Gracias Enrique Soler.

Parroquia de San Juan Grande de Jerez

Parroquia de San Juan Grande de Jerez

Todo el conjunto de viviendas de la zona de Puertas del Sur se está constituyendo en uno de los grandes núcleos poblaciones de Jerez. En el extrarradio, sí. Pero a sólo veinte minutos de la plaza del Arenal andando. Es un lugar joven, con la peculiaridad de que los que estamos viviendo aquí no hemos nacido en este sitio como es natural. Por eso, aún falta la raigambre que tendrán sin duda los hijos de todas las personas de aquí, que esas sí se sentirán de verdad de Puertas del Sur.

En esta zona por lo tanto es difícil crear algo. De hecho, no hay asociaciones de vecinos. Y si las hay, servidor no se ha enterado de nada.

Hoy domingo 10 de septiembre, cuando escribo esto, se ha despedido en la misa de once quien ha sido durante mucho tiempo, más de una década si no me equivoco, el párroco de la Parroquia referencia de Puertas del Sur, la Parroquia de San Juan Grande, Enrique Soler.

Sé que no le gustan los halagos, pero hay que reconocer que cuando este hombre llegó aquí se encontró con una parcela llena de hierbajos y le dijeron: ‘Monte usted una parroquia’. Yo le hice una vez esa pregunta, de como se enfrentó a semejante reto y sé que no ha debido ser fácil.

Pero el caso es que hoy se ha ido y ahí están los resultados. Ha creado una parroquia, y no sólo una hermandad, como bien se ha encargado de puntualizar en su homilía. Ha hecho la proeza de reunir a un montón de gente de distinta identidad y reunirla en torno a ese edificio junto al Parque. Y eso que le ha faltado por poner la campana, pero el trabajo ha dado sus frutos.

Enrique ha dejado un buen recuerdo en el barrio. En un tiempo difícil para la Iglesia ha sabido acertar en atraer a la gente, que no es fácil. También ha dejado claro para quien no quiera entenderlo, que las hermandades y cofradías son hoy el vehículo más valioso. que tiene la Iglesia para llegar a la gente. Y ojo, quien escribe esto no es cofrade porque ha tenido otro camino dentro de la Iglesia. Pero no puedo dejar de reconocerlo, con sus luces y sus sombras.

Y mira que yo soy crítico con la jerarquía, que soy muy quejica con la Iglesia, pero tener ese hueco al lado de casa, donde siempre he sido bien recibido,  ha sido todo un regalo, aunque a veces huya del bullicio de comuniones, bautizos, etc… a templos del centro más silenciosos. Son cosas de la edad. Mi etapa mística, que yo le llamo.

Enrique Soler se ha ido hoy – tampoco tan lejos, a Santa Ana – entre los aplausos de la gente que abarrotaba el templo. Unos aplausos merecidos.

Un acto el de hoy que debería ser tenido en cuenta por aquellos que menosprecian a las hermandades en general y a los cristianos en particular. Somos muchos y podemos mover el mundo. Y con personas con Enrique seguro que seremos mucho más. Gracias por tu trabajo realizado para todas las Puertas del Sur, hermano. Por el que se ha visto, pero sobre todo, por el que no se ve.

 

Anuncios

Un Cero para @dentix_es #RoquetasDeMar #Almería – Nada recomendable

Dolor de muelas

Dolor de muelas

Soy paciente de Dentix en Jerez, donde me he gastado una buena pasta (siete mil euros) en arreglarme mi boca destrozada por el bruxismo que se me disparó por las muertes de mi madre y hermana y luego por el posterior Alzheimer de mi padre. Pero la verdad es que han hecho un buen trabajo. No me quejo.

Una de las cosas que me hizo elegir a Dentix fue, la facilidad del aparcamiento en un centro comercial y también que tuviera clínicas por toda España y que no fueran franquicia. A mí, que viajo bastante por Andalucía, me viene muy bien, por si me sale alguna funda o puente andando.

Ya que a mí me fue bien en Jerez se lo recomendé a mi pareja que se hizo en Jerez varios empastes. Pues bien, ahora está destinado en Roquetas de Mar, en Almería, y ha tenido un problema con la muela de juicio. Fue a la clínica recién inaugurada de Dentix en Roquetas y le dijeron que fuera al médico porque tenía infección. El médico le recetó antiinflamatorios y antibióticos y le dijeron que cuando pasara el tratamiento fuera otra vez para extraerle la muela. Pues bien va hoy, y después de tenerle más de media hora esperando a pesar de tener cita, le dicen que no pueden atenderle porque no tienen comunicación con la clínica de Jerez y que sin el historial no le pueden tocar. A ver. En la época del correo electrónico, del whatsapp, del móvil, yo no me puedo creer que en Roquetas sean incapaces de ponerse en contacto con la clínica de Jerez ‘porque no le cogen el teléfono’. ¿No tienen email, el móvil del director, etc? Increíble. Y otra cosa. ¿Para qué quieren el Historial? ¿Pues no le está diciendo el paciente lo que tiene y ellos no lo ven?  Resultado, que mi pareja se ha ido porque no lo atienden a otra clínica, no de Dentix, claro, donde lo han atendido como nuevo y mañana le extraen la muela.

¿Tan difícil era hacerlo? Es increíble como una campaña tan agresiva como es la de Dentix, con continuos folletos en tu buzón de correos, con animarte a hacerte rebaja si llevas a amigos a la clínica, una clínica lo echa todo por tierra por no saber gestionar un problema, y encima, no con una persona nueva, sino con un cliente de años, que por supuesto ha perdido y que no dirá una palabra buena sobre Dentix jamás a nadie.

Queridos hermanos musulmanes (de un cristiano a un musulmán)

Hace unos días, después de los atentados de Cataluña, paré a descansar en el área de servicio de la autopista AP-7 en Manilva (Málaga). Había más o menos 50 coches de marroquíes que regresaban de sus vacaciones. Destino, según sus matrículas: Francia, Alemania, Holanda, Bélgica. Muchos habían pasado la noche al raso. Hacía calor. Había cola en el baño y mientras me lavaba las manos, me llamó la atención un niño de unos doce años en el lavabo de al lado. Se lavó las manos, los pies, la cabeza. Luego lo entendí, no era mera higiene. Lo ví coger su alfombra y ponerse a orar. Estaba amaneciendo. Pensé: ‘Ya quisiera ser yo tan constante y comprometido en mi oración’, puesto que como cristiano suelo orar más cuando lo necesito que a través de una disciplina. Y pensé más. Pensé que realmente entre el niño y yo no había mucha diferencia en lo esencial. Ambos creemos en Dios, en el mismo Dios de Abraham, que también es el Dios de los judíos. Lo que nos separa es meramente cultural, en el sentido más antropológico de la palabra. Yo sé que en mi decisión de creer o no creer en Dios, influye primero mi razón y segundo, el lugar donde vivo. Yo me he criado en un ambiente católico. Pero si hubiera nacido en Alemania, sería protestante. Y si hubiera nacido en Fez sería musulmán. Pero hoy no he venido a hablar de dogmas religiosos.
Queridos hermanos musulmanes: yo no me sitúo muy lejos de vosotros en lo esencial. En el fondo, somos hermanos y yo sé que el Islam es una religión sagrada y respeto vuestros símbolos y costumbres. Creo que la mayoría de ustedes y nosotros lo hacemos. Y sufrimos juntos cuando gente en nombre del Islam o del Cristianismo o del Judaísmo olvidan uno de los mandamientos más importantes de las tres religiones monoteístas: el NO MATARÁS. Sé, que habéis sufrido por las víctimas de los atentados en España. Sé que sabéis que eso, también os hace daño como comunidad. No en vano, es un objetivo de los terroristas: haced daño a la comunidad musulmana para captar adeptos.
Creo que sentís lo que yo siento como cristiano cuando personas con responsabilidad en las comunidades religiosas cristianas esparcen su odio después de los atentados. Hemos visto curas lejanos soltar barbaridades en una homilía. Vemos a otros cercanos soltarlas en sus redes sociales.
Conocemos nuestra Historia. Hoy, autollamados ‘musulmanes’, que no lo son, matan sin escrúpulos y lo justifican en su fe. Aquí en España, hoy la ley no permite matar. Pero no hace mucho, en 1975, una persona católica sentenció y firmó las últimas penas de muerte en España, incluso con la opinión en contra del Papa de Roma. Estamos acostumbrados. También en eso nos parecemos. En nuestra religión tenemos elementos asesinos que si no se les controla, causan daño y muerte.
Queridos hermanos musulmanes de buena fe: tenéis mi apoyo y mi consideración y creo que juntos, judíos incluso, que sufren el mismo problema, porque ser judío no implica compartir las políticas del gobierno de Israel, podemos ponernos de acuerdo en una cosa. Que el Dios en el que creemos es el mismo. Sea Yahvé. Sea Alá. O sea el Dios de los cristianos. Aunque le hablemos en lenguas distintas y con ritos distintos. Pero creo que podemos coincidir en estas palabras de Francisco de Asís: Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Es lo que conozco, mi fe. Pero seguro que en la religión musulmana también hay textos de paz. Assalamu Alaikum.

¿Oh, Dios mío, pero a quién tenía yo metido en mi casa?

La red social más usada en el mundo es sin duda alguna Facebook. La clave está en su sencillez y luego en lo que la gente entendida llama ‘la democratización’, es decir, que todo el mundo puede acceder a ella sin ningún tipo de cortapisas. Se entiende desde el primer momento que la utilizas. Es muy cómoda. Lejos de las complicaciones de Twitter – eso de tener que resumir en 140 caracteres un pensamiento es mucho trabajo para algunos – o de la especialidad de Linkedin que sólo es para profesionales. Ya. Instagram es muy cómoda también. Sólo poner fotos. Pero recuerde. Instagram es Facebook. Al igual que Whatsapp. También muy fácil. Lo van pillando ¿no? Mark Zuckerberg también lo pilló antes que nadie.
Pero por lo fácil nosotros cometemos graves errores. Porque Facebook también tiene funciones algo más complicadas que por pereza no utilizamos. El primero, yo. Una de ellas, es la de agrupar a nuestros ‘amigos’ (para lo que ha quedado la palabra ‘amigo’, ¿eh?) por grupos e ir publicando cosas particulares para cada uno de ellos.
Pero no lo hacemos. Y entonces pasa lo que pasa. Lo hemos podido ver con los atentados en Cataluña.
El primer error mío ha sido tener entre mis amistades a todo el mundo mezclado. Amigos de verdad, familiares, compañeros de trabajo, oyentes de la radio, aficionados a la astronomía, aficionados al reiki, estudiantes de inglés… bueno, a toda la gente con la que me relaciono. ¿Ustedes serían capaz de hacer en casa – si tuvieran sitio – una comida e invitarlos a todos juntos? La que se podía formar por ejemplo, cuando tu cuñado de derechas se encuentra con tu amigo de Podemos, o cuando tu cuñada catolícisima ella se encuentra con tu vecina Testiga de Jehová, o cuando tu erudito cuñado catedrático de Historia se encuentra con tu primo que no sabe escribir sin poner una hache en su sitio. O más fácil, cuando la mitad son del Madrid y la otra mitad del Barcelona, y tú, como yo, sin entender ni jota de fútbol.
Y se forma y se lía.
Ese es el primer error que cometemos. Pero el otro, es aceptar la ‘amistad’ de gente que no conocemos. Así es cuando de pronto te encuentras en tu muro de noticias cosas que no quieres ver, que a otros les gusta, pero a ti no. Y ves mensajes homófobos, machistas, a favor de las corridas de toros, xenófobos, racistas, etc… Es cuando te preguntas ¿Pero a qué gente tengo yo aquí?
Porque encima lo peor no son estas gentes que hablan. Por lo menos son sinceros y se expresan. Pero ¿Y esa legión de gente que tienes ahí callada, mirando lo que haces y que no te dan ni un mísero ‘me gusta’ que no es que sirva para decir que le gusta, sino para darte a entender que te ha leído?
En estos días del atentado, respiré hondo y en el primer día borré de mi muro a más de 60 ‘amigos’. De una tacada. Y no quiero que se enfaden. Sencillamente es que no quiero leer las cosas que ponen. No estoy obligado. Distinto es si me meto en un grupo de política y leo cosas que no me gusta. Bien, ahí he entrado yo porque he querido. ¿Pero en mi muro que es como mi casa? No.
Hay muchas maneras para seguir a una persona sin tener que estar en su exclusivo muro de Facebook. Es seguir tus publicaciones públicas, si las pones o seguir tu página de Facebook, si pasas por caja claro, porque si no, no te ve ni Dios.
Te pregunto yo a ti que me lees ¿te has parado a pensar a quién tienes metido en tu muro – tu casa – y que tiene acceso a las fotos de tus hijos, tus fotos de boda y todas las cosas que compartes en Facebook?

Cuando los comentarios de la gente en las redes sociales destruye tu reputación digital

El oro ha sido siempre en la Historia el símbolo de la riqueza y el poder. Hoy, en estos tiempo de penurias, los inversores regresan al oro en vez de a los ladrillos, pero ha aparecido un nuevo oro: la información.
La información de todo tipo: en forma de datos personales, de comentarios en redes sociales, de puntuación en web especializadas (TripAdvisor, Booking, etc…) o en el buscador de buscadores: Google.
En estos días hemos vivido en Jerez el caso del Hotel Joma donde muchos comentarios de visitantes han destruido toda la reputación digital del Hotel.
¿Llevan razón estos comentarios? No lo sé. Si son tantos alguna razón tendrán. O no.
¿Por qué dudo? Porque los comentarios en una red social no son fiables, nos pongamos como nos pongamos. Hoy todo el mundo puede comentar cualquier cosa y con un poco de suerte, su comentario se hace viral. Para más mala suerte, tenemos en contra la ignorancia de mucha gente. Tenemos que reconocerlo: mucha gente que usa Facebook no sabe leer. Y cuando digo leer, me refiero a comprender lo que se lee. No a unir letras. Se puede comprobar como lee la gente viendo su manera de escribir. Las faltas de ortografía, de expresión, de estructura de las frases, es la norma común en un Facebook cada vez más insoportable de leer. También, hay mucha gente que se cree todo lo que ve en la televisión, todo lo que escucha en la radio o todo lo que lee (por desgracia en lo único que leen al día: el Facebook o el Whatsapp, por cierto, del mismo dueño ambos).
Es que lo pone en el Facebook pontifican algunos. Como si eso fuera patente de corso. Se ha perdido la capacidad crítica de la persona para averiguar si la información que le llega es verdadera o falsa.
¿Y qué hacer ante esta jungla de comentarios que están haciendo mucho daño tanto al sector hostelero como al comercial en general?
Primero, la regulación de todo esto a través de la Ley. Así es como se hacen las cosas en un estado de derecho. Es el Gobierno el máximo responsable de todo lo que ocurre en este país. Y en este caso, lo es también por no haber tomado antes cartas en el asunto.
El Gobierno tiene que tomar medidas para los comentarios que se hagan en las distintas webs sean fiables. Es muy fácil.
Primero, acabar con el anonimato. Si alguien por comentar algo negativo tiene miedo a represalias debería denunciarlo a la policía. Los comentarios anónimos pueden ser falsos y hacen mucho daño.
Segundo, si yo quiero hacer un comentario sobre un determinado establecimiento tengo que demostrar que yo he estado allí. A través de la oportuna factura del servicio o la hoja de reclamaciones que haya puesto. No vale una queja en una web. Lo que vale y es serio es una hoja de reclamaciones.
Los comentarios pueden ser negativos y tener razón. Y no tenerla y la verdadera razón es hacer daño, chantajear al hostelero o simplemente hundir a la competencia.
Los comentarios también pueden ser positivos y falsos. Yo puedo animar a mi familia y amigos a comentar que mi restaurante es el mejor de todos.
Insisto, hace falta un control, pero las webs no van a tolerar tanta traba ni tanto control (ya les digo, la información es un negocio). Pues si no cumplen la ley y siguen permitiendo este caos, se las bloquea al igual que se hace con las páginas de descargas ilegales.
Yo, soy Local Guide 5 de Google. ¿Eso qué es? Dirán ustedes… Mi móvil me avisa de en qué establecimientos he estado y me pide una valoración de una a cinco estrellas, que haga un comentario y que suba fotos. Lo suelo hacer y me gusta. Por eso he llegado al nivel 5 y quiero pasar al 6. Porque no hay nada mejor para nuestro ego que creernos que nuestras opiniones son importantes. Influencer nos llaman ahora.
Una pregunta para terminar: ¿Quién soy yo para que ustedes crean que lo que yo digo es verdad?
Ya de como proteger nuestra reputación digital, hablaremos otro día.

#Cádiz y #Huelva: un monstruo sísmico puede venir a vernos.

TERREMOTO DE LISBOA DE 1755
Lisbon 1755 tsunami travel times
By NOAA’s National Geophysical Data Center (NGDC) [Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons

Casi todos mis pánicos infantiles vienen de los cuentos o de las películas de Hollywood. Uno de los miedos más grandes que tenía de pequeño eran los terremotos. Cuando tuve uso de razón, me di cuenta, con gran desazón, que ese miedo no era tan irracional. Aunque los terremotos siempre ocurrían en países lejanos, el riesgo de un terremoto en Jerez y por ende, en la provincia de Cádiz, no es tan improblable.

Nos lo cuenta la Historia. El 1 de noviembre de 1755 hubo un gran terremoto en Portugal, que destruyó su capital, Lisboa. Pero el terremoto tenía su epicentro en el mar y produjo el consiguiente maremoto que llegó a nuestras costas. En Cádiz, el mar alcanzó una altura de doce metros. La costa gaditana y onubense y pueblos como Conil o Isla Cristina fueron parcialmente borrados del mapa. De ahí que el Conil de hoy, se encuentre tan lejos de la playa.
El causante de todo esto es una falla geológica. Nos cuenta la wikipedia:

La falla de Azores-Gibraltar o falla transformante de Azores-Gibraltar, llamada también Zona de falla de Azores-Gibraltar, es una gran falla geológica que se extiende hacia el este desde el final del “rift” de Terceira en las Azores, prolongándose hacia el estrecho de Gibraltar hacia el mar Mediterráneo. Esta forma parte del límite de placas entre la placa Euroasiática y la placa Africana. El tramo situado al este del estrecho de Gibraltar está pobremente estudiado y es habitual considerarlo un límite “difuso”. En algunos puntos cerca de la península itálica algunos geólogos creen que la falla conecta con una zona de subducción donde la placa africana está subduciendo lentamente por debajo de la placa euroasiática.

La falla se mueve de forma lateral aproximadamente a un ritmo de 4 mm anuales, pero en los segmentos orientales aparecen puntos en compresión.

Resumiendo: el monstruo está ahí escondido, agazapado, moviéndose de vez en cuando, dándonos algún sobresalto frente al Cabo de San Vicente. Que parece que está lejos. Pero en la esfera terrestre no hay nada lejos y no existen las fronteras humanas.

Todo esta introducción viene a colación de lo que quieren hacer con el gas en Doñana.
Según la organización ecologista WWF la empresa Petroleum Oil & Gas España, filial de Gas Natural-Fenosa, quiere convertir el subsuelo de Doñana en un almacén de gas. Además, pretende abrir de 14 pozos de extracción y 20 kilómetros de nuevos gasoductos, transformando para siempre el espacio natural más emblemático de nuestro país en un complejo industrial.
Según otra organización ecologista de prestigio, como es Greenpeace nos dice que Doñana es una de las joyas de nuestro país. Protegida desde 1969 y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga especies como el amenazado lince ibérico, el águila imperial o la cigüeña negra. Además, seis millones de aves paran en Doñana cada año en sus épicas migraciones entre Europa y África. Dunas, marismas y grandes extensiones de bosque y matorral conforman un conjunto de ecosistemas único.

El proyecto de Gas Natural autorizado por el Gobierno central dentro del Espacio Natural de Doñana pone en riesgo la biodiversidad y el futuro de este espacio protegido. Y viene precedido por casos como el de la Plataforma Castor, creada también para almacenar gas y que produjo más de 500 terremotos y una indemnización con dinero público a la compañía de casi 1.400 millones de euros. Además, supone seguir apostando por un modelo energético basado en combustibles fósiles que alimentan el cambio climático.
El mismo Defensor del Pueblo Andaluz pide una evaluación de los riesgos de estas instalaciones en Doñana, tanto para el mismo parque como los posibles efectos sísmicos que pudiera producir.
Ya entre Castellón y Tarragona, fue paralizado el Proyecto Castor por la aparición de sismicidad.
A mí como habitante de la zona que quieren que les diga. No quiero alarmar a nadie, pero me asusta y me retrae a mis miedos infantiles.
¿Y si con estas operaciones en Doñana – aparte del posible daño ambiental al Parque que ya es grave – ‘despertamos’ al monstruo de San Vicente? ¿Y si se provoca un terremoto de las dimensiones del de Lisboa? ¿Alguien puede garantizar que no va a ocurrir? ¿Cómo podríamos creerle?
Y voy a entrar en la segunda parte de todo esto. ¿Conoce usted, amable lector o lectora, cuáles son las medidas que tomará el Gobierno de la Nación en caso de un terremoto? ¿Están los servicios sanitarios y de protección civil preparados para un evento de esta magnitud? Y lo peor ¿le ha explicado a usted alguna vez alguna autoridad gubernamental, ya sea en los colegios, anuncios de tv u otro medio de comunicación cómo debemos actuar los gaditanos en la provincia de Cádiz en caso de terremoto o maremoto?
Y ahora, la tercera parte. ¿Está nuestro parque de viviendas para aguantar un terremoto mediano? Seguro que hay que hay hoy una legislación para ello, pero pienso en ciudades como Jerez o Sanlúcar donde existen viviendas apuntaladas o en Arcos de la Frontera dónde hay muchas viviendas con problemas por los deslizamientos de terrenos.
Ojalá que este artículo sirva para tomar conciencia y que no tengamos que decir nunca – si podemos – lo dijimos en su día.

La conciencia del Sr.Diputado o Diputada

conciencia.jpg

Telita con el tema de la maternidad subrogada. O vientres de alquiler. No, no voy a hablar de ello, porque no tengo una opinión formada. Unas veces pienso una cosa y otras pienso lo contrario.
Sin embargo, si me preocupa otra cuestión.
El Partido Popular en sus nuevos estatutos permite el voto en conciencia de sus diputados para supuestos éticos muy concretos y de forma excepcional.
A mí me preocupa mucho esta decisión del PP o de cualquier otro partido: que deje a la conciencia de sus parlamentarios decisiones importantes para la ciudadanía.
Porque miren ustedes. Yo conozco y sé – más o menos, porque cuando te traicionan te llevas la sorpresa – la ideología, el pensamiento, que defiende un partido político pero no sé que hay en la conciencia de cada diputado o diputada que está en el Congreso.
Aquí en España votamos a listas de personas para el Congreso de los Diputados. Y votamos a personas en concreto para el Senado, pero bajo la sigla de un partido.
Así que eso de la conciencia del diputado, de la diputada, del senador o senadora a mí no me vale, porque no las conozco.

A partir de ahora, si esto puede ocurrir, el que algún representante público puede votar por lo que le dice su conciencia, exijo como elector que en las próximas elecciones, los partidos políticos cuando informen de los curriculum vitae de las personas candidatas también nos digan cuales son sus conciencias. Quiero saber si el candidato o candidata pertenece a una religión en concreto porque esto hace mucho para construir su conciencia. Quiero saber si por ejemplo, en sus prioridades está el hacer más caso a la una Ley Ordinaria que al mandado de su líder religioso, sea el Papa o sea un imán.
Quiero también saber lo que le dicta su conciencia en temas como el aborto, la eutanasia, la homosexualidad, las corridas de toros, la cacería, y así no pararía. Quiero un test de conciencia. Porque si ellos van a votar en conciencia, yo quiero votar también con la mía.
Todo esto se solucionaría con listas abiertas, pero eso… ya sería para otra columna de opinión.

La homofobia callada: el silencio te hace cómplice

En mi blog

http://36norte6oeste.blogspot.com.es/2017/06/la-homofobia-callada-el-silencio-te.html

Cada vez hay más maricones y lesbianas

En mi blog

http://36norte6oeste.blogspot.com/2017/06/cada-vez-hay-mas-maricones-y-lesbianas.html

Padres, perdónales porque puede que no sepan lo que hacen.

“Pero los católicos especialmente lo tienen muy difícil para encontrar el silencio y el desierto. Son muy pocos los templos de Jerez donde puedes encontrar ese momento de recogimiento, de encontrarte con el Dios Padre frente a frente en el momento de la Oración. Los templos son invadidos por gentes escandalosas, ruidosas, que no respetan el silencio de este tiempo sagrado.”

Sigue en mi blog…