Jerez Capital

Bandera de Jerez

Bandera de Jerez

Si algo hemos aprendido en estos días es que el nacionalismo procura votos porque remueve nuestros instintos más básicos, esos que hacen que nos sintamos orgullosos de pertenecer a una tribu. En ello parece haber pensado el PP jerezano. Hemos pasado del M’encanta Jeré al Jerez Cappital. Pero obras son amores y no buenas razones. La realidad es que el Partido Popular poco ha hecho por la capitalidad de Jerez. Por lo pronto nunca ha planteado, que yo sepa,  cambiar esta distribución administrativa de tipo provincial que no responde a la realidad actual de las comarcas españolas y que en unas elecciones generales hace que el voto de un jerezano valga menos que el voto de un vasco. Recordemos que con este tipo de reparto administrativo, 300.000 votos del extinto (una de las razones por la que se extinguió) partido andalucista no valían nada, y 300.000 votos de Herri Batasuna eran cinco diputados.
Es más, la política del gobierno del PP reafirmó la capitalidad de Cádiz construyendo un mega puente, que tenemos que reconocer, no hubiera hecho falta si se hubiera desconcentrado administrativamente las delegaciones de los gobiernos andaluces y estatal y haberlas traído a Jerez, ciudad más accesible que esa isla geográfica que es Cádiz. El gran tráfico que soporta Cádiz proviene en mayoría de su puerto y del funcionariado y ciudadanía que van y vienen a hacer trámites.
En otro asunto en el que el PP nos podría haber tratado como capital es en construirnos una vía de tren de alta velocidad. Pero hasta en eso nos tratan como al peor de los pueblos. Invito a todo el PP jerezano que visiten a sus compañeros de Almería y vayan en tren. O no hace falta que vayan: se lo cuento yo que hago esa tortura de viaje de vez en cuando. Ocho horas con tres transbordos incluyendo un trozo en autobús porque no hay vías entre Antequera Santa Ana y Granada. O eso, o pagas peaje en las autopistas. Que mira, para eso, si nos tratan como a una capital.
A lo que voy. Que nos conocemos ya. Este que escribe es un enamorado de Cádiz.  No nos enfrenten con nuestros hermanos gaditas. Propongan cosas creíbles que no se contradigan con su currículum pepero. Queremos soluciones , no más problemas. Y no caigan en los populismos de los enfrentamientos Cádiz – Jerez y viceversa,  que de tanto acusar de populismo a una oposición que no es populista, se les ha metido el ‘bicho’ populista dentro. Y es que de popular a populista solo hay un sufijo.

Campaña contra @JM_Kichi alcalde de #Cádiz con su aderezo de homofobia #LGTB @PodemosCadiz

kichi

Corre esta viñeta por ahí, de whatsapp en whatsapp. Parece chistosa pero no lo es. Ya. El objetivo es dañar la imagen del alcalde de Cádiz por parte de unos nostálgicos de tiempos anteriores o de otros que no saben hacer de su vida otra cosa que el runrun de un paso de semana santa.

El argumento parece hasta lógico. Pero no lo es y es muestra de la ignorancia supina del que lo ha escrito.

Yo, que hablo con fundamento de fe, que para eso soy católico, en la frontera, pero católico, le tengo que dar la razón al alcalde de Cádiz. Un ayuntamiento no debe poner un Belén. ¿Por qué? Porque es un acto religioso, y los actos religiosos lo hacen las personas que somos religiosas. Yo, puede poner un belén en mi casa. Si quiero y mis compañeros quieren, lo puedo poner en mi asociación y si quiero lo puedo poner en el patio de mi casa.

Pero un ayuntamiento no. No está para poner esas cosas, porque un ayuntamiento no es religioso. Es la casa de toda la ciudadanía: la que cree, la que no cree y toda la demás.

¿Y qué tiene que ver la bandera gay? Pues nada, sólo el hecho de hacer daño a la imagen del alcalde de Cádiz como he dicho.

La bandera gay, que no es gay, empezando por ahí, porque representa a toda la comunidad de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, es el símbolo de un colectivo que lucha para tener los mismos derechos que todas las personas. No más. Los mismos.

Cuando un ayuntamiento iza la bandera del arcoiris lo único que hace es decirle a este colectivo, que los reconoce, que los apoya y que los ayudará en la consecución de estos derechos y que tiene un firme compromiso en terminar con la discriminación que históricamente ha padecido el colectivo LGTB.

Y nada más. No significa que todos los gaditanos sean gays. A pesar de la famosa losa que se cuenta que está en la tacita de plata. No es más. Es eso.

Pero la mala baba ha intentado hacer un chiste para joder a Kichi. Y lo único que ha conseguido es enseñarnos que aún queda mucha gente ignorante que no sabe distinguir entre derechos cívicos y religión.

Así nos va, y sobre todo, así les va.

OVNIS en Cádiz

Obama's Mars Attack! Roberto Rizzato via Compfight

Les puedo asegurar que pocas personas encontrarán en el mundo que tengan tantas ganas de ver un OVNI (objeto volador no identificado) como yo. Desde los diez años ya empecé a leer cosas sobre OVNIS en las noticias de los periódicos o revistas que compraban mis padres. Más mayorcito empecé con los libros. No sé ni cuántos libros he leído sobre ovnis en mi adolescencia. O sea, que casi soy un experto teórico. El tema OVNI me llevó a estudiar la astronomía y la astronáutica para saber más de dónde vienen los OVNIS, cómo podía detectar un OVNI y no confundirlo por ejemplo, con un planeta.

Ya, el conocimiento de la astronomía y la astronáutica de una manera básica me enseñó que nada de lo que yo veía y que creía que eran OVNIS no lo eran. Es más, en algunas cosas me di cuenta que me estaban engañando. Las naves Voyager I y II me dijeron que en Ganímedes no había vida. Por lo tanto,  mucho menos extraterrestres, rubios, altos, de ojos achinados, que nos visitaban. Menudo disgusto me llevé. ¡Y yo intentando hacer escritura automática para comunicarme con los comandantes de las naves que venían a visitarnos! (No se asusten, tenía entonces 13 años)

Aprendí a distinguir qué era un planeta, qué era un satélite artificial, qué era una nube brillante, qué era un globo, qué era un avión o un helicóptero,etc… y así, claro, cada vez veía menos OVNIS, hasta darme cuenta con pesadumbre, que jamás había visto uno. Que esos Objetos Volantes No Identificados, ya había perdido el NO, y mis OVNIS eran ya simplemente OVIAS, Objetos Volantes Identificados por Alfonso.

De todas formas, ojo, no quiero decir categóricamente que no haya OVNIS. Hay personas que, como pilotos de aviación o meteorólogos, han visto cosas raras. No soy quién yo para juzgar a gente que sí está preparada y sabe mucho más que yo de objetos que vuelan en nuestros cielos. Sólo puedo decir que yo NUNCA he visto ninguno. Y no será porque no miro al cielo. Es lo que más hago al día. Más de un tropiezo me he llevado por no ir mirando para abajo por la calle.

Escribo esto porque me sorprendió la noticia de un diario digital hace unos días: Oleada de OVNIS en Cádiz. Eso lo llego a leer yo de chico y me da una taquicardia. Pero hoy, con 49 años, pensé, a ver, a ver qué han visto ahora.

Y está claro, lo he consultado con mis compañeros de la agrupación de astronomía Magallanes y parecen velas chinas, farolillos tailandeses, o para que nos entendamos, esas velas que se sueltan en eventos como bodas, fiestas, etc… y que por el calor que da la llama, ésta calienta el aire, éste se eleva y se va hacia arriba movido lateralmente por las corrientes de aire.

Antes de dar  una noticia así, hay que consultar con la agrupación astronómica más cercana al lugar de los hechos. Aquí están las de España. 

Seguro que ahí darán una buena explicación científica a lo que se ha visto. Y entonces, sólo entonces, se publica.

Y el título podría ser: Velas chinas son confundidas con OVNIS en Cádiz capital. Fijense la diferencia.


Alfonso Saborido es director del programa de radio sobre astronomía Un Punto Azul y miembro de la Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes de Jerez de la Frontera, España.

Aquí está el vídeo en cuestión de lo que se vió.