Eliminemos los Centros de Salud

Sanidad Franquista

Sanidad Franquista

‘Los centros de salud deben desaparecer porque son un gran gasto. Debemos tener un solo ambulatorio como así fue en los años 70. Hemos acostumbrado a la gente a estar enferma. Que vaya sólo el que esté malo de verdad. Si te duele la espalda te curas con una pastilla de Okal. Cuando la gente vea que tiene que esperar y no le llega el turno, los que no están malos, se irán. Y oye chica, si quieres lujos, págatelo tú, que hay muchas consultas privadas y así movemos la economía.’
Del libro ‘Camino de la Patria’ de mi #TiaPuchita.

 

De aquellos mocos, estos votos


Shock

Shock

Estamos todavía bajo el shock del resultado de las elecciones andaluzas y de la entrada de la extrema derecha en el Parlamento de Andalucía. Bueno, realmente ya estaba, porque Vox es una escisión del Partido Popular.

No vi claro ni sigo viéndolo esas manifestaciones que ha habido de protesta por los resultados. La verdadera manifestación es la votación en sí donde cada persona cuenta.

Hubiera visto mejor un proceso de autocrítica en los partidos políticos que han descendido en votos que no veo.

Hay múltiples causas para explicar qué ha podido ocurrir. Yo me atrevo con algunas.

Está claro que la primera causa se llama Susana Díaz y su gestión. El estado de los servicios públicos especialmente los más sensibles como son los servicios sanitarios con sus largas colas de esperas y el colapso de las urgencias ha sido determinante.

La propia gestión de Susana en su partido. Las luchas internas es lo peor que le puede pasar a una organización. La gente lo penaliza mucho.

Lo mismo que a Andalucía Adelante. Las luchas internas y sus problemas de imagen. ¿Cuántos votos escaños nos habrá costado el chalet de Pablo Iglesias? Ya… que sí, que claro, que se lo puede comprar, faltaría más. Como que Alberto Garzón también se puede ir a Nueva Zelanda de vacaciones. Si yo no digo nada por el dinero qué cuesta… yo lo que pregunto es ¿cuántos votos cuesta?

Sigue leyendo

Educación para la igualdad y contraeducación religiosa

Pixabay

Pixabay

Hoy no escribo para opinar. Escribo para preguntar porque no sé cómo se está llevando a cabo (si se lleva) lo que planteo.

La violencia machista, ese terrorismo que vivimos por desgracia en España (y en el mundo) que mata a mujeres a diario por el hecho de serlo o que mata a sus hijos e hijas por el mero hecho de hacerle daño a la mujer, es una de las peores lacras que está soportando nuestra sociedad sin haber conseguido erradicarla aún.

Todo lo que se haga es poco para combatir esta violencia. Por un lado, necesitamos una justicia con unas leyes más justas, mucho más claras, que como ocurre con la experimentación en el método científico, haga que ante un mismo caso, las sentencias sean idénticas.

Por el otro, es la educación nuestra principal aliada para evitar lo que está ocurriendo. Muchos adultos hombres, no todos,  ya son un caso perdido: no van a cambiar su personalidad machista, pero sí podemos acorralarlos, controlarlos, alejarlos de la mujer. Pero con las generaciones venideras sí podemos hacer mucho. Nuestra gente joven serán quienes luchen y venzan al terrorismo machista.

Hoy día se invierte mucho desde el Estado para educar en valores ciudadanos que enseñen que matar o maltratar a una mujer por el hecho de serlo es un crimen y un delito. Todo el profesorado debe  implicarse en llevar estos valores a nuestros jóvenes. Pero dentro de los claustros de los colegios e institutos públicos hay un grupo de personas que tienen una peculiaridad especial: los maestros y maestras de religión, muchos de ellos también a su vez, pastores evangélicos, sacerdotes católicos o imanes islámicos.

¿Se tiene constancia de qué están haciendo desde las clases de las distintas religiones que se dan en los colegios e institutos públicos para combatir la violencia contra la mujer?

Lo pregunto por desconocimiento. Me preocupa mucho esto porque la visión que tienen las distintas religiones sobre la mujer deja mucho que desear en asuntos relativos a los derechos humanos. Un ejemplo sería que la mujer, en la Iglesia Católica no puede acceder a los puestos de responsabilidad (sacerdocio, obispos, etc.) por el simple hecho de ser mujer. La concepción en este caso la podemos considerar de machista. Lo mismo ocurre con las distintas partes de la religión  musulmana. Las más extremas llegan a tener a la mujer tapada con un burka.

¿Qué ofrecen estas religiones como solución, insisto, para combatir los asesinatos de tantísimas mujeres? ¿Qué se habla en estos días sobre la violencia contra la mujer en las clases de religión pagadas por el dinero de todos?

Lo pregunto porque temo la cuestión. Que nadie me mal entienda. Sé perfectamente que nadie va a justificar la violencia contra la mujer, pero sería una contradicción total que mientras el Estado por un lado invierte en educación en valores para luchar contra la violencia machista, por otro, desde instituciones del mismo Estado, las escuelas o institutos, haya personas que den al alumnado una visión no feminista de cómo tiene que ser el comportamiento humano.

Porque una cosa está clara: es con feminismo transversal en cada política cómo se podrá vencer el terrorismo contra la mujer. Y no podemos tolerar que nadie, amparado en una ideología de género, dónde un género predomine sobre el otro por el mero hecho de ser hombres, no aplique el feminismo en sus enseñanzas. A ver qué hacemos con las religiones machistas en las instituciones públicas de un Estado que debe ser feminista para ser justo.

La nueva homofobia en las redes sociales.

Foto Pixabay

Foto Pixabay

La homofobia de hoy se ha adaptado a las redes sociales. Ya no te pueden decir tan fácilmente maricón por la calle porque te pueden grabar en vídeo o denunciarte. Insultar no está hoy tan tolerado y el homófobo ha cambiado de estrategia.

Veía los comentarios sobre el estudio provincial hecho por Jerelesgay y estos desprendían esa homofobia. Por un lado, los pocos comentarios. El silencio. El silencio también es homofobia. El callarse. El no denunciar. El mirar para otro lado cuando a una persona se la discrimina por ser gay, lesbiana, transexual o bisexual.

Otro de los recursos del homófobo o la homófoba, que también las hay y muchas, es no comentar nada  de lo que dice el estudio y soltar el mantra de que no está de acuerdo con el ‘lobby’ gay. Realmente, cuando se refiere al ‘lobby gay’ lo que está queriendo decir es que ‘no soporto que gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, visibles, sin complejos, accedan a puestos de poder o reconocido prestigio como jueces, médicos, políticos, etc.’

Otro recurso muy de moda es decir ‘que no estoy de acuerdo con la ideología de género’, que es lo mismo que querer decir ‘no soporto que mujeres y hombres tengan los mismos derechos, que existan políticas que igualen a las personas y sobre todo, que pongan a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales al mismo rasero que los que somos normales’.

Con esto consiguen, además del acto homofóbico, que la gente no lea el contenido del artículo periodístico y se enfrasquen en lo que quieren los homófobos: el follón y desprestigiar al colectivo LGTBI.

Sigue leyendo

Aclaraciones sobre el programa de radio sobre astronomía ‘Un Punto Azul’

A raíz de la mención de reconocimiento por la divulgación de la ciencia que en la Semana de la Ciencia, el Grupo de Astronomía Portuense, de El Puerto de Santa María, en Cádiz, hace al programa de radio ‘Un punto azul’, cosa por la que estamos muy agradecidos, utilizo mi blog para aclarar personalmente lo ocurrido con el programa de radio  que comenzó a emitirse en Frontera Radio, emisora comunitaria y cultural de Jerez de la Frontera, en junio de 1999 y finalizando su emisión a mediados de este año 2018.

Como digo, en 1999 decido unir mis dos grandes aficiones: la radio (soy miembro de la emisora Frontera Radio) y la astronomía (era socio fundador de la Agrupación Astronómica Magallanes). De esta inquietud, me nace la idea de hacer un programa de radio para la divulgación de esta ciencia tan bonita que es la astronomía. Tanto por Frontera Radio como por la Agrupación Astronómica, se me acepta dicha idea, y nace ‘Un Punto Azul’, con el nombre tomado para hacer homenaje al más grande divulgador de la astronomía como es Carl Sagan.

El programa se convierte en el primero sobre astronomía de la radiodifusión en España. En aquellos tiempos, internet no estaba tan avanzado, pero cuando la técnica lo permite, comenzamos a colgar nuestros programas en la red, llegando a otro tipo de personas a los que no alcanzaban nuestras ondas de frecuencia modulada.

Hasta casi finales de la emisión, yo me he encargado de la dirección y la realización del programa.

En el último año, la nueva directiva de la Agrupación Astronómica decide que yo no dirija el programa y que ‘enseñe’ a alguien a hacerlo con la excusa de mi sustitución en caso de que yo faltara por cualquier cuestión, que han sido en 20 años muy pocas veces. El programa cae en picado, pierde la calidad técnica exigible para mantener el stándar de calidad de Frontera Radio. Ante la evidencia, me niego a seguir de esa manera y exijo recuperar el control del programa. No se me acepta. La nueva directiva intenta cambiar el programa de día y hora, algo que indica el desconocimiento total de lo que va adjunto a un programa de radio: el ser fiel a la audiencia con un día y una hora. Cambiar el programa de día indicaría mi salida del programa ya que por mis circunstancias personales con el cuidado de mi padre solo puedo dedicar jueves y sábado la radio.

Ante esta actitud, tomo la decisión de dejar el programa que se sigue emitiendo sin mí hasta la interrupción de la emisión de Frontera Radio por un problema técnico. Pasado el verano y el problema solucionado, la Agrupación Astrónomica no vuelve a la radio a hacer el programa y hace un podcast grabado en un bar que no tiene nada que ver ni con Frontera Radio ni con un programa de radio aunque lleven el mismo nombre que el yo ideé.

Ante esta circunstancia, y es mi opinión personal, yo agradezco la mención por la divulgación de la Ciencia que hemos hecho durante estos casi 20 años, pero yo no puedo estar recogiendo ese reconocimiento con un grupo de personas que ni me valoran todo el trabajo de estos años ni el compromiso de Frontera Radio con ellos, y que se han portado, a mi criterio, tan mal conmigo. Es por eso, la razón por la que no asistiré a dicha entrega del diploma.

A pesar de esto, la emisora comunitaria y yo mismo, seguimos con el compromiso  de seguir divulgando la ciencia a todas las personas que no llegan las redes sociales ni internet. Internet no lo es todo. Lo parece para quien lo usa. Pero no es todo. La radio de ondas hertzianas sigue viva. La Historia ha demostrado que no hay nada ni nadie que pueda vencer a la radio: ni televisión, ni vídeos, ni internet. Nada puede vencer al aparato de radio en la cocina, en el trabajo, en el coche o en la cama. La radio llega a todas las personas. A todas. Sin excepción. No discrimina a quien no puede pagar una línea de internet.

Desde haces unas semanas, emitimos un nuevo programa, en otro formato, con otra esencia, pero que sirve para que toda la audiencia pueda saber y conocer cuáles son los últimos avances que la Ciencia hace en Andalucía. Lo pueden escuchar en El Cuaderno Andaluz que es un programa de radio que se cuelga luego en la red como podscat pero que no deja de ser en su origen y en su esencia un programa de radio que forma parte de una programación en una emisora de Frecuencia Modulada como es Frontera Radio.

 

Un Punto Azul

Un Punto Azul

 

Políticos y catástrofes

Lisbon 1755 tsunami travel times.jpg
De NOAA’s National Geophysical Data Center (NGDC) – NOAA’s National Geophysical Data Center (NGDC)
http://www.ngdc.noaa.gov/hazard/icons/1755_1101.jpg, Dominio público, Enlace

En la ilustración, el epicentro del terremoto de Lisboa de 1755 y el tiempo que tardó el tsunami en llegar a las distintas costas del mundo.

Una catástrofe natural o provocada nos produce reacciones humanas de solidaridad y compasión con las víctimas. Los españoles tenemos experiencias de las unas y de las otras. Las últimas han sido las inundaciones de Mallorca. Una de las reacciones humanas de los políticos es acudir al lugar de la catástrofe. Hemos visto a los reyes, al presidente del gobierno y otras autoridades acudir a los sitios afectados para visitar a las víctimas en estos momentos difíciles; como digo, es una actitud completamente humana.

Pero creo que las emociones, por parte de las autoridades públicas, deben ser controladas y postergar estas visitas mientras los equipos de rescate estén trabajando. Me consta que una visita de una personalidad lleva su corte de personas y según me contaron personas que han trabajado en estas cuestiones, lo único que hacen es estorbar, a pesar, insisto, de la buena voluntad de la visita.

Creo como he dicho antes, que es más adecuado dejar las visitas para más adelante, cuando la zona de catástrofe esté despejada, que hayan pasado ya unos cuantos meses. La visita se agradecerá igual y además servirá para que las autoridades in situ comprueben que todas las ayudas que se prometen han sido cumplidas y conocer de primera mano la impresión de las víctimas sobre la gestión de la catástrofe.

Porque esa es otra. ¿Estamos preparados en España para catástrofes de gran magnitud? Es verdad que no suelen pasar pero ¿y si pasan? ¿Qué protocolos existen para enseñar a la población a protegerse?

No olvidemos que vivimos en zona sísmica. La falla del Cabo de San Vicente está ahí. De vez en cuando se mueve y forma terremotos como el de Lisboa en 1755 con su correspondiente tsunami que arrasó entre otras las poblaciones costeras de Huelva y en nuestra provincia, concretamente a Conil de la Frontera. En Cádiz capital, la ola alcanzó los 5 metros de altura.

También tenemos que estar pendientes de que por nuestros mares (y no sabemos si por nuestras cabezas) navegan barcos y submarinos con armamento nuclear. No me lo imagino: de vez en cuando nos llega alguno a Gibraltar. ¿Qué tenemos que hacer en caso de una alarma nuclear en la provincia de Cádiz? ¿Usted lo sabe? Yo no . ¿Nuestros políticos lo saben? Preocupante cuestión.

Analfabetismo administrativo en España

Oficina - Pixabay

Oficina – Pixabay

El pasado dos de octubre de 2018 entraba en vigor por completo la ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. Sustituye a la antigua 30/1992, que unía (ahora separada por la ley 40/2015 del Régimen Jurídico del Sector Público.

Conocer estas leyes, que parecen más cosa de abogados o funcionarios, es muy import ante para la ciudadanía en general, que a fin de cuentas, va a ser la administrada.

Pero por desgracia, la realidad de cada día nos devuelve una visión muy triste de nuestra sociedad.

Las generaciones de personas mayores de 70 años, por lo general, no han tenido un buen acceso a la educación elemental y tienen grandes dificultades para entenderse con las administraciones públicas.

Pero con terror, los funcionarios vemos que las generaciones más jóvenes, salvo excepciones, vienen mucho peor preparadas.

Uno de los problemas es que no conocen las administraciones que existen ni sus competencias. Cuando tienen una cuestión sobre aguas, viviendas, impuestos,  vehículos, becas, etc… no saben a dónde acudir, si a la administración del Estado, a la Comunidad Autónoma o a los Ayuntamientos.

Pero el desconocimiento de la Administración, ya no es lo peor: la gran mayoría tampoco sabe relacionarse con la Administración. No saben explicarse, no saben expresar que quieren y qué necesitan y el colmo es que no saben ni expresarlo por escrito, que es la manera más usual de relación de la Administración con la ciudadanía.

Hay grandes polémicas sobre la enseñanza de religiones en las escuelas (cosa que por cierto, se hace de manera gratuita en parroquias y mezquitas, etc.), pero ¿nadie se preocupa por una asignatura que eduque a los jóvenes de primaria y secundaria para relacionarse con la Administración, para que sepa, entre otras cosas, aprender a hacer una solicitud, una queja, rellenar un formulario,  un recurso de alzada o de reposición, o simplemente conocer sus derechos y obligaciones?

La ley 39/2015 también trae consigo la administración electrónica, para una sociedad que sabe manejar muy bien un whatsapp o facebook, pero que no tiene ni idea del uso del certificado digital y entra en modo pánico cuando llega a una oficina de la administración y se encuentra con un panel electrónico de citas previas.

Sí, por desgracia, somos unos catetos electrónicos y administrativos, que estamos en gran inferioridad ante la maquinaria de la Administración. Lloramos mucho, nos quejamos más, pero vivimos ajenos a nuestras obligaciones como ciudadanos, entre ellas, conocer nuestras administraciones. Administraciones que nacen del voto en las elecciones. ¿Sabemos realmente lo que votamos? ¿Somos conscientes que diputados y concejales harán las normativas que gobiernen y marquen nuestra conducta en sociedad? ¿Votamos sabiendo lo que hacemos, o votamos por impulsos o markenting electoral?

Por último no olviden una cosa: que el desconocimiento de la Ley, no exime que usted no tenga por qué cumplirla. Reflexionen ante esta pregunta: ¿Desde cuando no lee usted, el sumario, sólo el sumario, del BOE, el BOJA o el Boletín de su provincia?