La nueva homofobia en las redes sociales.

Foto Pixabay

Foto Pixabay

La homofobia de hoy se ha adaptado a las redes sociales. Ya no te pueden decir tan fácilmente maricón por la calle porque te pueden grabar en vídeo o denunciarte. Insultar no está hoy tan tolerado y el homófobo ha cambiado de estrategia.

Veía los comentarios sobre el estudio provincial hecho por Jerelesgay y estos desprendían esa homofobia. Por un lado, los pocos comentarios. El silencio. El silencio también es homofobia. El callarse. El no denunciar. El mirar para otro lado cuando a una persona se la discrimina por ser gay, lesbiana, transexual o bisexual.

Otro de los recursos del homófobo o la homófoba, que también las hay y muchas, es no comentar nada  de lo que dice el estudio y soltar el mantra de que no está de acuerdo con el ‘lobby’ gay. Realmente, cuando se refiere al ‘lobby gay’ lo que está queriendo decir es que ‘no soporto que gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, visibles, sin complejos, accedan a puestos de poder o reconocido prestigio como jueces, médicos, políticos, etc.’

Otro recurso muy de moda es decir ‘que no estoy de acuerdo con la ideología de género’, que es lo mismo que querer decir ‘no soporto que mujeres y hombres tengan los mismos derechos, que existan políticas que igualen a las personas y sobre todo, que pongan a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales al mismo rasero que los que somos normales’.

Con esto consiguen, además del acto homofóbico, que la gente no lea el contenido del artículo periodístico y se enfrasquen en lo que quieren los homófobos: el follón y desprestigiar al colectivo LGTBI.

Sigue leyendo

Aclaraciones sobre el programa de radio sobre astronomía ‘Un Punto Azul’

A raíz de la mención de reconocimiento por la divulgación de la ciencia que en la Semana de la Ciencia, el Grupo de Astronomía Portuense, de El Puerto de Santa María, en Cádiz, hace al programa de radio ‘Un punto azul’, cosa por la que estamos muy agradecidos, utilizo mi blog para aclarar personalmente lo ocurrido con el programa de radio  que comenzó a emitirse en Frontera Radio, emisora comunitaria y cultural de Jerez de la Frontera, en junio de 1999 y finalizando su emisión a mediados de este año 2018.

Como digo, en 1999 decido unir mis dos grandes aficiones: la radio (soy miembro de la emisora Frontera Radio) y la astronomía (era socio fundador de la Agrupación Astronómica Magallanes). De esta inquietud, me nace la idea de hacer un programa de radio para la divulgación de esta ciencia tan bonita que es la astronomía. Tanto por Frontera Radio como por la Agrupación Astronómica, se me acepta dicha idea, y nace ‘Un Punto Azul’, con el nombre tomado para hacer homenaje al más grande divulgador de la astronomía como es Carl Sagan.

El programa se convierte en el primero sobre astronomía de la radiodifusión en España. En aquellos tiempos, internet no estaba tan avanzado, pero cuando la técnica lo permite, comenzamos a colgar nuestros programas en la red, llegando a otro tipo de personas a los que no alcanzaban nuestras ondas de frecuencia modulada.

Hasta casi finales de la emisión, yo me he encargado de la dirección y la realización del programa.

En el último año, la nueva directiva de la Agrupación Astronómica decide que yo no dirija el programa y que ‘enseñe’ a alguien a hacerlo con la excusa de mi sustitución en caso de que yo faltara por cualquier cuestión, que han sido en 20 años muy pocas veces. El programa cae en picado, pierde la calidad técnica exigible para mantener el stándar de calidad de Frontera Radio. Ante la evidencia, me niego a seguir de esa manera y exijo recuperar el control del programa. No se me acepta. La nueva directiva intenta cambiar el programa de día y hora, algo que indica el desconocimiento total de lo que va adjunto a un programa de radio: el ser fiel a la audiencia con un día y una hora. Cambiar el programa de día indicaría mi salida del programa ya que por mis circunstancias personales con el cuidado de mi padre solo puedo dedicar jueves y sábado la radio.

Ante esta actitud, tomo la decisión de dejar el programa que se sigue emitiendo sin mí hasta la interrupción de la emisión de Frontera Radio por un problema técnico. Pasado el verano y el problema solucionado, la Agrupación Astrónomica no vuelve a la radio a hacer el programa y hace un podcast grabado en un bar que no tiene nada que ver ni con Frontera Radio ni con un programa de radio aunque lleven el mismo nombre que el yo ideé.

Ante esta circunstancia, y es mi opinión personal, yo agradezco la mención por la divulgación de la Ciencia que hemos hecho durante estos casi 20 años, pero yo no puedo estar recogiendo ese reconocimiento con un grupo de personas que ni me valoran todo el trabajo de estos años ni el compromiso de Frontera Radio con ellos, y que se han portado, a mi criterio, tan mal conmigo. Es por eso, la razón por la que no asistiré a dicha entrega del diploma.

A pesar de esto, la emisora comunitaria y yo mismo, seguimos con el compromiso  de seguir divulgando la ciencia a todas las personas que no llegan las redes sociales ni internet. Internet no lo es todo. Lo parece para quien lo usa. Pero no es todo. La radio de ondas hertzianas sigue viva. La Historia ha demostrado que no hay nada ni nadie que pueda vencer a la radio: ni televisión, ni vídeos, ni internet. Nada puede vencer al aparato de radio en la cocina, en el trabajo, en el coche o en la cama. La radio llega a todas las personas. A todas. Sin excepción. No discrimina a quien no puede pagar una línea de internet.

Desde haces unas semanas, emitimos un nuevo programa, en otro formato, con otra esencia, pero que sirve para que toda la audiencia pueda saber y conocer cuáles son los últimos avances que la Ciencia hace en Andalucía. Lo pueden escuchar en El Cuaderno Andaluz que es un programa de radio que se cuelga luego en la red como podscat pero que no deja de ser en su origen y en su esencia un programa de radio que forma parte de una programación en una emisora de Frecuencia Modulada como es Frontera Radio.

 

Un Punto Azul

Un Punto Azul

 

Políticos y catástrofes

Lisbon 1755 tsunami travel times.jpg
De NOAA’s National Geophysical Data Center (NGDC) – NOAA’s National Geophysical Data Center (NGDC)
http://www.ngdc.noaa.gov/hazard/icons/1755_1101.jpg, Dominio público, Enlace

En la ilustración, el epicentro del terremoto de Lisboa de 1755 y el tiempo que tardó el tsunami en llegar a las distintas costas del mundo.

Una catástrofe natural o provocada nos produce reacciones humanas de solidaridad y compasión con las víctimas. Los españoles tenemos experiencias de las unas y de las otras. Las últimas han sido las inundaciones de Mallorca. Una de las reacciones humanas de los políticos es acudir al lugar de la catástrofe. Hemos visto a los reyes, al presidente del gobierno y otras autoridades acudir a los sitios afectados para visitar a las víctimas en estos momentos difíciles; como digo, es una actitud completamente humana.

Pero creo que las emociones, por parte de las autoridades públicas, deben ser controladas y postergar estas visitas mientras los equipos de rescate estén trabajando. Me consta que una visita de una personalidad lleva su corte de personas y según me contaron personas que han trabajado en estas cuestiones, lo único que hacen es estorbar, a pesar, insisto, de la buena voluntad de la visita.

Creo como he dicho antes, que es más adecuado dejar las visitas para más adelante, cuando la zona de catástrofe esté despejada, que hayan pasado ya unos cuantos meses. La visita se agradecerá igual y además servirá para que las autoridades in situ comprueben que todas las ayudas que se prometen han sido cumplidas y conocer de primera mano la impresión de las víctimas sobre la gestión de la catástrofe.

Porque esa es otra. ¿Estamos preparados en España para catástrofes de gran magnitud? Es verdad que no suelen pasar pero ¿y si pasan? ¿Qué protocolos existen para enseñar a la población a protegerse?

No olvidemos que vivimos en zona sísmica. La falla del Cabo de San Vicente está ahí. De vez en cuando se mueve y forma terremotos como el de Lisboa en 1755 con su correspondiente tsunami que arrasó entre otras las poblaciones costeras de Huelva y en nuestra provincia, concretamente a Conil de la Frontera. En Cádiz capital, la ola alcanzó los 5 metros de altura.

También tenemos que estar pendientes de que por nuestros mares (y no sabemos si por nuestras cabezas) navegan barcos y submarinos con armamento nuclear. No me lo imagino: de vez en cuando nos llega alguno a Gibraltar. ¿Qué tenemos que hacer en caso de una alarma nuclear en la provincia de Cádiz? ¿Usted lo sabe? Yo no . ¿Nuestros políticos lo saben? Preocupante cuestión.

Analfabetismo administrativo en España

Oficina - Pixabay

Oficina – Pixabay

El pasado dos de octubre de 2018 entraba en vigor por completo la ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. Sustituye a la antigua 30/1992, que unía (ahora separada por la ley 40/2015 del Régimen Jurídico del Sector Público.

Conocer estas leyes, que parecen más cosa de abogados o funcionarios, es muy import ante para la ciudadanía en general, que a fin de cuentas, va a ser la administrada.

Pero por desgracia, la realidad de cada día nos devuelve una visión muy triste de nuestra sociedad.

Las generaciones de personas mayores de 70 años, por lo general, no han tenido un buen acceso a la educación elemental y tienen grandes dificultades para entenderse con las administraciones públicas.

Pero con terror, los funcionarios vemos que las generaciones más jóvenes, salvo excepciones, vienen mucho peor preparadas.

Uno de los problemas es que no conocen las administraciones que existen ni sus competencias. Cuando tienen una cuestión sobre aguas, viviendas, impuestos,  vehículos, becas, etc… no saben a dónde acudir, si a la administración del Estado, a la Comunidad Autónoma o a los Ayuntamientos.

Pero el desconocimiento de la Administración, ya no es lo peor: la gran mayoría tampoco sabe relacionarse con la Administración. No saben explicarse, no saben expresar que quieren y qué necesitan y el colmo es que no saben ni expresarlo por escrito, que es la manera más usual de relación de la Administración con la ciudadanía.

Hay grandes polémicas sobre la enseñanza de religiones en las escuelas (cosa que por cierto, se hace de manera gratuita en parroquias y mezquitas, etc.), pero ¿nadie se preocupa por una asignatura que eduque a los jóvenes de primaria y secundaria para relacionarse con la Administración, para que sepa, entre otras cosas, aprender a hacer una solicitud, una queja, rellenar un formulario,  un recurso de alzada o de reposición, o simplemente conocer sus derechos y obligaciones?

La ley 39/2015 también trae consigo la administración electrónica, para una sociedad que sabe manejar muy bien un whatsapp o facebook, pero que no tiene ni idea del uso del certificado digital y entra en modo pánico cuando llega a una oficina de la administración y se encuentra con un panel electrónico de citas previas.

Sí, por desgracia, somos unos catetos electrónicos y administrativos, que estamos en gran inferioridad ante la maquinaria de la Administración. Lloramos mucho, nos quejamos más, pero vivimos ajenos a nuestras obligaciones como ciudadanos, entre ellas, conocer nuestras administraciones. Administraciones que nacen del voto en las elecciones. ¿Sabemos realmente lo que votamos? ¿Somos conscientes que diputados y concejales harán las normativas que gobiernen y marquen nuestra conducta en sociedad? ¿Votamos sabiendo lo que hacemos, o votamos por impulsos o markenting electoral?

Por último no olviden una cosa: que el desconocimiento de la Ley, no exime que usted no tenga por qué cumplirla. Reflexionen ante esta pregunta: ¿Desde cuando no lee usted, el sumario, sólo el sumario, del BOE, el BOJA o el Boletín de su provincia?

¿Quién mató a Guadalinex? El fracaso de Susana y Ciudadanos con el software libre andaluz #Linux

Fondo Guadalinex 10 - Imagen de la web unnoficial

Fondo Guadalinex 10 – Imagen de la web unnofficial

Me refiero explícitamente a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y al partido que la ha sustentado, Ciudadanos, porque son ellos los responsables a mi entender del abandono de este proyecto llamado Guadalinex.

Recuerdo para quien lo sepa, que allá por el año 2004 nace la primera versión de Guadalinex, un sistema operativo que es una distribución de linux. Este software tiene la particularidad de que es libre y no cuesta dinero a los usuarios frente a otros sistemas operativos y demás software privativos, que si lo cuestan, como es el archiconocido Windows de Microsoft.

Fue una gran idea que acercó esta alternativa al usuario ‘normal’ y se creó una gran comunidad alrededor de él.

Utilizar Guadalinex son todo ventajas: una comunidad que te resuelve los problemas y las ventajas de lo gratis. Además, a nivel de administración pública es una gran ahorro en licencias de Windows en cada puesto de ordenador de la Junta de Andalucía (por lógica, uno por cada funcionario/a). ¿Cuánto dinero gasta la Junta de Andalucía en estas licencias? Sería una buena pregunta parlamentaria. Además, no es solo la licencia, son los continuos cambios de Windows: que si el Vista, que si el 7, que si el 10… además de otro gran problema: muchos periféricos como impresoras o escáneres que funcionaban perfectamente con Windows 7 dejan de hacerlo con Windows 10 porque no se actualizan sus drivers. Lo que se conoce como obsolescencia programada pero a nivel de software. Tire usted un aparato que funciona perfectamente porque Windows no se habla con él. Y cómprese otro nuevo por supuesto. Que tendrá que volver a tirar en tres años.

Eso no pasa con linux. Quien escribe esto, tiene un escáner Canon que ya no funciona con Windows pero sí sigue haciéndolo con Linux. Quizás usted que me lee estará ya arrepentido de haberlo tirado.

Pues bien, todo eso se podría haber evitado en la Junta de Andalucía si Guadalinex hubiera seguido adelante. Lo único que ha quedado es que la Junta de Andalucía sigue utilizando el software libre de oficina, el Libre Office, que ya entra como temario en las oposiciones al funcionariado. Me pregunto también qué donación hace la Junta de Andalucía a la fundación que mantiene este software y que cualquier usuario se puede descargar GRATIS en su ordenador, sin necesidad de piratear nada, porque ya saben, para instalar usted en su ordenador el famoso Word de Microsoft, usted tiene que pasar por caja. Y si no pasa, usted es un pirata y tiene programas ilegales en su ordenador, además de correr un riesgo de seguridad importante.

Pero cuando llega Susana Díaz al Gobierno y Ciudadanos hinca el diente en los presupuestos andaluces, Guadalinex empieza a morir. La última versión sale en 2014. A partir de ese año, sin saber nadie por qué, silencio absoluto. No sale nada, a pesar de que en muchos colegios e institutos de Andalucía quedan ordenadores con Guadalinex ya obsoletos.

El desprecio del PSOE andaluz y Ciudadanos no puede con la comunidad que se desarrolló alrededor y este verano, mientras todos los grupos políticos estaban en la playa y no se enteran de nada, esta comunidad hace su particular 15M cibernético y crea Guadalinex V10 Edición Comunitaria que portales de internet como linuxadictos.com define con toda la razón del mundo como ‘un guantazo a la Administración Pública’. Esta nueva versión rompe sus lazos con su madre, la Junta de Andalucía, y se emancipa de ella para sobrevivir. Varios usuarios de la comunidad toma sus riendas y resucitan a un Guadalinex moribundo por la inacción del PSOE Andaluz y  Ciudadanos y el estar en la inopia (o por lo menos, por más que busco no encuentro nada) de Partido Popular, Podemos de Andalucía e Izquierda Unida de Andalucía.

Entre todos la mataron y ella sola resucitó. Guadalinex está más vivo que nunca dejando en evidencia a la Junta de Andalucía y a una política de falta de ahorro público que pagaremos usted, usted y usted.

Con lo bueno que hubiera sido seguir teniendo este software libre, gratuito, al día, para que el usuario andaluz no se vuelva loco en las distintas plataformas telemáticas, con las distintos navegadores, con el java que hay que actualizarlo y terminando con cientos de papeles en los registros oficiales como en el siglo XX.

En fin, somos lo que votamos. Y Guadalinex es la prueba de ello. Larga vida a Guadalinex Edición Comunitaria, también conocida como Unofficial.

La difícil medida del sentimiento religioso

 

Religión

Religión

La actualidad se adelanta a lo que tenía pensado escribir desde hace ya un tiempo sobre la falta de respeto que sufro continuamente a mis creencias religiosas. A ver. Soy cristiano y considero un insulto grave a mi fe la utilización que determinadas corrientes de la Iglesia Católica hace de las imágenes de Jesús y María de Nazaret. Me ofende sobremanera que los vistan con joyas y coronas cuando son el ejemplo más claro de la pobreza. Ellos eligieron ser pobres y sin embargo aquí lo visten como ricos. Eso es un grave insulto a mi fe y una utilización negativa sobre mis símbolos sagrados. Las procesiones y romerías que hacen, que se parecen más a cabalgatas o carnavales, también me ofenden.

Pero no hay nadie que me defienda. Ni tampoco tengo dinero para pleitos. Así que me aguanto y sólo me queda el desahogo escribiendo con mi derecho al pataleo.

Medir la ofensa religiosa es muy complicada porque estamos hablando de percepciones íntimas de la persona religiosa que sólo ésta es capaz de medir en su total dimensión.

Ofender a la religiosidad de las personas es polémico porque una persona que no es religiosa no es capaz de entender lo que esa persona siente.

El gran problema surge por la falta de empatía de creyentes y no creyentes. Por un lado, las distintas iglesias cristianas y resto de religiones ofenden continuamente a los no creyentes cuando imponen su fe por narices, por ejemplo, invadiendo los espacios públicos como los colegios.

El otro problema es la reacción de los no creyentes contra estas imposiciones de las distintas iglesias. Los no creyentes reaccionan a esto no contra las iglesias que no son más que organizaciones de hombres (mayoritariamente hombres y gobernada absolutamente por hombres), sino que reaccionan contra las creencias. Y ahí está la madre del cordero: están reaccionando contra la esencia íntima del ser de la persona creyente.

Esta reacción puede ser lógica y respetuosa. Yo no me ofendo para nada porque alguien me diga que creo en un amigo invisible, que Dios no existe y tal. No, no me ofende. Está en su derecho de decirlo y pensarlo.

Lo que sí me ofende es cuando se utiliza el lenguaje vulgar, el chabacano, el grosero, la herramienta que especialmente tiene el lenguaje para ofender, como por ejemplo la expresión ‘me cago en Dios’. Es verdad, que esta frase no significa lo mismo según la zona de España donde se utilice. No es lo mismo en el Norte, que es muy común decirlo, que aquí en el Sur donde suena horrible. Pasa como el ‘me cago en tus muertos’ que aquí en el Sur se lo podemos decir hasta a nuestros propios hijos, pero en el Norte no dan crédito cuando ofendemos a los muertos de esa manera, cuando realmente no hay intención de ofender.

El ‘me cago en Dios’ utilizado en Andalucía sí ofende al creyente. Y ojo, partidos de izquierda, el creyente NO es la Iglesia. Con la Iglesia, los obispos, los curas,  te puedes meter todo lo que quieras. Pero con Dios, con la Virgen, no. Especialmente si te metes con imágenes como la Macarena o el Prendimiento.

Aquí lo que falta es respeto y mucha empatía entre unos y otros. Miren. Lo he dicho antes. No creo en las imágenes de Jesús, la Virgen o los Santos. No me gustan. Me ofenden. Pero me callo y respeto lo que cada cual quiera creer. Qué más me da. Al igual que respeto a musulmanes, judíos, budistas, etc… Mientras no me impongan nada, a mí me da igual. Y si me imponen la fe musulmana por ejemplo, iré contra el imán en su mezquita, pero no contra los creyentes islámicos.

También me ofende que ridiculicen la fe de otros. Miren que yo no soy de procesiones. Miren que no me gusta, pero me ofende esas procesiones del Santísimo Coño insumiso, que están hechas para ofender la fe de los cofrades, ojo, no para ofender a las Iglesias, que se sienten muy cómodas con las polémicas.

Recuerde la izquierda andaluza, que el 80 por ciento de la población de Andalucía es creyente. Ojo. No que pertenezca a ninguna Iglesia, sino que declara creer en Dios.

Un partido que aspira a gobernar debe respetar las ideas religiosas de la gente, gusten o no. Y si no las respeta nunca llegarán al gobierno. Como mucho, a un grupillo de la oposición. No se podrá gobernar nunca sólo con el 20 por ciento que se declaran ateos en España. Y estos ateos, no todos son de izquierda.  Hay que tener en cuenta eso. No es tan difícil. Sólo es cuestión de respeto y tolerancia por parte de unos y de otros y ya está.

Franco es compatible

ValleDeLosCaidos Tomb Franco.jpg
De Xauxa Håkan Svensson – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, Enlace

Ya. Sé que el titular es tendencioso. Pero ¿qué quieren que haga? En este mundo lleno de bulos, pseudoperiódicos digitales, mentiras, trolas, fake news y demás monsergas, que la gente comparte a diestro y siniestro, sin leer y sólo fijándose en el titular, yo tendré que hacerme un sitio también aunque sea a codazos, en esta selva en que se ha convertido internet.

La literatura no vale. Ni lo que cuentes. Es el titular. Pues a eso es lo que voy: a que Franco es compatible.

¿Compatible con qué? Miren, ya hablaba yo hace unos días de que hay franquistas, de estos que están en el armario y dicen que no saben de política, que no entienden y tal, que repiten como un mantra, que lo de Franco no es importante. O que, jo, ya está muerto. Si está muerto qué mas da.

Bueno, pues hay otro mantra que también repiten como loros y es un poquito más elaborado, porque tienen que argumentar. ‘Con todas las cosas que hay que hacer y están con lo de Franco’. ‘Se preocupan de Franco y mientras el paro, las colas en los hospitales, la suciedad en las calles…’ y bla, bla, bla.

A ver, queridos amigos armariados. Franco es compatible con todo. De la labor de sacar el cuerpo del Valle de los Caídos, esa gran pirámide que se construyó a sí mismo como si fuera un faraón con el sudor de los esclavos, sólo se ocupan unos pocos. Pocas personas. Mientras, están todos los ministerios a tope. El de Sanidad, el de Educación, el de Exteriores, el de Hacienda, el de… TODOS. La Administración no se para. Ni por parte del Gobierno, ni por parte del funcionariado que es quién hace realmente funcionar a este país. Sacar el cuerpo de Franco no ocupa tiempo apenas, ni trabajo. España no se va a parar. Podéis estar tranquilos. Sacar a Franco de su pirámide es perfectamente compatible con cualquier labor de Estado.

En este valle de lágrimas

Valle de los Caídos (wikipedia)

Valle de los Caídos (Wikipedia)

Para todas las personas que piensan que lo del Valle de los Caídos no tiene importancia. Cuando quieran y yo pueda, les invito a visitar conmigo la tumba de mi abuelo Alfonso Saborido en el cementerio de Jerez (que se llamaba como yo, o mejor dicho, yo me llamo como él, como muchos primos e hijos de primos míos). Mi abuelo era buena persona, sólo que estaba en un sindicato y cuando estalló la guerra un falangista le señaló para que lo mataran. Mi abuelo corrió por las calles de Jerez y un militar que le conocía, también buena persona, le ayudó a esconderse. Estuvo huido en una finca, torturado por un fascista malo, hasta que murió. Como era rojo no lo querían enterrar. Entonces aquel militar se apiadó de él otra vez, y lo enterró en su panteón familiar. Pero no tiene nombre.

Yo sé donde está, pero su nombre, el mío, no está escrito como millones de personas en España tienen en sus tumbas. Y mi abuelo tuvo suerte, porque sabemos donde está. Miles y miles de personas no saben donde están sus familiares. Ni de un bando ni de otro. Por el eso el Valle de los Caídos es el mayor insulto que se puede hacer a las víctimas de la guerra civil española. Debe convertirse a mi entender, en un sitio para la memoria de todas las víctimas y para que aprendamos que no debemos repetir esas historias (sobre todo, el bando que provocó la guerra).

¿Lo comprenden ahora? No es justo que el dictador esté enterrado como si fuera un faraón mientras los españolitos que al mundo vinieron y que Dios no les guardó, una de las dos Españas le heló el corazón con el frío de la muerte temprana y yacen en las cunetas de las carreteras de nuestro país.

No todos los funcionarios somos iguales

Funcionarias

Funcionarias

En una de estas polémicas de verano en Jerez, ha salido la figura del ‘funcionario eventual’. Voy a explicar qué es porque la ciudadanía en general no lo sabe y tiende a meter a cualquier persona que ve trabajando en una administración pública en el mismo saco.

Si nos vamos a la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público (Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, BOE Nº 261 de 31 de octubre de 2015), vemos como hay distinto tipo de personal dentro de la administración pública: funcionarios de carrera, funcionarios interinos, personal laboral (fijo o temporal) y personal eventual. Aquí en el personal eventual está la madre del cordero. También se le llama a este personal eventual ‘funcionario eventual’.

Veamos escuetamente las diferencias:

Funcionario de carrera, es aquella persona que ha aprobado una oposición y accede al puesto de funcionario con la responsabilidad y autoridad que conlleva.

Funcionario interino, es aquella persona que habiendo aprobado una oposición, por falta de plazas no ha accedido a ella, pero que está igualmente preparada para ejercer las labores de un funcionario en caso de bajas por enfermedad, por maternidad, etc… o sencillamente por urgencia de cubrir la plaza mientras se convoca.

Personal laboral es aquella persona que tienen un contrato con la administración laboral, o sea, una relación, pero basada en la legislación laboral. No todo el personal laboral puede hacer determinados trabajos, que por potestad pública o para salvaguardar los intereses de la administración pública, sólo están permitidos exclusivamente a los funcionarios.

Hay otro tipo de personal, el personal estatutario, que son prácticamente iguales a los funcionarios, pero especializados en otras tareas. Por ejemplo, el personal del Servicio Andaluz de Salud, es personal estatutario.

Pero llegamos al personal eventual, mal llamado a mi entender ‘funcionario eventual’ porque no son funcionarios ni de carrera ni interinos. Son un personal que contrata el político con cargo público a dedo porque es de su confianza. Así, por las buenas. Su nombramiento es público y cesa cuando al político le dé la gana o el político cese en su cargo. El personal eventual, insisto, mal llamado ‘funcionario eventual’ son los conocidos como ‘asesores’, una de las máximas aspiraciones de muchos militantes de segunda o tercera fila en los partidos, porque  no me dirán ustedes que es un chollo poder trabajar en la administración sin tener que pasar por concursos y oposiciones.

Aunque es legal, pienso que es una figura que debe desaparecer. Yo me pregunto: ¿Por qué el político tiene que tener un personal de su confianza? ¿No confía lo suficiente en los funcionarios de carrera? ¿No seŕá que el funcionario de carrera, que conoce al dedillo la ley en su puesto de trabajo, no se doblega a determinadas ordenes políticas por considerarlas ilegales?

Además, estamos en España, el país de la picaresca. ¿No se convierte la figura del asesor, mal llamado funcionario eventual, en una figura sin fuerza, obligada a decir continuamente ‘Sí, wana’ a su jefe político, porque sabe que si se sale de la raya puede ser cesado? Y más aún. ¿No se puede utilizar la figura del asesor para pagar favores políticos a militantes del partido o a otra gente que le pueda ser incómoda al político? El típico caso es el periodista que siempre está dando por saco y que al ser nombrado asesor calla en un silencio absoluto casi monástico.

Como digo, no puedo estar de acuerdo con la figura del funcionario eventual. Curiosamente, todos los partidos políticos lo utilizan. No he escuchado a ninguno que diga que va a prescindir de sus asesores.

Me parece muy bien que el político necesite un asesor. Uno no puede saber de todo. Pero que lo pague el partido. No la ciudadanía. Que también no dejaría de ser curioso saber cuánto gana un funcionario de carrera, que se ha dejado su vida estudiando y pagando preparadores (sí amigos, no solo hay que aprobar una oposición. Por desgracia son varias, y luego, más con la promoción interna, no te regalan nada) y cuánto gana un mal llamado funcionario eventual. También sería curioso saber cuánto nos cuestan estos asesores a la ciudadanía.

Se me olvidaba. En la administración además de funcionarios y laborales, te encuentras a otro personal trabajando. Conocido en el argot funcionarial andaluz como fafitos, agapitos, y demás personal de agencias. La conocida como administración paralela andaluza. Pero eso lo dejo ya para otro día.

La paja en una novela

Acabo de leer una novela. De un autor famoso que no necesita de la autoedición. No está mal. Pero las tiene mejores. Está escrita como por obligación. Normal, vive de ello. A lo que voy. Es una historia normal. 320 páginas. Que se podían haber contado en 100.

Mi pregunta es: ¿Es necesario contar que me estoy comiendo unas aceitunas verdes, que son como perlas, que producen un oro líquido que es como la sangre de Jaén y bla bla bla…? Sé que es necesario describir situaciones y lugares, pero por favor, la mitad del libro es paja; he tenido que pasar páginas y páginas buscando la trama. ¿Llevo razón o me equivoco?