópera. Lo podéís escuchar en el podcast. ¿Por qué funciona el programa desde hace quince años? Porque Jerez necesita y ama la  música.

http://www.ivoox.com/player_es_podcast_40515_1.html

Entradas de balde

Gratis

Gratis

Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, nos escribía el poeta que muchos, por Serrat, aprendimos de jóvenes, que murió lejos del hogar. Y pasaron las motos, y viene la feria y así el ciclo sin fin hasta que tu vida se acaba, porque a pesar de que tú termines, el mundo seguirá.

Como tal, siguen pasando las mismas cosas. Las motos, cuyo ruido tenemos aún en la cabeza, se nos van de la ciudad – innegable el éxito a pesar de los pesares de cuánto nos costó, nos cuesta y nos costará al pobre dinero público – pero de nuevo tenemos en el comentario de la calle, en ese runrun que corre de boca en boca, que se extiende saltando de oído en oído por los interiores de los autobuses, en el aburrimiento de la cola en la tienda, entre café y café descafeinado de máquina templado y con poca leche – me sorprende lo delicados que somos para la temperatura y el sabor, la gente de Jerez, a veces – en la peluquería, en la plaza, en la espera de los niños y las niñas en los colegios… por citar varios nexos de unión de esta red social – y esta sí que es de verdad – que es el boca a boca y que el community manager que sea capaz de controlarla tiene su puesto asegurado de por vida en cualquier ayuntamiento, comunidad autónoma o gobierno.

No es la primera vez que pasa en Jerez. Las entradas. En Jerez, no hay cosa que más nos enorgullezca que tener un par de entradas de lo que sea – y si es de algo de calidad, es el no va más de nos novamasesde balde. Porque en Jerez no es gratis, es ‘de balde’.

De nuevo, surge la información de que determinados colectivos son premiados con entradas para tal y cuál evento. De balde. Como es el caso que nos enteramos ahora de que entradas han sido regaladas a una hermandad.

Como digo, no es nuevo. No sólo son entradas para el circuíto. Fueron entradas para la fiesta de la bulería, como nos cuenta el artículo de La Voz del Sur.

Y hay más casos, que no voy a poner aquí. Pero que todo el mundo conocemos, porque el jerezano o la jerezana que recibe algo de balde, lo dice a boca llena, con altavoz y presumiendo de que yo voy de balde.

Yo voy de balde. Pero tú o pagas o no vas. Eso es lo malo. La cara que se le queda al jerezano/a que no está en ningún colectivo, o simplemente, que no está en el momento y lugar adecuados para conseguir entradas de balde.

Y ahí es dónde se equivoca el político que las reparte o permite que se repartan. Si alguien piensa que una entrada de balde puede traer algún beneficio, no es así. Es verdad, beneficio para quien la disfruta, pero repulsión y mosqueo general para quien se entera que tú no eres como ellos y que no pudiste conseguirla.

Con lo bonito que sería repartir entradas de eventos jerezanos entre colectivos con necesidades y se me ocurre Cáritas y similares, porque no sólo de pan vive el Hombre. Y corrijo a los traductores de los evangelistas, la Mujer también. Repartir entre colegios de las zonas humildes como cuando el circo nos visitaba de pequeño. O dar unas cuántas y hacer un concurso y sorteos en las radios, televisiones y prensa jerezanas. Una pequeña democracia, una justicia en derechos de repartos de las entradas de balde. Con lo que nos gusta a los jerezanos ir de balde. Pero por lo menos que lo disfrutemos, no nos enfademos los que nos quedemos sin ella, y sobre todo, nos conformemos, de que al menos, quien fue de balde, era porque no podía ir de otra manera.