NUTELLA aumenta la cantidad de azúcar en sus productos

Siempre he sido más fans de Nocilla que de Nutella, aunque reconozco que hace muchos años que no la consumo, no tanto por el azúcar, sino también por la temida grasa vegetal que lleva.
FACUA nos alerta de que Nutella ha aumentado la cantidad de azúcar en sus productos.
Extraño porque vivimos ahora en una extraña época en la que el azúcar es mala y parece que toda la legislación europea va camino de reducir al máximo el consumo de azúcar, causa de muchas enfermedades.
Lo que ha cambiado el mundo. Cuando yo era pequeño, el azúcar era sinónimo de alimento. Menudas yemas con azúcar y vino dulce tomé siendo un niño. Por cierto, hoy tampoco está hoy bien visto el darle vino a los niños, algo muy común en infancia, aún más por ser de Jerez.

Ferrero, la marca italiana que fabrica Nutella, conocido producto consumido en desayunos y meriendas, ha reconocido que ha modificado la receta de ingredientes original por otra en la que se incluye más azúcar, más grasa, y además menos cantidad de otro de sus componentes básicos: las avellanas.

Según publica The Guardian, Ferrero se ha visto obligada a admitir, a través de su filial alemana, que ha “ajustado” la receta del producto y los patrones para su elaboración, tras haber revisado un informe de un grupo de consumidores alemanes que detectaron cambios en la Nutella.

Pese a que el fabricante insiste en que el valor nutricional de la nueva versión apenas varía respecto al de la anterior, lo cierto es que la Nutella se fabricará en adelante en base a una nueva receta que aumenta el contenido de leche desnatada en polvo del 7,5% al ​​8,7% y el azúcar del 55,9% al 56,3%. (Fuente: FACUA)

Anuncios

PROBANDO

PRUEBA

DE POST

¿A por una III República Española?

Hace un año ni nos podíamos imaginar el escenario de hoy. De hecho, hace un año que empezó el nuevo gobierno de Rajoy salido de unas segundas elecciones.

Visto lo visto, sin que nadie nos contara en sus promesas electorales lo que pensaban hacer si sucedía lo que ha sucecido (razones obvias) os planteo el escenario siguiente:

Imaginen que en las próximas elecciones generales en España, gana el bloque republicano (Unidos Podemos más nacionalistas) con un 52% y que el bloque monárquico (PP, Ciudadanos, PSOE) consigue un 48%. Pongamos una abstención del 30%.

Pregunto. ¿Creéis que estaría legitimado el bloque republicano para proclamar la III República Española con un 52% de los votos? ¿Sería la desobediencia civil un instrumento para conseguir la República para España? Con esta proclamación republicana, ¿aumentaría el confort y la tranquilidad en la convivencia diaria de nuestro país?

Visto lo visto, no me extrañaría un escenario como éste. Espero vuestras opiniones, si queréis, claro.

En la fotografía, proclamación de la II República España en 1931.

República Española

República Española

España ¿una democracia fascista?

Esto es lo que pienso ante los que dicen que esta España en la que vivimos es un estado fascista donde te meten en la cárcel por defender tus ideas ante el caso de los ‘Jordis’ o los líderes del independentismo catalán.

No. Yo no creo que yo viva en una democracia fascista. Yo creo que los líderes independentistas catalanes irá a la cárcel por no cumplir la ley. Si hubieran ganado unas elecciones con un partido que hubiera cambiado la ley en el Parlamento y cambiado la Constitución para permitir la independencia de Cataluña, no les hubiera pasado nada. Pero para eso, hay que ganar las elecciones. Y si no las ganas, te aguantas. Es lo que llevo haciendo yo desde que tenía 18 años, aguantarme. Pero la democracia es eso, el poder de la mayoría. Ahora bien, si lo que no nos gusta es este tipo de democracia y hacer un sistema en el que sólo ganen y permanezcan  los nuestros, entonces estaríamos hablando de otra cosa.

Constitución española

Constitución Española

 

Los refugios de la guerra civil de Almería

Hace unos días visité los refugios de la guerra civil en Almería. Conocía de su existencia pero no había sabía que se pudieran visitar. Cuando llegas te ponen un vídeo sobre la historia de los refugios. Un vídeo más de los que estamos acostumbrados a ver de la Guerra Civil. Habremos unas treinta personas para visitar los refugios. Se escucha la risa baja de un joven ante el acento andaluz de una de las mujeres que cuentan su testimonio: no estaba a lo que estaba y no era consciente de lo que estaba contando.

Lo que cuentan es tremendo. Los bombardeos, las huidas, los gritos, el miedo, los tumultos. Suena la sirena que avisa de un bombardeo. Pero ahora es de verdad porque nos dicen que tenemos que bajar al refugio.

Escalones del refugio de la Guerra Civil en Almería

Escalones del refugio de la Guerra Civil en Almería

Bajas unas escaleras empinadas y te enfrentas a la galería de los refugios. Todos los libros que he leído sobre la Guerra Civil caen sobre mi cabeza como un peso que me ahoga. Mi cerebro es un gazpacho de dolor y llanto. Las lágrimas acuden a mis ojos. Cuánta pena. Cuánto dolor. Cuánto miedo. Todo lo percibo mientras en mi mente golpean las treces rosas que no quieren que sean borradas de la memoria, Antonio Machado muriendo solo en Colliure. El hijo del guardia civil de Fuensanta de Martos de Almudena Grandes. Lorca, siempre Lorca muerto en la fosa de encontrar imposible. Mi tío abuelo Pepín que no podía oír los fuegos artificiales porque les recordaba el frente de Pozoblanco en Córdoba donde estuvo. O mi tío abuelo Salvador que vino tembloroso de la guerra y nunca jamás pudo dejar de temblar hasta que murió. Todo, todo de golpe en mi cabeza. La guerra, la maldita guerra. Ahí delante tuya. No, no era una clase de Historia. Era la guerra, la mala guerra, la atroz golpeándote en las sienes. La misma guerra que hizo que mi abuelo Alfonso Saborido, del que yo conservo mi mismo nombre, muriera sin el suyo, su nombre, en la tumba. Cayeron sobre mí todos los nombres invisibles de españoles muertos en las cunetas. Olvidados. Desaparecidos. Ellos, para los que la guerra no terminó nunca.

Sigue leyendo

Pueblo de Cataluña 1 – Gobierno de España 0

Estelada

Estelada

Escribo esto a las 19:11 horas del domingo uno de octubre. Sé lo que ha pasado. No sé aún lo que va a pasar. Pero sí tengo muy claro a los culpables de haber llegado a esta situación. En general, todos los políticos, desde el el diputado/a número 1 al 350. A todo el Senado y a todo el Parlamento Catalán. Ellos están para hablar, parlamentar le llaman. Para solucionar los problemas de la ciudadanía pero no para crearlos. Y entre todos lo han creado o no evitado.
Tanto PP y PSOE son culpables de no haber medido en la historia de la democracia el nacionalismo catalán. Sólo lo han entendido como una inversión a corto plazo de votos para aprobar un presupuesto y asegurarse el Gobierno de España. No han sabido tratar como debían el sentimiento nacionalista de Cataluña y ahora tenemos lo que tenemos.
Los dos partidos nuevos también son culpables. Ciudadanos por culpa análoga al PP. Son iguales, a veces parecen hasta un clon. Unidos Podemos parecen a veces un pollo sin cabeza. Sus líderes dicen una cosa, sus cargos orgánicos de segundo nivel otra. En Cataluña dicen una cosa. En el resto de España otra. Son culpables de no tener claro lo que quieren.
Y el nacionalismo catalán en todos sus partidos, son culpables de no haber elegido una buena estrategia, porque mala estrategia es no cumplir la ley. Estamos en un Estado de Derecho y estas son las normas. No tenemos otras como Groucho Marx. Pero podemos tenerlas si cambiamos al Gobierno. Pero no han tenido paciencia. Ya. Sé que llevan muchos años esperando, pero este el sistema que tenemos. Gobierna la mayoría y hay que cambiar esas mayorías. Toca esperar. Si no se espera, pasa lo que está pasando.
Pero hoy, en lo que hemos visto, nos ha llevado a los tiempos en que veíamos a los chilenos huyendo por las plazas liberadas de la policía o a los argentinos en los tiempos de Galtieri, o más cerca, los grises de Franco.
Hoy, el Gobierno del Partido Popular se ha equivocado. Bien es verdad que el Gobierno de la Generalitat se ha saltado la ley y merece una sanción como manda nuestro ordenamiento jurídico. No es lo que yo deseo: es lo que dice la ley. Pero si nuestro hijo llega tarde a casa, podemos optar por dos opciones: una, darle un guantazo o castigarle sin cenar, porque todos sabemos, que el nene, va a seguir llegando tarde. Y si queremos que siga siendo nuestro hijo, habrá que tratarle con respeto.
Rajoy y su gobierno podían haber optado hoy por identificar a quienes votaban y luego iniciar un proceso legal de sanciones con garantías de recursos. Eso es lo que hace una democracia inteligente. Una democracia no violenta. Pero no, ha optado por la violencia policial contra hombres, mujeres, abuelos, abuelas, niños, niñas, en definitiva, gente de paz que lo único que querían era votar. No. No son terroristas. Sólo querían votar. Y ante una multa o un porrazo en la cara, el Partido Popular con el silencio de Ciudadanos y PSOE ha optado por lo primero. Ha resultado patético ver golpear a la gente en la calle. Ya tienen su foto los nacionalistas para su utilización. Y cuando digo nacionalistas, digo nacionalistas españoles y nacionalistas catalanes.
Lo de hoy generará cicatrices. Las tengo yo en mi cuerpo y vivo a mil kilómetros. Ya no sé si tendrá remedio. Con el Partido Popular y sus aliados en el Gobierno seguro que no. Con una oposición que tampoco se aclara, tampoco.
Hoy ha perdido España. Ha perdido el Gobierno Catalán que lo más seguro es que sea inhabilitado. Pero el pueblo catalán ha ganado porque no han hecho nada violento. Sí, ilegal, pero ¿quién no hace cosas ilegales? ¿Quién no ha tenido una multa por saltarse la ley? ¿Quién no ha tenido que pagar por hacer algo que creía justo y luego la justicia dijo que no? ¿Tiene que ser la respuesta del Estado tan brutal como lo que hemos visto hoy?
Hemos presenciado la primera batalla, y espero que sea la última, aunque viendo el panorama, seguro que me equivoco. Pero hoy el partido ha quedado Pueblo de Cataluña 1 (ojo, no digo Gobierno catalán) – Gobierno de España 0.

Mi solidaridad con todos los heridos.

Gracias Enrique Soler.

Parroquia de San Juan Grande de Jerez

Parroquia de San Juan Grande de Jerez

Todo el conjunto de viviendas de la zona de Puertas del Sur se está constituyendo en uno de los grandes núcleos poblaciones de Jerez. En el extrarradio, sí. Pero a sólo veinte minutos de la plaza del Arenal andando. Es un lugar joven, con la peculiaridad de que los que estamos viviendo aquí no hemos nacido en este sitio como es natural. Por eso, aún falta la raigambre que tendrán sin duda los hijos de todas las personas de aquí, que esas sí se sentirán de verdad de Puertas del Sur.

En esta zona por lo tanto es difícil crear algo. De hecho, no hay asociaciones de vecinos. Y si las hay, servidor no se ha enterado de nada.

Hoy domingo 10 de septiembre, cuando escribo esto, se ha despedido en la misa de once quien ha sido durante mucho tiempo, más de una década si no me equivoco, el párroco de la Parroquia referencia de Puertas del Sur, la Parroquia de San Juan Grande, Enrique Soler.

Sé que no le gustan los halagos, pero hay que reconocer que cuando este hombre llegó aquí se encontró con una parcela llena de hierbajos y le dijeron: ‘Monte usted una parroquia’. Yo le hice una vez esa pregunta, de como se enfrentó a semejante reto y sé que no ha debido ser fácil.

Pero el caso es que hoy se ha ido y ahí están los resultados. Ha creado una parroquia, y no sólo una hermandad, como bien se ha encargado de puntualizar en su homilía. Ha hecho la proeza de reunir a un montón de gente de distinta identidad y reunirla en torno a ese edificio junto al Parque. Y eso que le ha faltado por poner la campana, pero el trabajo ha dado sus frutos.

Enrique ha dejado un buen recuerdo en el barrio. En un tiempo difícil para la Iglesia ha sabido acertar en atraer a la gente, que no es fácil. También ha dejado claro para quien no quiera entenderlo, que las hermandades y cofradías son hoy el vehículo más valioso. que tiene la Iglesia para llegar a la gente. Y ojo, quien escribe esto no es cofrade porque ha tenido otro camino dentro de la Iglesia. Pero no puedo dejar de reconocerlo, con sus luces y sus sombras.

Y mira que yo soy crítico con la jerarquía, que soy muy quejica con la Iglesia, pero tener ese hueco al lado de casa, donde siempre he sido bien recibido,  ha sido todo un regalo, aunque a veces huya del bullicio de comuniones, bautizos, etc… a templos del centro más silenciosos. Son cosas de la edad. Mi etapa mística, que yo le llamo.

Enrique Soler se ha ido hoy – tampoco tan lejos, a Santa Ana – entre los aplausos de la gente que abarrotaba el templo. Unos aplausos merecidos.

Un acto el de hoy que debería ser tenido en cuenta por aquellos que menosprecian a las hermandades en general y a los cristianos en particular. Somos muchos y podemos mover el mundo. Y con personas con Enrique seguro que seremos mucho más. Gracias por tu trabajo realizado para todas las Puertas del Sur, hermano. Por el que se ha visto, pero sobre todo, por el que no se ve.

 

Un Cero para @dentix_es #RoquetasDeMar #Almería – Nada recomendable

Dolor de muelas

Dolor de muelas

Soy paciente de Dentix en Jerez, donde me he gastado una buena pasta (siete mil euros) en arreglarme mi boca destrozada por el bruxismo que se me disparó por las muertes de mi madre y hermana y luego por el posterior Alzheimer de mi padre. Pero la verdad es que han hecho un buen trabajo. No me quejo.

Una de las cosas que me hizo elegir a Dentix fue, la facilidad del aparcamiento en un centro comercial y también que tuviera clínicas por toda España y que no fueran franquicia. A mí, que viajo bastante por Andalucía, me viene muy bien, por si me sale alguna funda o puente andando.

Ya que a mí me fue bien en Jerez se lo recomendé a mi pareja que se hizo en Jerez varios empastes. Pues bien, ahora está destinado en Roquetas de Mar, en Almería, y ha tenido un problema con la muela de juicio. Fue a la clínica recién inaugurada de Dentix en Roquetas y le dijeron que fuera al médico porque tenía infección. El médico le recetó antiinflamatorios y antibióticos y le dijeron que cuando pasara el tratamiento fuera otra vez para extraerle la muela. Pues bien va hoy, y después de tenerle más de media hora esperando a pesar de tener cita, le dicen que no pueden atenderle porque no tienen comunicación con la clínica de Jerez y que sin el historial no le pueden tocar. A ver. En la época del correo electrónico, del whatsapp, del móvil, yo no me puedo creer que en Roquetas sean incapaces de ponerse en contacto con la clínica de Jerez ‘porque no le cogen el teléfono’. ¿No tienen email, el móvil del director, etc? Increíble. Y otra cosa. ¿Para qué quieren el Historial? ¿Pues no le está diciendo el paciente lo que tiene y ellos no lo ven?  Resultado, que mi pareja se ha ido porque no lo atienden a otra clínica, no de Dentix, claro, donde lo han atendido como nuevo y mañana le extraen la muela.

¿Tan difícil era hacerlo? Es increíble como una campaña tan agresiva como es la de Dentix, con continuos folletos en tu buzón de correos, con animarte a hacerte rebaja si llevas a amigos a la clínica, una clínica lo echa todo por tierra por no saber gestionar un problema, y encima, no con una persona nueva, sino con un cliente de años, que por supuesto ha perdido y que no dirá una palabra buena sobre Dentix jamás a nadie.

Queridos hermanos musulmanes (de un cristiano a un musulmán)

Hace unos días, después de los atentados de Cataluña, paré a descansar en el área de servicio de la autopista AP-7 en Manilva (Málaga). Había más o menos 50 coches de marroquíes que regresaban de sus vacaciones. Destino, según sus matrículas: Francia, Alemania, Holanda, Bélgica. Muchos habían pasado la noche al raso. Hacía calor. Había cola en el baño y mientras me lavaba las manos, me llamó la atención un niño de unos doce años en el lavabo de al lado. Se lavó las manos, los pies, la cabeza. Luego lo entendí, no era mera higiene. Lo ví coger su alfombra y ponerse a orar. Estaba amaneciendo. Pensé: ‘Ya quisiera ser yo tan constante y comprometido en mi oración’, puesto que como cristiano suelo orar más cuando lo necesito que a través de una disciplina. Y pensé más. Pensé que realmente entre el niño y yo no había mucha diferencia en lo esencial. Ambos creemos en Dios, en el mismo Dios de Abraham, que también es el Dios de los judíos. Lo que nos separa es meramente cultural, en el sentido más antropológico de la palabra. Yo sé que en mi decisión de creer o no creer en Dios, influye primero mi razón y segundo, el lugar donde vivo. Yo me he criado en un ambiente católico. Pero si hubiera nacido en Alemania, sería protestante. Y si hubiera nacido en Fez sería musulmán. Pero hoy no he venido a hablar de dogmas religiosos.
Queridos hermanos musulmanes: yo no me sitúo muy lejos de vosotros en lo esencial. En el fondo, somos hermanos y yo sé que el Islam es una religión sagrada y respeto vuestros símbolos y costumbres. Creo que la mayoría de ustedes y nosotros lo hacemos. Y sufrimos juntos cuando gente en nombre del Islam o del Cristianismo o del Judaísmo olvidan uno de los mandamientos más importantes de las tres religiones monoteístas: el NO MATARÁS. Sé, que habéis sufrido por las víctimas de los atentados en España. Sé que sabéis que eso, también os hace daño como comunidad. No en vano, es un objetivo de los terroristas: haced daño a la comunidad musulmana para captar adeptos.
Creo que sentís lo que yo siento como cristiano cuando personas con responsabilidad en las comunidades religiosas cristianas esparcen su odio después de los atentados. Hemos visto curas lejanos soltar barbaridades en una homilía. Vemos a otros cercanos soltarlas en sus redes sociales.
Conocemos nuestra Historia. Hoy, autollamados ‘musulmanes’, que no lo son, matan sin escrúpulos y lo justifican en su fe. Aquí en España, hoy la ley no permite matar. Pero no hace mucho, en 1975, una persona católica sentenció y firmó las últimas penas de muerte en España, incluso con la opinión en contra del Papa de Roma. Estamos acostumbrados. También en eso nos parecemos. En nuestra religión tenemos elementos asesinos que si no se les controla, causan daño y muerte.
Queridos hermanos musulmanes de buena fe: tenéis mi apoyo y mi consideración y creo que juntos, judíos incluso, que sufren el mismo problema, porque ser judío no implica compartir las políticas del gobierno de Israel, podemos ponernos de acuerdo en una cosa. Que el Dios en el que creemos es el mismo. Sea Yahvé. Sea Alá. O sea el Dios de los cristianos. Aunque le hablemos en lenguas distintas y con ritos distintos. Pero creo que podemos coincidir en estas palabras de Francisco de Asís: Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Es lo que conozco, mi fe. Pero seguro que en la religión musulmana también hay textos de paz. Assalamu Alaikum.

¿Oh, Dios mío, pero a quién tenía yo metido en mi casa?

La red social más usada en el mundo es sin duda alguna Facebook. La clave está en su sencillez y luego en lo que la gente entendida llama ‘la democratización’, es decir, que todo el mundo puede acceder a ella sin ningún tipo de cortapisas. Se entiende desde el primer momento que la utilizas. Es muy cómoda. Lejos de las complicaciones de Twitter – eso de tener que resumir en 140 caracteres un pensamiento es mucho trabajo para algunos – o de la especialidad de Linkedin que sólo es para profesionales. Ya. Instagram es muy cómoda también. Sólo poner fotos. Pero recuerde. Instagram es Facebook. Al igual que Whatsapp. También muy fácil. Lo van pillando ¿no? Mark Zuckerberg también lo pilló antes que nadie.
Pero por lo fácil nosotros cometemos graves errores. Porque Facebook también tiene funciones algo más complicadas que por pereza no utilizamos. El primero, yo. Una de ellas, es la de agrupar a nuestros ‘amigos’ (para lo que ha quedado la palabra ‘amigo’, ¿eh?) por grupos e ir publicando cosas particulares para cada uno de ellos.
Pero no lo hacemos. Y entonces pasa lo que pasa. Lo hemos podido ver con los atentados en Cataluña.
El primer error mío ha sido tener entre mis amistades a todo el mundo mezclado. Amigos de verdad, familiares, compañeros de trabajo, oyentes de la radio, aficionados a la astronomía, aficionados al reiki, estudiantes de inglés… bueno, a toda la gente con la que me relaciono. ¿Ustedes serían capaz de hacer en casa – si tuvieran sitio – una comida e invitarlos a todos juntos? La que se podía formar por ejemplo, cuando tu cuñado de derechas se encuentra con tu amigo de Podemos, o cuando tu cuñada catolícisima ella se encuentra con tu vecina Testiga de Jehová, o cuando tu erudito cuñado catedrático de Historia se encuentra con tu primo que no sabe escribir sin poner una hache en su sitio. O más fácil, cuando la mitad son del Madrid y la otra mitad del Barcelona, y tú, como yo, sin entender ni jota de fútbol.
Y se forma y se lía.
Ese es el primer error que cometemos. Pero el otro, es aceptar la ‘amistad’ de gente que no conocemos. Así es cuando de pronto te encuentras en tu muro de noticias cosas que no quieres ver, que a otros les gusta, pero a ti no. Y ves mensajes homófobos, machistas, a favor de las corridas de toros, xenófobos, racistas, etc… Es cuando te preguntas ¿Pero a qué gente tengo yo aquí?
Porque encima lo peor no son estas gentes que hablan. Por lo menos son sinceros y se expresan. Pero ¿Y esa legión de gente que tienes ahí callada, mirando lo que haces y que no te dan ni un mísero ‘me gusta’ que no es que sirva para decir que le gusta, sino para darte a entender que te ha leído?
En estos días del atentado, respiré hondo y en el primer día borré de mi muro a más de 60 ‘amigos’. De una tacada. Y no quiero que se enfaden. Sencillamente es que no quiero leer las cosas que ponen. No estoy obligado. Distinto es si me meto en un grupo de política y leo cosas que no me gusta. Bien, ahí he entrado yo porque he querido. ¿Pero en mi muro que es como mi casa? No.
Hay muchas maneras para seguir a una persona sin tener que estar en su exclusivo muro de Facebook. Es seguir tus publicaciones públicas, si las pones o seguir tu página de Facebook, si pasas por caja claro, porque si no, no te ve ni Dios.
Te pregunto yo a ti que me lees ¿te has parado a pensar a quién tienes metido en tu muro – tu casa – y que tiene acceso a las fotos de tus hijos, tus fotos de boda y todas las cosas que compartes en Facebook?