Por qué jamás voy a volver a comprar un producto de CANON @Facua #Drivers

Canon escáner lide 35

Canon escáner lide 35

 

Resulta que tengo un escáner Canon modelo CanoScan Lide 35. Es un buen escáner y hace tiempo que lo tengo. No es yo que escanee mucho, pero a veces lo necesito. Ya hacía tiempo que no lo cogía y hoy me ha hecho falta escanear una cosa urgente y he tenido que instalarlo porque cambié de ordenador y …. ¡SORPRESA! No hay drivers para windows 10 ni windows 8.

¿Cómo una empresa seria como Canon puede dejar a sus clientes tirados de esta manera con sus productos?

¿Qué hago ahora con el escáner? ¿lo utilizo de plancha?

Por supuesto esto hace que no vuelva a pensar ni loco en comprarme otro producto de Canon. Tengo este escáner y una cámara de fotografía digital ya un poco antigua, pero que hace buenas fotos.

¿Estamos ante un caso de obsolescencia programada? ¿A qué espera Canon a actualizar los drivers de sus productos? ¿Tengo yo que esperar? ¿O me tengo que comprar un escáner nuevo?

Menos mal que tengo cabeza para pensar y he podido utilizarlo aunque no con todos los recursos que podría en Ubuntu. O sea, para quien lea esto, en Ubuntu con la utilidad Simple Scan , podéis seguir aprovechando vuestro scan. Y supongo que sí investigo más, incluso podré cambiar la resolución. Ahora mismo, con Ubuntu la resolución para un documento es aceptable.

Lo dicho. Defraudado total con el servicio de mantenimiento de dispositivos de Canon.

La palabra ‘cáncer’ en el lenguaje de la comunicación – Día Mundial contra el cáncer 4 de febrero

Asociación Española Contra el Cáncer
Somos muy dados a utilizar la palabra ‘cáncer’ – a mí mismo se me escapa, aunque cada vez menos – cuando tenemos que referirnos a algo negativo, a algo que destruye algo. Un buen ejemplo sería la frase ‘La corrupción es el cáncer de la política’ para explicar que la corrupción está destruyendo a la política desde su interior.
Sin embargo, no somos conscientes que cuando utilizamos la palabra ‘cáncer’ nos pueden estar leyendo o escuchando familiares o personas enfermas de cáncer. Hay que tener más sensibilidad con ellos porque la enfermedad del cáncer no tiene por qué significar necesariamente la muerte.
Hoy, el cáncer se cura en la gran mayoría de los casos, gracias a los adelantos médicos y sobre todo, a la prevención.
Así que no siempre ‘cáncer’ tiene que ser algo negativo. Muchas veces el ‘cáncer‘ es el triunfo de la ciencia sobre la enfermedad, que es el mensaje que hay que transmitir con más fuerzas, no sólo el negativo.
Y también ya de camino, aprovecho esta llamada de atención para utilizar la palabra ‘cáncer’ cuando haya que utilizarla.
Estamos en las mismas que en el caso anterior si para definir la enfermedad del cáncer utilizamos expresiones tales como ‘murió de una larga enfermedad’ o bien, en el lenguaje más coloquial de la calle: ‘tiene una cosa mala’.
Al cáncer no hay que esconderlo. Esta ahí y hay que llamarlo por su nombre. Pero en su justa medida. El cáncer se puede curar. Ese es el mensaje. Quien escribe esto es socio de la Asociación Española contra el Cáncer y durante la enfermedad de mi hermana, tuve que padecer como ella soportaba el trato que los medios de comunicación dieron a  la enfermedad de Rocío Jurado y Rocío Dúrcal, ambas enfermas en 2006.

Corren malos tiempos para la lírica en #Jerez

Música
No llego a comprender lo que ocurre con el Teatro Villamarta y con la Banda Municipal de Música.
Sí, sé que son cuestiones administrativas – y de eso sé un poco – . Sé que hay que cumplir leyes, normas, y tal… pero ¿Quién hace las normas? Las normas y las leyes no nacen por sí solas.
Si las cosas no se pueden hacer por justicia porque una norma o ley lo impide, hay que cambiarla.
Si los políticos que gobiernan o han gobernado el ayuntamiento de Jerez son compañeros de quienes están en los parlamentos ¿qué hacen que no cambian las leyes?
Como digo, no entiendo como puede pasar lo que pasa con el Teatro Villamarta y la Banda Municipal de Música de Jerez.
Lo único que acierto a entender desde mi ignorancia política en este tema es que también existe un mucho de desconocimiento cultural por parte de los gestores encargados de que teatros y bandas de música no se mueran.
Yo no entendería mi vida sin la música: la música en todo su universo. ¿Escucha música usted alguna vez? Seguro que sí.
Quizás el desconocedor ignora que por haber distintos tipos de música, tiene que haber distintos tipos de personas. Quizás piensen que un concierto de Pablo Alborán puede ser más importante que una banda de música tocando Paquito el Chocolatero.
Lo que realmente no saben – pienso – es que el arte es vital. El arte hecho música es esencial. Ignoran también el trabajo de la gente. Sólo ven los titulares de los periódicos o de los grandes medios que les marcan la política a seguir. Sólo escuchan a los asesores que les doran los oídos pero nunca les dicen la verdad como el niño de Andersen al Emperador cuando le dijo que iba desnudo.
El desconocedor ignora cuánto sabe de música y de teatro Jerez. No se puede ni imaginar que haya mujeres mayores, que sin apenas leer o escribir están deseando escuchar el Lago de los Cisnes – quizás más conocido por el ignorante – u obras más distintas como el Vals nº2 de Shostakovich o La Polonesa de Chopin.
No saben cuánto disfrutan los jerezanos y las jerezanas con las zarzuelas, como les gusta brindar con el vino de Jerez en  Don Gil de Alcalá. O brindar con la zarzuela Marina. O brindar con La Traviata. O te cuentan como disfrutaban de pequeño con los ases líricos. ¡Será por brindar!
Yo lo vivo todos los sábados. Es mi experiencia. La música, la ópera, la zarzuela, el teatro como arte. Como necesidad vital. Necesitamos comer, beber, dormir… y arte. Necesitamos arte. Sin arte nos embrutecemos y nos lleva la civilización a la barbarie.
Yo no me fío de los políticos que dejan caer a los creadores del arte. Los creadores del arte: desde quien trabaja para mantener a un teatro a quien está sobre las tablas. Desde quien compone una partitura a quien toca un instrumento musical. ¿Pueden tener una idea de cuánto esfuerzo conlleva eso?
Defendamos a los profesionales de la música, de las escena, del canto. Para mí son tan importantes como la Policía. ¿Que pueden pensar que estoy exagerando? No lo sé.  Yo sé que sin ellos mi vida sonora estaría hueca. Quizás como la política que nos deja sin arte.

El desprecio de Rajoy al Jefe del Estado: Mariano no merece una segunda oportunidad.

Creo que no se le ha dado la importancia que se le tiene que dar pero lo que ha hecho el presidente en funciones Mariano Rajoy es muy grave en política. El hecho de que Don Mariano haya declinado aceptar la propuesta del Rey para que se presentara como candidato a la Presidencia del Gobierno podría entenderse como un desaire a la Corona, dejando a ésta en muy mal lugar. Rajoy le ha venido a decir a Felipe VI que se equivoca con su decisión de presentarle a él y que busque a otro.

Pues no sé hasta que punto el Rey tiene independencia en esto, pero no debería volver a presentarlo más como candidato. Si le dice una vez que no, ¿para qué insistir? 

No se debe jugar con las instituciones como herramienta política. Y si el Rey te propone, pues te presentas. ¿No es Mariano Rajoy el máximo defensor de la Constitución del 78? Pues venga, apechuga con ella, y te presentas, y no creas una situación harto incómoda para el Rey y sobre todo, para España.

Lo que le pasa a Mariano, es que todavía no ha asumido el resultado de las elecciones, y bien haría cualquier partido que con sus apoyos implícitos o tácitos, permitieran formar gobierno al Partido Popular, exigir que Mariano Rajoy no fuera el candidato a la Presidencia del Gobierno. Si ya dijo que NO al Rey ¿por qué no tomarle la palabra?

La palabra periodística como instrumento de guerra

También hoy, todos los días, en los telediarios, en los periódicos, vemos que hay guerras, destrucción, odio, enemistad. Y también hay hombres y mujeres que trabajan mucho —¡pero mucho!— para fabricar armas para matar, armas que al final se manchan de la sangre de tantos inocentes, de tanta gente. ¡Hay guerras! ¡Hay guerras y está la maldad de preparar la guerra, de hacer armas contra el otro, para matar!

Pero, también están los que sacan a pasear la lengua y hacen la guerra, porque la lengua destruye, ¡hace la guerra!

Homilías de Santa Marta del Papa Francisco

Sabias y certeras las palabras del Papa Francisco. Salidas de su boca, sin el filtro de quienes tienen el don de interpretarlo todo, de darle la vuelta a las frases, a las palabras, para que parezca que el Papa ha dicho lo contrario de lo quiere decir.

Hacer la guerra con la lengua, con las palabras. ¡Estamos tan acostumbrado a verlas en los medios de comunicación! Desde la televisión, desde la radio, desde la prensa escrita, se lanzan palabras que sólo crean discriminación, odios, rencores… en resumen, la guerra. Esa guerra que no tira bombas, pero que hace que otros las tiren. Esas lenguas que como espadas afiladas apuntan al objetivo, para que otros disparen.

Disparen con balas o disparen también con palabras.

Porque la palabra que es instrumento de paz también puede ser instrumento de guerra.

Especialmente es preocupante el uso de la palabra en aquellos que se autodenominan católicos. Palabras que son utilizadas políticamente por el predicador periodista de turno según su conveniencia. ¡Claro que un comunicador/a católico tiene que utilizar la palabra para hacer política! Ya lo decía el Concilio Vaticano II.  Foméntese ante todo la prensa honesta.  Pero para hacer política de la buena, la política de los cristianos: políticas para la paz, políticas para la concordia, para la misericordia, para la igualdad, para el compromiso con los más pobres. Palabras que luchen contra los desahucios, contra el paro, contra las políticas que crean refugiados e inmigrantes, contra el machismo, contra la violencia terrorista contra la mujer, contra la homofobia, contra la explotación laboral y sexual infantil, etc… ¡son tantos los frentes que tienen las guerras!

Pero, como alertaba, hay comunicadores católicos especialistas en estas guerras. Desde sus atriles televisivos, radiados, escritos o de internet, arengan a las masas – algunos hasta con gritos y golpes en la mesa – contra quienes defienden la justicia social. Se ponen del lado del Poder, de quien hace políticas contrarias al Evangelio en las que ellos ‘dicen’ creer.

Son como ovejas disfrazadas de lobos. Con perfume a incienso, rodeados de una falsa santidad farisaica pero que distorsionan el mensaje de Jesús de Nazaret y que yo les recuerdo con las palabras de este Papa al que ellos suelen castigar con el desprecio de la ignorancia en sus comentarios. Palabras sueltas, limpias, sin filtros y certeras que deja muy claramente a cada cuál en el sitio que ha elegido estar.

Presentación en #Jerez de ‘Fuga a Titán’ del miembro de la AAMagallanes y @unpuntoazulES Avelino Sáez.

Fuga a Titán

Por fin llegó el día, 28 de enero de 2016, en el que se presentó en público en Jerez, en la Fundación Caballero Bonald, y presentado por Josefa Parra  el libro del compañero de la Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes y colaborador del programa de radio Un Punto Azul que hacemos en Frontera Radio sobre astronomía, astronáutica y ciencias del espacio, Avelino Sáez.

Ya me leí hace unos días el libro. ¿Leí o me devoré? Más bien lo segundo. Tenía en cuenta que ya llevaba prejuicios en torno al libro: conocía perfectamente a su autor. Lo cual luego no me sirvió para nada porque me sumergí en la historia de la novela y el protagonista Julius ya lo llenó todo y me olvidé de Avelino.

Sorprendente es la portada. Color naranja llamativo y los dibujos de la portada de Miguel Ángel Sáez, hermano de Avelino, nos lleva a aquellos antiguos libros que leíamos en nuestra juventud los que como yo hoy tenemos 50 años.

Fuga a Titán es un libro de aventuras. Es un libro de ciencia ficción. Es un libro de Geografía. Y es un libro que son muchos libros. Mientras leía me han llegado recuerdos de Julio Verne: De la Tierra a la Luna. Miguel Strogoff. Héctor Servadac. Paisajes extraterrestres sin marcianos. Guerras. Peleas. Y ciencia ficción en su máximo significado: ciencia inventada, que muy bien podría ser verdad.

Es una novela de nivel. Quiero decir: no es una novela simple. Está elaborada y muchas veces te tienes que parar a ver de qué personaje histórico o mitólogico se está hablando. No de todo se acuerda uno. Y otras cosas no las sabes.

Con Fuga a Titán está claro que te va a refrescar la memoria de la filosofía y muchas más cuestiones y por otro lado va a hacer que aprendas. Que eso es como un bonus en los juegos.  Lo pasas bien leyendo la aventura y de camino, aprendes.

Los dibujos del interior del libro son geniales, tanto como verlos nacer en un papel en blanco el día de la presentación del libro. Mientras el autor hablaba, detrás suya en la pantalla, como pueden ver en el vídeo, Miguel Ángel Sáez les daba vida. En esta obra, no ha hecho falta imaginar a los protagonistas: los ves dibujados y eso, me llevó también a mis tiempos de las historias mitad novelas, mitad comics de la Editorial Bruguera que me aficionaron a la lectura.

Los dibujos como antaño, llevan una frase de la novela. Me vi buscando, como si tuviera doce años entre las páginas donde quedaba la frase para ponerle la imagen que me daba el dibujo.

Fuga a Titán, insisto, es una novela de aventuras. Pero sobre todo es un homenaje a las novelas de aventuras. Con una trama entretenida y una estructura peculiar, es de las novelas que terminas. Y dices: me he gastado el dinero, pero ¡la he disfrutado! Y en eso consiste leer una novela, en disfrutar ¿no creen?. Hagánme caso. Léanla.

En Jerez lo puedes comprar en las librerías La Luna Nueva o Librería Agrícola. O a través de la Editoria Mayi en ediciones@edicionesmayi.com

Vídeo de la presentación:

 

Yo, que viví en un gallinero… #5MillonesAlGallinero

Gallinero del Congreso de los Diputados

Gallinero del Congreso de los Diputados

Yo siempre he estado muy orgulloso de mi padre. A pesar de haber empezado a trabajar con siete años cuidando vacas y aprender a leer con veinte años en la mili, toda su vida se la ha llevado trabajando en un gallinero. De los de verdad, de los que tienen gallinas.
Yo, con mucho orgullo ponía siempre en los papeles de colegio que la profesión de mi padre era ‘avicultor’.
Cuando tenía doce o trece años y estaba de vacaciones iba a ayudarle. A regañadientes, que todo hay que decirlo. Subía los huevos de los ponederos bajos a los de arriba, para que él rellenara los cartones de huevos sin doblar la espalda, jodida por una hernia de disco.
Le ayudaba a echar el pienso a las gallinas.
Es curiosa la gallina. Es un animal al que se la tilda de cobarde, pero no lo es. Sólo evita los peligros. Y eso en la Evolución darwinista es muy importante
Sin embargo, tienen un gran sentido del equipo. Era entrar en el gallinero y producirse un sonido sepulcral, hasta que me reconocían y se ponían todas a cacarear.
Supongo que por eso se le llama gallinero a las partes altas de los teatros. O a la parte alta del Congreso de los Diputados, donde PP. PSOE y Ciudadanos han decidido mandar a la tercera fuerza política del país: Podemos.
Los gurús de la comunicación, de las redes sociales, curadores de contenidos, analistas, politólogos, asesores y bla bla bla que trabajan al servicio del poder de los aparatos de estos partidos no han estado acertados. No han sabido prever el efecto boomerang de mandar a Podemos al gallinero. O puede que si lo supieran, pero estos gurús, al igual que las gallinas, no por cobardía, sino por no correr riesgos y que alguien decida prescindir de sus servicios, se han callado y no han dicho ni ante esta decisión tan desacertada. Que mi sueldo depende del político ¡oigan! No hay que contradecir nunca a quien te paga.
El gallinero del Congreso es el sitio de los invisibles. Eso pensarían los del búnker, como les llama Pablo Iglesias. Y como estos son novatos, no se van a dar cuenta, siguieron pensando. Qué torpeza enviarlos allí: ¡a los que fueron capaces de saltarse las vallas y la ley mordaza y entrar en el Congreso con la fuerza de los votos!
¿Saben ustedes lo que les pasaba a las gallinas del gallinero de mi padre que estaban más arriba?
Que eran las más limpias. Las que bebían el agua con más calidad. La que lo veían todo antes que nadie. Las que callaban cuando entraban quienes les ayudaban y las que cacareaban cuando algo les molestaba. ¿Y saben ustedes lo que les pasaba a las gallinas de abajo? Que les caía el agua sucia, alguna mierda que otra que iba con mala puntería y algún que otro huevo que tampoco cogía su camino. También eran las primeras que iban fuera por si hacía falta hacer un caldito de ternera al más estilo Villalobos.
Mandar a Podemos al gallinero ha sido una rabieta, un no os soportamos aquí dentro. Un no me toquéis los huevos que teníamos aquí tan tranquilamente puestos. Un no me jodáis con pactos que me hacen sentir incómodo.
PP, Ciudadanos (que ha aprendido muy pronto) y aún más el decepcionante PSOE, se han equivocado y sobre todo a la militancia socialista – la poca que queda ya – le ha sentado muy mal este insulto y provocación a Podemos.
Sólo falta que el Presidente del Congreso, Patxi López dijera lo que su homólogo del PP, Federico Trillo: ‘Manda huevos’. Creo que no va a hacer falta. Les van a caer huevos virtuales desde todas las alturas del hemiciclo. Y aunque la gente no los vea en la cámara de televisión, se enterará. Se enterará. Claro que se enterará. Porque hoy la gente ya no ve – nunca lo vió creo – un debate en el pleno. Hoy ve vídeos cortitos que corren por Facebook, Whatsapp, o Telegram. En eso Podemos son expertos. A ver quién del búnker va a ser capaz de pararlo.

Acabo de poner una queja al Defensor del Pueblo Andaluz por el Hospital de #Jerez

queja

Acabo de poner una queja al Defensor del Pueblo Andaluz por el Hospital de #Jerez.

Por no contestarme a una reclamación que le hice el 18 de noviembre de 2015.

Estimado señor Defensor del Pueblo Andaluz: el pasado 18 de noviembre de 2015, presenté una reclamación a través de la plataforma telemática del Servicio Andaluz de Salud, al Hospital de Jerez, por no darme cita médica para analizar una radiografía que me hice el 21 de agosto de 2015 (cuya copia adjunto). Al estar hoy a 24 de enero de 2015, y habiendo pasado un plazo considerable para que se me responda, es por lo que presento la presente queja ante Usted por no haber sido contestada mi reclamación. Ya es bastante con el dolor y el adormecimiento que sufro en mi brazo, sino la sensación de qué no le importas nada a la administración cuando reclamas y no te contestan. Muchas gracias por su atención. 

A ver si consigo solucionar algo. Lo que estoy seguro es que ni no te quejas, no solucionas nada. Para eso tenemos las instituciones.

Postureo cofrade

Teatro Villamarta de Jerez: Fotografía La Voz del Sur.

Teatro Villamarta de Jerez: Fotografía La Voz del Sur.

Uno de estos días, zapeando, me encuentro en una televisión local a un señor repeinado y engominado, diciendo no sé qué de que alguien quería que hablara en nombre de los cofrades y los cristianos. Dí un respingo. ¿Perdone? ¿de los cristianos? ¿Quién puede tener la osadía de hablar en nombre de miles de personas? Menudo disparate, sobre todo cuando lo escucho durante la Semana de Oración por la Unidad de las Cristianos. Buena puntería la del caballero que pensó tal cosa. ¿Eso es trabajar por la unidad? . No sé que pensarán por ejemplo, el resto de cristianos de Jerez que no son católicos, como los evangelistas.

Miren, yo agradecería de una vez que nadie se tome el poder de hablar por mí. No ya como cristiano, si no como persona. Los vecinos de La Granja dicen que… no, no. Será que la asociación de vecinos de La Granja dice que… porque yo soy vecino y no he dicho ni mú. Es sólo un ejemplo, y a este señor del que se hablaba le pasó lo mismo.

Que hable en nombre de los cofrades… pues ya es cosa de ellos, del mundo cofrade, que como cristiano y como católico (un grupo más dentro de los cristianos) no consigo entender. En pillarle el punto. ¡Y mira que me esfuerzo! Pero mi intelecto no llega. Consigo emocionarme con un paso en la calle, con la mezcla del olor a incienso y azahar y con la música de los pasos de palio. Sé que es una experiencia única de oración quedarse delante de cualquiera de las imágenes de la Semana Santa andaluza y jerezana, en silencio, ahí, sólo, entregado nada más a lo que Dios te haga escuchar.

Pero cuando llegamos a los atriles, al pelo engominado, a la medalla, al traje de chaqueta, a mi hermandad como si no existiera otra y a hacerme especialista en cotilleos de estrenos, elecciones, cambios, capataces, maneras de cargar, bandas de música,  etc… y no escuchar a nadie hablar del Evangelio, me pierdo.

Quizás el origen de este postureo – porque es eso, postureo -, esté en que las cofradías se han quedado sólo en la imagen y olvidaron el contenido. Por desgracia, las imágenes sólo nos traen una parte de la vida de Jesús: la Pasión, la Muerte y la Resurrección. Por cierto, ésta última, una imagen sola y  que la gente suele pasar olímpicamente de su procesión.

Se echa en falta el resto de la vida de Jesús: sus parábolas, sus milagros, sus enseñanzas. Eso le falta a la Semana Santa jerezana cofrade: le falta el Jesús vivo y le sobra postureo.

Pero el postureo llega a su máximo exponente en algo que todos los años me pregunto el porqué. Una de las actividades públicas primeras de Jesús fue perderse en el Templo y hablar con los doctores de la ley. No fue casualidad perderse allí porque el Templo era su casa. Me pregunto por qué en Jerez un acto como es el comienzo de la Semana Santa Cofrade empieza en un teatro. Teatro público a más señas: El Teatro Villamarta. Qué ganas de andar enredando de nuevo con lo religioso y lo laico. Me pregunto por qué para este acto – el pregón – se deja la casa de Dios y se van al Teatro. Pues no lo sé. O no quiero saberlo. Quizás es que es otro factor más del postureo, porque el postureo en el Templo queda mucho más feo. Pero se corre un riesgo. Que cuando un acto religioso no se hace en el Templo – o incluso en la calle – y se hace un Teatro, deja de ser un acto religioso para convertirse también en una obra de Teatro. En postureo. En teatro, en puro teatro.

Cuando Jesús de Nazaret salió del armario #EvangelioGay

jess-the-miracle-maker-7-728
Comienzo una serie de comentarios sobre los evangelios leídos en las misas católicas los domingos. Todo ello desde una perspectiva homosexual. Jesús habla a cada persona y cada persona escucha desde su experiencia de vida. Con el hastag o la etiqueta #evangeliogay podrán encontrar estos comentarios sin olvidar a toda la comunidad #lgtb
Domingo Tercero del Tiempo Ordinario Ciclo C – 24 de enero de 2016
Lc 1,1-4;4,14-21 En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la
fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca.
Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret,
donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre
los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron
el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje
donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque
él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los
pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la
vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de
gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le
ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él
se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de
oír.»
Esto sí que es una salida del armario en toda regla. Jesús, ante la comunidad y las miradas atónicas y estupefactas de quienes les estaban escuchando leer la lectura de Isaías, proclama nada más y nada menos, que Él es el Mesías que estaban esperando.
Esto se lo tomaron como una afrenta y un acto de egolatría mayúsculo, porque en cierto modo, sucede igual cuando una persona homosexual dice en público ‘Soy gay’, o lesbiana, transexual, bisexual.
Decirlo es un acto de valentía y cada cuál tiene su momento porque cada cuál tiene su circunstancia familiar, personal, laboral, etc.
El momento de Jesús fue ese, en la sinagoga.
¿Cuándo tenemos que hacerlo los homosexuales? ¿Debemos elegir decirlo en público? ¿a poca gente?
La salida del armario tiene que ser meditada. Tienes que saber las consecuencias que eso van a tener. Medirlas.
Jesús se arriesgó y las consecuencias todos sabemos cuáles fueron. Pero Jesús era Dios. Nosotros sólo somos simples humanos.
Salgamos del armario cuando cada cuál lo quiera.
Salvo dos excepciones. Las personas que tienen una posición pública, son conocidas por mucha gente, si deberían salir del armario con más razónes que el que a nadie le conoce.  Porque pueden ser ejemplo y ayudar a los demás a dar el paso.
Y otra excepción. Yo no soy partidario del outing, es decir, sacar del armario a la gente a la fuerza. Pero en casos de homofobia, donde el homófobo resulta ser homosexual y dedica su vida a condenar una homosexualidad que no asume desde su atril de ministerio consagrado o desde donde sea que tenga voz pública, sí estoy de acuerdo. A estos pienso que hay que sacarlos del armario a empujones. Por lo menos para que callen y no hagan más daño y se hagan más daño.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.485 seguidores