¡Nos robaron las estrellas! – #Perseidas2018

Contaminación lumínica

La Península Ibérica de noche. La luz contaminante es patente.

Llega mediados de agosto y como siempre, saltan los teletipos (ya, es obsoleto, pero me gusta) avisando de la lluvia de estrellas conocidas como Lágrimas de San Lorenzo, para los románticos y para los más científicos (que también pueden ser románticos, no está reñido una cosa con la otra), Perseidas.

Realmente no son estrellas lo que caen. Si cayeran, ya estaríamos todos muertos. Son restos de polvo de cometas y asteroides que van quedando en el espacio y se encuentran con la Tierra. Llegan a ser más pequeños que un grano de arena, pero al entrar en nuestra atmósfera y por causa del rozamiento, se calientan, desintegrándose, produciendo un trazo luminoso, que es a lo que llamamos estrella fugaz.

Pero ay, esos trazos son muy débiles. Algunos sí son brillantes. Pero la mayoría no. Cuando hablamos de Perseidas, nos referimos concretamente a un enjambre de polvo que parece provenir de la constelación de Perseo y que realmente es polvo producido por el paso del cometa 109P/Swift-Tuttle.

Su máximo suele ser alrededor del 11-12 de agosto, pero se pueden ver antes y después. Este año tenemos suerte, porque coincide con la Luna Nueva, y no estará nuestro satélite estorbando con su luz.

Se podrían ver unas cien por hora. Pero esto va a ser muy difícil por la contaminación lumínica que sufrimos en la Península Ibérica.

Desde la ciudad no veremos nada. De hecho, apenas vemos más de diez estrellas con tanta farola alumbrando al cielo en vez de a las aceras (piensen en la Avenida del Colesterol de Jerez y sus farolas globo) y tanto cartel luminoso.

Luego hay una obsesión, será por el verano, de irse a la playa para verlas. Error. Nuestras playas están superiluminadas y si nos quedamos por la Bahía de Cádiz será imposible.

Vale, Alfonso, no jodas. Nos vamos al campo. ¿Al campo? ¿Qué campo? También los cielos de nuestros campos y la Sierra de Cádiz están llenos de contaminación lumínica. Cada ciudad nuestra, cada pueblo es como una enorme farola que borra nuestros cielos.

¿Entonces a dónde vamos para no desilusionarnos y decir al otro día que vaya desengaño? Habría que irse a sitios muy apartados. En Cádiz sólo se me ocurren los parques naturales, pero ojo, aquí hay que pedir autorización, porque además estamos en alerta en verano por incendios.

Si conseguimos por fin un sitio oscuro, lo ideal es que cuanto menos gente mejor. Con más gente, aumenta la probabilidad de que haya  fumadores. ¿Y eso que tiene que ver? Aparte del riesgo de incendio, a la pupila humana le cuesta adaptarse. A partir de una media hora, ya podemos  ver mejor de noche. Algo que se puede ir al garete si un fumador enciende un mechero. A tomar por saco todo. Y a empezar la adaptación de nuevo con el consiguiente mosqueo. Digo menos gente también porque siempre aparece el que llega tarde, con su coche, normalmente con la luz larga. Todos ciegos. Más mosqueo. A empezar de nuevo. Y las leyes de Murphy dicen que la estrella fugaz más grande pasa cuando tú estás cegato perdido por un deslumbramiento.

Y suponiendo que ya nos hemos librado de estos indeseables, entonces podemos mirar al cielo, a partir de la medianoche. Vendrán por todos lados, especialmente desde el Noroeste, que es por donde estará la constelación de Perseo. Hay aplicaciones móviles como SkyMap de Google que ayudarán a encontrar Perseo. Pero ojo, el móvil también alumbra. Hazlo antes, prepara la visión nocturna de tu móvil (se pone rojo y no molesta) o de nuevo te quedarás sin ver nada durante media hora.

Si todo va bien, disfruten, pidan deseos, jueguen con la mitología de las constelaciones, busquen planetas, satélites artificiales, adivinen las rutas de los aviones. Y si ven algún OVNI, no griten, pregunten antes. Será cualquiera cosa menos un OVNI. En 52 años no he visto ninguno, y mira que miro. Pero nada.

¡Buenos cielos y buen avistamiento de Perseidas!

(Aquí tenéis la normativa andaluza sobre contaminación lumínica)

#Perseidas2018

 

#inmigracion

#SinPalabras #Inmigración

Sin palabras. Más vale una imagen que mil palabras. Desconozco el autor de la foto.

La historia de Pepe el gitano de Jerez

Gitanos italianos

Gitanos italianos protestando por el racismo del Gobierno de Italia – Foto RTVE

Pepe el gitano no era gitano. Le decían gitano porque era moreno y era de Jerez. Cantaba bien flamenco, no era una estrella. Pero bueno. Le decían el gitano y a él no le importaba. Porque ser gitano de Jerez, es un orgullo.

Pepe no terminó de estudiar. No porque sus padres no quisieran. No estudió por vago y prefirió irse a trabajar de peón de albañil. Así estuvo toda su vida. Destrozándose las espaldas y las manos, pero ganó dinero. Su felicidad no era plena. Su mujer tuvo un problema de salud y quedó descapacitada. Aunque llevaba bien su casa, porque el trabajo de casa era de ella.

Su único hijo era gay. Aunque Pepe nunca lo quiso ver. Es más, nadie se atrevía a sacar el tema de la soltería de su hijo con 30 años ni que siempre estuviera con amigos en vez de amigas. Salvo el asunto del niño, al que no le gustaba la albañilería y sí estudiar filosofía, Pepe era feliz.

También Pepe, el gitano que no era gitano, era muy religioso. No había leído el Evangelio en su vida. No iba a misa tampoco, salvo a a entierros, bodas y bautizos, pero entonces se quedaba en la puerta fumando.

Pepe también era muy patriota. No tenía ni idea de la Historia de España. No sabía quién era Isabel la Católica ni con quién se casó. Porque él era patriota de la selección. Por el fútbol. Yo zoy ezpañó, ezpañó, ezpañó. Aunque no supiera por qué.

Llegó la crisis y Pepe el gitano que no era gitano tuve que emigrar a Mallorca de camarero. Otra región, otro idioma. Allí veía la tele y se quedaba en las noticias de tele trece viendo como los hijo putas inmigrantes venían a quitarle su trabajo. No le gustaban los negros ni que entraran en España, pensaba mientras el patrón en catalán le gritaba que fregara los platos más rápido.

En las elecciones de 2025 votó, como las tres cuartas partes de Europa a un partido fascista que prometía echar a los inmigrantes de nuestras tierras y recuperar el trabajo que era nuestro.

Ahí empezaron las sorpresas. De pronto, se dió cuenta que el inmigrante era él y fue discriminado, insultado y tuvo que volverse a Jerez de nuevo. Pero no pudo llegar. Porque estalló el conflicto. El conflicto muchos años después sería llamado guerra. Pero en 2025 era el conflicto. Los países con partidos fascistas atacaron a los que no eran. Y se formó una buena.

Uno de los líderes de los partidos fascitas, el holandés, tenía un gran carisma. El holandés era rubio y decidió que los morenos no eramos la raza escogida, no eramos los mejores. Había que buscarles una solución final. Primero cayeron negros y gitanos. Y Pepe, el gitano que no era gitano, huyó como pudo y estuvo escondido en Valencia por un rubio, que éste sí, era misericordioso. Estuvo sin contacto mucho tiempo con su familia hasta que pudo volver a Jerez después del conflicto. Porque con el conflicto y el fascismo, se acabó internet, el teléfono y las señales de humo que había era la de los incendios de las casas de gente no pura.

Buscó a su familia. No la encontró. Su hijo gay había desaparecido en el ‘campo de acogida para homosexuales’ de Cantabria. Había muerto gaseado después de haber sido torturado. Su mujer, discapacitada, también había desaparecido. La mandaron a curarse un hospital de Portugal, le dijeron. La realidad es que fue eliminada en un campo de concentración a las afueras de Lisboa.

En Jerez, quedó menos de la mitad de la población de 2018. La gran mayoría, rubia. Y no sabían ni cantar flamenco. Sólo quedó Pepe, triste, que lloraba por peteneras. Pepe, el único gitano que quedó en Jerez después del segundo fascismo de nuestra Historia. Pepe, el gitano que no era gitano.

NOTA DEL AUTOR. Es un cuento. Pero no es ciencia ficción. Podría pasar. En ti está que no pase.

La Estación Espacial Internacional sobrevolará Jerez

Estación Espacial Internacion

Estación Espacial Internaciona

De NASA/Crew of STS-132 – http://spaceflight.nasa.gov/gallery/images/shuttle/sts-132/hires/s132e012208.jpg(http://spaceflight.nasa.gov/gallery/images/shuttle/sts-132/html/s132e012208.html), Dominio público, Enlace

Vivimos a golpe de titular. Por desgracia, la mayoría de la gente no lee. Se nota en las faltas de ortografía. Se nota quien no lee nada. Pero sí leen los titulares. Los comparten. No contrastan. Se dejan llevar por la primera intuición.

Posiblemente te haya sorprendido el titular de este post y lo hayas compartido. Pero si te ha dado por leerlo, ya te digo que has caído en la trampa. Porque es un titular tendencioso. Ojo, no miente el titular como otros titulares que tienen miles de clikcs, pero no digo toda la verdad. Porque la verdad es que la Estación Espacial Internacional pasa por encima de Jerez casi todos los días. No en vano, da una vuelta al planeta cada hora y media. He puesto una cosa como noticia cuando no lo es.

Sin embargo, te he cogido de conejillo de indias, amable lector o lectora. Tienes que tener precaución. Cuando leas un titular llamativo, lee el contenido. Si lo consideras interesante, compártelo. Pero si tienes dudas, contrástalo porque puede ser mentira. Puede que te esté utilizando una empresa para hacerse publicidad a tu costa. O puede que sea un partido político que quiere hacerse famoso gracias a ti. O simplemente alguien que trabaja para hacer daño excusándose de que es una publicación ‘satírica’.

Todo el mundo no es bueno, querida gente que me leéis. Que nos manipulen, es lo más fácil del mundo. Fiaros de publicaciones que estén firmadas por periodistas. Esta misma columna, es filtrada por periodistas antes de ser publicada en La Voz del Sur. Ellos son los que se han preparado para esto. Son la garantía entre una información veraz y la opinión de un blogger. Y ojo, que hay blogger buenísimos. Pero ahí la garantía la tienes que descubrir tú.

En cuestión de contar lo que pasa, fíate antes de un periódico y un periodista de lo que te puede contar cualquiera.

Y por cierto, hay unas cuántas apps en tu móvil con lo que podrás calcular el paso de la Estación Espacial por donde quieras. Pero eso ya lo contaré otro día cuando se me ocurra un titular interesante.

Si tú no quieres mis aceitunas, yo no quiero tus hamburguesas

TIO SAM

TIO SAM

Si no quieres mis aceitunas, yo no quiero tus hamburguesas. Eso es lo que me pide el cuerpo hacia la política de aranceles que contra los productos extranjeros, y en este caso, a la aceituna negra de Andalucía. Pero claro, si yo boicoteo los célebres restaurantes de cómida rápida made in USA, también estaría boicoteando a los trabajadores y trabajadoras españolas de dichos establecimientos. El boicot no sería justo. Más bien sería una medida de orgullo patrio, pero que se vuelve en contra.

Todo esto me lleva a pensar que estamos absolutamente cogidos por nuestras partes más débiles. Vivimos presos de los productos USA, y hay muy pocas alternativas a ellos. Hay cosas en las que sí, en Europa, vamos a dejar de depender de USA. Con el programa Galileo, prevista su implantación para 2020, podremos dejar de depender del sistema de señalización por satélite que utilizamos en nuestros móviles, Tom Tom, etc… conocido como GPS, para tener uno propio europeo. Supongo que esto es muy importante en caso de guerra. Europa no puede dejar su logística y sus manos en satélites guiados exclusivamente por los Estados Unidos.

Pero ¿y en el resto de cosas? ¿Tenemos alternativa? Servidor, el que escribe esto, está más que harto de la política de datos y de las puñeteras normas comunitarias de Facebook. La opción es no utilizar Facebook, pero claro, yo también me aprovecho de la visibilidad que me da. ¿Qué opciones tengo? Ninguna. No hay red que le haga sombra ahora a Facebook, Instagram y Whatsapp que son todas de USA. Quizás Telegram haga un poquito de pupa a Whatsapp. Telegram de origen ruso, pero que sólo crece cuando Whatsapp cae, para luego quedar en el olvido. Y de Google +, ese gran desierto, también USA, para qué vamos a hablar.

Pienso que Europa tendría que lanzar una alternativa a todas las redes sociales y los gigantes de los datos que son USA. Tenemos Facebook y sus satélites, Google o Microsoft con su Windows y su Office. En Andalucía se han dado pasos pequeños, al no utilizar la suite ofimática de Bill Gates en la Junta de Andalucía, ya que se usa la suite Libre Office, de código abierto y libre compartir. Sin embargo, la misma Junta andaluza abandonó su proyecto estrella del uso de software libre, Guadalinex, basado en Linux, por razones que yo aún desconozco.

O bien sea Europa quien lidere la alternativa, o bien podría ser España. Qué arrepentida debe estar Movistar cuando convirtió la red Tuenti, que era un Facebook en español, en operadora. Pudo haber sido la gran competencia y alternativa a Facebook, una red social para gente que hablara español.

Como digo yo ahora me siento preso. No puedo dejar las redes privativas porque no tengo alternativas libres. Ojalá nacieran. Sé que es cuestión de dinero y tiempo. Pero también es cuestión de libertad. ¿No defienden eso los liberales que admiran la economía de mercado? Pues ahora no hay libertad que valga. Somos presos de las grandes multinacionales que comercian con nuestros datos y se hacen ricos a costa nuestra y nosotros, los usuarios no tenemos derecho alguno. O lo tomas o lo dejas. No sé ustedes, pero yo me siento viviendo en una auténtica dictadura digital, donde crees que hay libertad de opinión, pero realmente no tienes libertad de movimientos y sólo se va a ver lo que ‘ellos’ te dejen enseñar.

Devoluciones de becas concedidas

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Esto es muy importante a tener en cuenta pero mucha gente no cae en el asunto. Las becas al estudio se conceden cuando se cumplen las bases de una convocatoria, que normalmente tiene que ver con la capacidad económica del alumno, su expediente, etc. Pero si dejan de cumplirse esos requisitos, el alumno está obligado a comunicárselo a la Administración, como por ejemplo, si va a dejar de estudiar. En este caso perdería la beca y tendría que devolver el dinero, cosa que algunos no se esperan. Pero que es justo ¿no? Si no aprovechas el dinero público para lo que te han dado, pues devuélvelo.

Pero la Administración también actúa de oficio e inspecciona todas las becas concedidas y comprueba si se han cumplido los requisitos. Por lo general, estas actuaciones prescriben a los cuatro años. Es decir, si estamos en 2018 cuando escribo esto, no te extrañe que te llegue un requerimiento para que devuelvas el dinero que te dieron en una beca de 2014 si no has cumplido con lo exigido.

Entonces llega el problema si te gastaste el dinero y no lo tienes ahora, porque lo tienes que devolver. Como mucho la Administración te facilitará pagarlo a plazos, pero pagarlo lo vas a pagar.

Así que mucho cuidado con esto. Ser beneficiario de una beca comporta una serie de obligaciones. Si no la cumples, la pierdes.

Y atención a otra cosa y me dirijo especialmente a las madres (porque a los padres en estas cuestiones casi no se les ve). Muchas madres van a la Administración con lágrimas en los ojos para ver como resolver el problema del pago de su ‘niño’. Cuando el funcionario / a le pregunta por la edad del ‘niño’ o la ‘niña’ resulta tener 21 años. Señores. Señoras. Aprendan a hacer de sus hijos personas responsables que se enfrenten a los hechos que hayan causado. Ustedes no van a durar siempre y cuando falten, estos jóvenes no van a estar preparados para la vida si ustedes le resolvéis los problemas. Entiendo el amor de una madre a un hijo, pero hay que saberlos educar. Que afrenten las consecuencias de los hechos que han cometido es otra manera de educar. No dejarlos solos claro está. Pero no sacarles las castañas del fuego. Que se la saquen ellos. Si fueron listos para pedir el dinero, que también sean listos para devolverlo por no haber querido usarlo bien.

Visibilidad homosexual en los cargos oficiales #LGTBI

Gobierno Pedro Sánchez - (c) La Moncloa

Gobierno Pedro Sánchez – (c) La Moncloa

El que una persona sea homosexual, bisexual, transexual, no le da más capacidad o menos para hacer lo que hace todo el mundo. La sexualidad no influye en tus habilidades. Por lo tanto, no es un dato importante a la hora de realizar un trabajo.
Hago esta reflexión al caso de que nos hemos encontrado en el nuevo gobierno socialista con dos ministros abiertamente gays.
¿Y a mí que me importa? Dirá más de uno. Es algo que irrelevante, que no tendrían ni que contar, dirán otros.
Pues bien, es verdad, no debería nadie en su profesión tener quedar explicaciones de su sexualidad, pero en el caso de los ministros, yo pienso que no está mal que lo hagan.
La visibilidad de la homosexualidad es muy importante para todas las personas que son homosexuales y tienen que asumir que lamentablemente y a pesar de todo lo que se ha avanzado en España, son ‘distintos’ al resto de la población y serán víctimas del rechazo y la homofobia por una parte de la población, cada vez más pequeña, pero que hace mucho ruido. Recuerden el autobús naranjito.
Frente a los casos de crítica, el ver que otras personas llegan a puestos tan altos, anima al homosexual a salir del armario ante su familia, compañeros de trabajos, etc…
Un ministro homosexual era impensable en los años 50. Hoy, ya se puede. Es un gran paso y hay que agradecerles su visibilidad porque abren camino.
Pero queda mucho por andar. ¿Para cuándo ministras lesbianas? La mujer lesbiana se enfrenta a una doble discriminación. La que ya lleva implícita por ser mujer y de regalo, la que lleva por ser lesbiana.
El caso de la diputada madrileña Carla Antonelli ha llevado también la dignidad de las personas transexuales muy alto.
Tenemos que agradecer, insisto, esta visibilidad para ayudar al resto, Ser un personaje público tiene esas.
No os podéis imaginar lo mal que se pasa en el armario. Hace poco me encontraba con la ex concejala jerezana Antonia Asencio. Siempre que la veo se lo recuerdo. Cuando yo tenía 20 años (año 1985) estaba en el armario. Una de las consecuencias de estar en el armario es que no conoces a gente como tú. Me ayudó mucho llamar a aquél teléfono de información sexual y que ella me atendiera. Me puso en contacto con asociaciones. Pude conocer gente y pude darme cuenta de que ni era el único ni que era un bicho raro.
Hemos adelantado mucho desde aquellos años hasta hoy. Pero aún queda mucho por avanzar.
Por ejemplo, es labor del nuevo gobierno el ilegalizar – qué iluso soy – o por lo menos, quitar todo tipo de ayudas públicas a las organizaciones que no admiten a personas homosexuales en su seno y en sus áreas de gobierno por el mero hecho de serlo.
La gente LGTBI siempre vamos de la mano de las mujeres, que nos abren el camino con su feminismo. De hecho, el origen de la homofobia a los gays, es que ‘nos parecemos a las mujeres’. También el gobierno debe ir contra las organizaciones que impiden acceder a su entidad a mujeres u otras organizaciones similares, que sí aceptan mujeres pero le impiden llegar a los órganos de gobierno. Eso pasa hoy en España en 2018 y nadie mete mano a este asunto. Si, todos y todas estamos pensando en las mismas organizaciones: las religiosas. Pero no ha habido todavía valentía para que se nos respete la igualdad de derechos para todas las personas. Espero que algún día la haya.

¿Sabemos la ciudadanía relacionarnos con la Administración?

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Leía hace poco un meme en el que una alumna se quejaba de que no tenía ni idea de cómo pedir una hipoteca, como solicitar una subvención, cómo poner una reclamación o cómo presentar una documento a la Administración, y sin embargo, se jactaba de conocer perfectamente qué es una mitocondria.
En efecto, el saber no ocupa lugar y conocer lo que es una mitocondria es tan importante como el saber relacionarse con la Administración, ya sea del Estado, Autonómica o Local.  Un pueblo de incultos es fácilmente manipulable, por eso hay que tener una amplia cultura general tanto en ciencias como en letras.
Pero con la relación con la Administración no ocurre lo mismo y es algo esencial ya que esta relación ciudadanía – administración es la puesta en práctica de nuestros derechos y deberes establecidos en la Constitución.
Con las últimas leyes de Procedimiento Administrativo, se ha construido una administración cercana, participativa y garantista, muy lejana de aquella Administración a la que tuvo que enfrentarse Mariano José de Larra con su ‘vuelva usted mañana’.
La realidad es que la mayoría de la ciudadanía no tiene ni idea de cómo relacionarse con la Administración y la sigue viendo como una máquina mastodóntica innaccesible.
Todo se solucionaría si se enseñara en los colegios. No es que el el alumnado tenga que salir licenciado en Derecho, pero sí con los mínimos requisitos para sobrevivir entre el entramado burocrático: conocer como presentar un documento en un registro oficial, hacer una instancia, conocer que son los recursos de alzada o reposición, saber cuáles son los plazos existentes para solicitar algo o para la resolución por parte de la Administración de cualquier cuestión, saber a quién dirigirse, conocer las distintas Administraciones y sus estructuras… esto es básico.
Claro que para que el alumnado aprenda esto necesita un profesorado que les enseñe y no deja de sorprenderme que en los temarios de las oposiciones de los docentes no aparezcan ningún tema dedicado al Procedimiento Administrativo y a la Organización de la Administración en España, cuanto más el profesorado va a ser personal funcionario y es lo mínimo que deben conocer, sobre todo si alguna vez van a ocupar cargos directivos donde van a estar mucho más relacionados con la Administración General. Como en el caso del alumno, el profesor además de saber explicar las partes de la mitocondria, debe conocer lo que anteriormente menciono sobre la Administración.
Dura realidad que cada dos años demuestran los aspirantes a docentes y los docentes interinos cuando se enfrentan a rellenar telemáticamente o a la manera antigua, en papel, sus solicitudes para las oposiciones, que parece la peor de las batallas para ellos. Mucho más que el examen al que se van a enfrentar. Y cuando hablo de docentes, es solo un ejemplo. La falta de formación básica administrativa alcanza a la gran mayoría de la ciudadanía.

Pudimos, podremos, pero así no Podemos.

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

De Asqueladd, CC BY-SA 3.0, Enlace

Lo del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero no es cuestión de que la gente de izquierdas se pueda comprar lo que quiere si se lo puede permitir. Mucha derecha tiene en España la idea de que para ser progresista se tiene que ir en babuchas. No. El problema es distinto.

Y utilizo el mismo adjetivo otra vez. Distinto. Todo el potencial de Podemos y que generó ilusión que luego se convirtieron en votos, fue eso: que eran distintos al resto.

Pero ni Pablo Iglesias ni Irene Montero, con lo capacidad política que se les supone, no fueron capaces de verlo. No sé si ha sido por ignorancia o por egoísmo.

De todos es sabido que la gente de izquierda tenemos una piel muy sensible. La derecha no. No tienen piel, tienen coraza. Una mujer que presuntamente falsifica un máster. Un tesorero que presuntamente se lleva el dinero. Un consejero de gobierno autónomo que también presuntamente se lleva dinero. No tengo aquí espacio para seguir todos los presuntos casos de corrupción que pesan sobre la derecha. Todo esto, a la derecha, le afecta como si un mosquito le picara en su piel. Se rascan un poco y a lo mucho se ponen una pomada y asunto terminado, aunque sea hasta mañana.

Sin embargo, en la izquierda, un acto como el de Pablo Iglesias e Irene, reconozcámoslo, es totalmente incohorente con lo que han estado diciendo continuamente. Estas cosas, que son ‘tonterías’ si las comparamos con las cosas que suceden en el PP e incluso en el PSOE, a la izquierda y en concreto, a los votantes de Podemos (ojo, los votantes de Podemos no son los inscritos en Podemos, pueden volar a otro partido en un pis pas) es como si les picara un escorpión. Sí, duele mucho, porque se han puesto tantas ilusiones, tantas ganas en todo para terminar viendo que sus líderes sufren una especie de psoesización, pues les duele y deprime. Y la depresión en la izquierda es sinónimo de abstención.

Sí. los votantes de Podemos tienen una vara muy alta de medir. Exigen mucho. No pasan ni una. Que es injusto… puede parecerlo. Pero es que esencial que eso se mantenga así para conservar la genuinidad, la originalidad y la distinción del resto.

Pablo e Irene no han hecho nada malo a nivel personal, pero les ha destrozado cualquier campaña, cualquier debate a Podemos, donde sus militantes en vez de explicar qué va a hacer el partido con las pensiones, con la sanidad, con la educación, con la gente joven, tendrán que perder el tiempo hablando del famoso chalet y de las cosas que vengan después. Es triste ver como muchos militantes de Podemos están intentando defender lo indefendible, a sabiendas de que no llevan razón (bienvenidos a la ‘vieja política’, hay cursos en comunicación política que te enseñan precisamente a eso, a defender lo contrario de lo que piensas). Y aún es más triste ver como otros militantes de Podemos, totalmente dignos, como la gran mayoría, callan porque saben que no pueden decir nada.

Por eso yo pienso, que Pablo e Irene deberían dimitir y dejar Podemos. Podemos no puede mantener a personas que generan incoherencias a esas alturas y dañan al partido. Con personas incoherentes, Podemos no podrá. El 15 M no nació para terminar discutiendo del chalet de unos líderes. Y es muy importante que dimitan y regeneren Podemos. Porque sin Podemos ¿quién nos queda ya?