Andalucismos

Bandera de Andalucía

La primera imagen de mi vida sobre el andalucismo es ver a uno de mis maestros llegar a clases totalmente cabreado aquél 28 de Febrero de 1980 que no se pudo conseguir aprobar de primeras el deseo de nuestros padres y madres de tener autonomía para Andalucía como el resto de comunidades históricas. También recuerdo la preguntita en cuestión que nos hizo la UCD a los andaluces.

¿Da usted su acuerdo a la ratificación de la iniciativa prevista en el artículo ciento cincuenta y uno de la Constitución a efectos de la tramitación por el procedimiento establecido en dicho artículo?

¡Muérdeles, Troylo! ordenó Antonio Gala a su perro en aquellos tiempos. Tenía yo catorce años.

Aquello me marcó y me hizo sentir esa necesidad que tenía Andalucía de decidir por ella misma su futuro y salir del pozo donde nos había metido la Historia a través de los siglos. También vivía en Jerez, donde la influencia del andalucista Pedro Pacheco era muy grande.

Y me sentí andalucista, aunque no milité en ningún partido de ellos. Era pequeño y no entendí muy bien la movida que ocurrió con el Partido Socialista Andaluz que junto al Felipe González de entonces, consiguieron salir del Congreso de los Diputados en 1982 con el triunfo del PSOE. Mi voto fue siempre blanco y verde hasta que en 1991 Alejandro Rojas Marcos pactó con el Partido Popular la alcaldía de Sevilla y ya eso no lo perdoné y les negué el voto a los andalucistas hasta hoy. ¿Por qué? Pues porque la izquierda tenemos esa virtud y ese defecto de no perdonar nada a nuestros líderes, cosas que la derecha sí hace y traga con todo.

Sigue leyendo

El cofrade de Facebook

Beso

Beso

Imagen de Klaus Hausmann en Pixabay
Son pocos, pero siempre está ahí, indignados de una forma perenne. Buscando todo lo que sea en la redes para sentirse ofendidos. Su victimismo les alimenta la sangre. Se creen igual de damnificados que los cristianos que morían en el Coliseo. O como los que matan hoy en Oriente (de los que por cierto, no tienen ni idea).

No razonan. Aunque le expliques. Su obsesión es la falta de respeto. Todo el mundo les falta el respeto. No hay una semana que no tengan una polémica encima. Ahora están contentos: tienen para discutir de palcos de Semana Santa hasta feria y podrán seguir rellenando su índice jerezano de perfiles de facebook impíos que faltan el respeto. 

Este año tienen una novedad, como no hace mucho con la gripe A. Con el tema del coronavirus ha vuelto el debate de si es conveniente por razones sanitarias evitar actos como besamanos y besapies en Cuaresma, que como bien saben, consiste en besar las figuras de madera que son titulares de las hermandades. 

De madera. ¡De madera! Para que se me ocurriría decirle al cofrade del Facebook que sus figuras son de madera como la foto de mi madre es de papel o de bits electrónicos. Se puso como un basilisco. Menos mal que la ley me ampara y no me puede quemar en una hoguera. Imposible hablar y dialogar. Ya soy de los que falta el respeto. Un enemigo de la Iglesia Católica de Roma (aunque él crea que la Iglesia Católica de Roma es su hermandad del miércoles de ceniza al Viernes Santo). 

No hay más que hablar. 

Pobres cofrades que son como el cofrade de Facebook, pero menos mal, insisto, no todos son iguales. 

Estos, los de la metralleta en los dedos mientras teclean en sus móviles, carentes de educación religiosa, se comportan como una secta aparte de la Iglesia. Son idólatras. Sólo creen en figuras de madera. En los besamanos y besapies se les reconoce fácilmente. Están en el templo y no se callan. De chaqueta, monísimos. Porque allí no hay nadie más guapo que su Cristo, porque es suyo, y ellos. Cuando el cura sale a dar la eucaristía se salen a la calle. Ni saben lo que es la Eucaristía ni les importa. No son capaces de ver la cara de cabreo del cura cuando los ve salir. Ni escuchan al cura cuando pide silencio.  No tiene interés ninguno. Sólo quieren ronear. Termina la misa y vuelven a entrar. Y se ponen cerquita de lo que ellos consideran el poder. Pasan de largo ante el sagrario y ni se arrodillan porque ni saben qué hay dentro ni encuentran en él poder ninguno. Sueñan con ser hermano mayor algún día. Y no van a pasar de tener las llaves de la puerta. Porque la Iglesia no quiere ignorantes en la fe para responsabilidades. 

No es católico quien sólo sabe ver a Cristo en una estatua de madera o escayola y no es capaz de verlo ni en la Eucaristía, en el Evangelio, dentro de sí mismo y sobre todo, en el prójimo. 

El domingo termina y ya sueña con su próximo postureo del domingo que viene. Mientras, el tiempo de Cuaresma y conversión pasará de largo frente a sus narices sin darse cuenta, salvo el viernes, que no comerá mortadela y se tomará unas gambitas para no pecar, qué subirá en foto más rápido a Facebook que lo que tarde la gamba en llegarle al estómago. Y mientras, durante la semana, su mejor distracción será buscar en los foros de Facebook a ver qué comunista le vuelve a faltar el respeto. Ya la oración, la dejará para otro día, normalmente para cuando él esté enfermo o alguien cercano.

Enlace

La lengua de las mariposas

Fotograma de la película “La lengua de las mariposas” del recientemente fallecido director José Luis Cuerda, donde se nos relata la historia de un maestro republicano, detenido los días después del golpe de estado del general Francisco Franco y fusilado por sus ideas demócratas y ser leal al gobierno legítimo de la República Española.

La Historia nos enseña mucho. Sobre todo, los errores que nunca debemos volver a cometer. Por eso, al fascismo no le gusta que se enseñe la Historia, así con mayúsculas. Les gusta que se hablen de su historia’, la manipulada, la no real. Porque al fascismo moderno del siglo XXI le interesa que las personas no conozcan qué hizo el fascismo en el siglo XX, para que se vuelvan a cometer los errores que para ellos supusieron la victoria.

No es casualidad que hoy los maestros estén en el punto de mira. Ya lo estuvieron en la España fascista en 1936. Los que tuvieron peor suerte murieron fusilados. Los que sobrevivieron si no fueron expulsados del Cuerpo de Maestros por haber sido fieles a la legítima República frente al ilegítimo régimen nacido del golpe de estado de Francisco Franco, eran represaliados. Recuerdo que ya mayor me enteré que el profesor que me daba mis clases de primera comunión era ateo. Fue castigado por el régimen a dar clases de religión por ser eso, ateo. Era el año 1973.

Sigue leyendo

Y su Dios no escuchó sus oraciones

Card. Canizares (30279529724)
Con motivo de la investidura del presidente del gobierno de España, la jerarquía de la Iglesia Católica se ha mostrado ‘muy preocupada’ y un cardenal, el ínclito arzobispo de Valencia, señor Cañizares, invitó a los fieles ‘a orar’ por el bien de España. Visto los resultados, pueden haber ocurrido varias cosas: que los fieles no hayan orado o que, en caso de que hubieran orado, su dios no les haya hecho caso.

Los jerarcas católicos cometen un gran error, no sé si a sabiendas o por ignorancia. Éste consiste en dar una imagen de Dios equivocada, de un ente que ‘vive’ en algún lugar y se dedica a hacer y deshacer nudos según su propia voluntad. Este Dios ‘banquero’ que da a cambio ‘de’ no es el Dios que Jesús muestra en su Evangelio. Esta manera supersticiosa de enseñar a Dios, ha convertido para mucha gente la religión católica en un conjunto de ritos muy parecido al que utilizaban las primeras civilizaciones cuando se encontraban ante situaciones difíciles.

Sigue leyendo

¡Necesitamos inmigrantes!

Imagen de moonietunes en Pixabay

Yo pertenezco a la generación conocida como baby boom, que somos los nacidos entre 1960 y 1975 en España, más o menos. A día de hoy, yo me jubilaría en 2032, pero poquito a poco nos llegan noticias, que no salen en portada ni entre otras noticias más importantes, como una aguita que cala poco a poco, con mensajes subliminares, de que no hay dinero para pensiones, que vamos a tener que jubilarnos más tarde, que si las pensiones tendrán que ser mixtas, la mitad pagada por el Estado y la otra mitad por un plan de pensiones privado (si se tiene, claro) etc.

Miren. En primer lugar, nuestras pensiones no deben depender de los impuestos. La hemos estado pagando a lo largo de nuestra vida laboral con nuestras cotizaciones. Si ustedes, señores políticos que nos gestionan, no tienen dinero ahora, búsquenlo. El dinero no desaparece. Sólo cambia de sitio. Pregunten por quien lo tiene y cuando lo sepan, pídanle el dinero. Y si no lo quieren dar, se lo quitan. Que es nuestro: de los pensionistas y de los futuros pensionistas.

Pero vista la experiencia y lo malos que son nuestros políticos gestionando, sí nos conviene recoger impuestos por lo que pueda pasar. Y ahí nos encontramos con el problema. La pirámide poblacional es clara. Desde los años 80, la población no deja de descender y cada vez somos menos jóvenes y más ancianos. Esta es la causa más clara y real de que España necesitará de personas extranjeras si queremos mantener no ya nuestro sistema público de pensiones tal como lo conocemos, sino el resto de servicios públicos como pueden ser la sanidad y la educación.

Sigue leyendo

El disputado voto del señor Izquierdo

Elecciones Generales

Elecciones Generales 2019

Manolo Izquierdo es un personaje ficticio que podría ser usted, usted, o yo mismo.

Manolo Izquierdo tiene 53 años y siempre ha sido votante de izquierdas. Jamás dejó de votar. La primera vez que lo hizo le dieron bien en la frente porque votó que NO a la OTAN y salió un SÍ como una casa gracias a Felipe González, socialista él. Así comenzó su vida de desencantos electorales.

Manolo, decepcionado con el PSOE, le negó el voto y se lo dio a Izquierda Unida hasta que llegaron los atentados del 11 de Marzo y decidió que tenía que parar a esa derecha que nos llevó a una guerra y a unas consecuencias tan duras para España.

Se tapó la nariz  para no oler la corrupción, las traiciones y las mentiras del PSOE y votó socialismo a un Zapatero que ilusionó. Ilusionó con su ley de dependencia, sus leyes de educación o con sus bodas para todo el mundo. Hasta que vino el chasco. El ‘No nos falles‘, falló, rindiéndose a la banca y a una Unión Europea que nos llevó a la crisis más grande que ha conocido Manolo.

Manolo le negó el voto al PSOE y se lo dio Podemos.

Las crisis internas de Podemos, una Izquierda Unida desaparecida por la coalición, líderes incoherentes que hacen lo que no dicen, de nuevo volvió a Manolo a la desesperación y a lo peor, al aburrimiento. En las últimas andaluzas, votó a Andalucía Adelante, pero sin ilusión.

Manolo Izquierdo, como muchos andaluces, se quedó sin respiración cuando vio los resultados de las elecciones en Andalucía: la ultraderecha estaba aquí de nuevo, y las derechas de PP y Ciudadanos, en vez de rechazarlas, la abrazaban.

Ahora Manolo Izquierdo, y toda España, tiene que votar. Manolo sabe que tiene que parar a esta derecha y sabe que la única manera de conseguirlo es votar PSOE. Pero Manolo Izquierdo, sabe también, porque tiene 53 años, que si el PSOE obtiene una mayoría fuerte que no le haga depender de Podemos o los nacionalistas, pactará con el partido veleta, con Ciudadanos. Y de nuevo traicionará a la izquierda.

Dura disyuntiva la que tiene Manolo Izquierdo a la hora de decidir su voto. Cualquier opción que tome parece mala, pero siempre triunfará por lógica, las apuestas al caballo ganador.