Recordando a la primera mujer que fue al espacio: Valentina Tereshkova

Valentina

Si usted  pide a una niña que dibuje un astronauta, lo mas seguro es que dibuje a un hombre. Es la diferencia entre ‘un’ y ‘una’ que aún muchas personas no quieren ver.

Mientras en estos días celebramos el 50 aniversario de la llegada de Estados Unidos a la Luna, y algunos reivindican con razón el papel de la mujer en el programa Apolo y que pasaron desapercibidas,  en junio pasado también se ha celebrado otra de esas efemérides invisibles: el primer vuelo de una mujer en el espacio. ¿Recuerdan su nombre? posiblemente no: Valentina. ¿A que ahora sí? Valentina Tereshkova. Toda su vida la podéis consultar en la entrada de su Wikipedia. 

Es fascinante. Corría el año de 1963 cuando la Unión Soviética lanzó la primera mujer al espacio. Ya antes había viajado el primer hombre, también soviético, Yuri Gagarin, que había hecho esa proeza en 1961. Y no hay que olvidar tampoco que el primer ser vivo que fue al espacio, también fue soviética y del sexo femenino, la malograda perrita Laika, en 1957. Malograda porque murió con el peor de los sufrimientos, ahogada, quemada y aterrorizada, algo que el oscurantismo comunista soviético ocultó al mundo.

Pero la Unión Soviética, con todas sus oscuridades y sus luces, es llamativa en el trato a la mujer. En la maravillosa serie sobre la catástrofe de Chernobyl podemos ver el papel protagonista de una mujer de profesión física nuclear. La pregunta surge pronto. ¿Cuántas mujeres físicas había en la España de 1963? ¿Cuántas hay ahora? Es verdad, que ha cambiado mucho el tiempo y la historia, pero la mujer sigue muy por detrás de las carreras técnicas. 

La segunda mujer que fue al espacio, y esta sí que es invisible de verdad porque nadie es capaz de decir su nombre si lo pregunta usted por la calle, fue Svetlana Savitskaya en 1982. Aquí vemos que ya no fueron tan justos, y que la mujer tardó en volver al espacio de la mano de la Unión Soviética.

Ya en 1983, fue la norteamericana Sally Ryde la primera mujer no soviética que subió al espacio.

En 2014, hace cinco años, ya subiría la primera mujer europea al espacio, la italiana Samantha Cristoforetti.

No olvidemos esa fecha del mes de junio. Una fecha importante para la Humanidad. La fecha en que la mujer pudo subir al espacio demostrando que si quiere puede hacer lo que hace un hombre exactamente igual, algo que tienen poco claro algunas personas. 

Y ya saben, cuando le digan a un niño o a una niña que dibujen a un astronauta especifiquen el sexo, porque es importante. No es lo mismo un astronauta que una astronauta, Pero para ponernos más finos y decir las cosas bien, sería lo correcto hablar de cosmonautas cuando nos referimos a las personas pilotos espaciales soviéticas o rusas y taikonautas si son de China.

Para los navegantes de Europa, el nombre de la profesión es astronauta, igual que el de los Estados Unidos. 

Tengo miedo al señor cura

Orgullo LGTBI

ORGULLO LGTBI

Tengo angustia. El cura me ha llamado a su despacho y no sé por qué. Estoy en plazo para no confesarme. Son quince días entre una confesión y otra. Y hará tres o cuatro que la hice. Mentí como siempre. Sé que estoy en pecado mortal pero no quiero contarle al cura las cosas que me pregunta. Que si hago actos impuros. Pues claro que sí, los pienso y los hago. Pero no le voy a dar detalles.
Sus preguntas me incomodan. La masturbación es la masturbación, no sé por qué esa obsesión por afinar tanto. Por lo visto, me explicó, se masturba uno por delante. Pero también se puede uno masturbar por detrás. Lo que aprende uno durante una confesión. Un chico de 18 años en los años 80 tampoco es que tuviera muchas formas para aprender. A ese nivel de detalle.
No creo que sea por no haber cumplido la penitencia. Porque ha sido pública y notoria. Sellar enterita cada 50 páginas la gran enciclopedia Rialp. Todo por unas cuantas pajas. Menos mal que he estado entretenido – y solo – viendo la tragedia del estadio Heysel.
Entro en el despacho. La mirada del Padre me vigila desde lo alto. No, ese Padre al que me refiero no es Dios porque tiene gafas.
Siéntate me dice el cura. Todo de negro. Siempre con su cara amable. Y esa colonia que no soporto. Y esa cercanía que me hace oler hasta el revés del aliento.
Me lo suelta de golpe y no tengo tiempo reaccionar. Me quedo mudo. Sigue leyendo

Por qué es necesario que un niño de doce años sepa qué es ser gay

Colegio

Colegio

Hay una polémica ahora provocada por los de siempre que dicen que se les está enseñando a los niños en los colegios a ser gay. Adoctrinando, dicen ellos. Ya saben. Los de siempre, esos machotes que continuamente están persiguiendo al movimiento gay, pero que con los casos de pederastia que se dan en el mundo, callan.

Les voy a explicar por qué un niño de diez, once , doce años necesita saber qué es ser gay.

Allá por los setenta, la educación sexual en España no existía. La mujer la padecía en primer lugar en sus propias carnes. Sé por casos cercanos – muchos, tal vez demasiados – que las mujeres no tenían ni idea de lo que era la mestruación antes de que les llegara. Lo sé por mi hermana, que no sabía nada y pensó que se moría cuando le vino. Mi madre hizo lo que se hacía entonces. No decir nada. Pero cuando vio la que montó mi hermana decidió que yo iba a aprender sexualidad. No es que ella supiera mucho, la pobre, imaginen la educación sexual de una mujer que creció en la dictadura franquista. Pero tuvo las suficientes luces para comprarme revistas y libros. ‘Que aprenda con eso y no en la calle’ la escuché una vez decir a una vecina cuando ésta le recriminaba porque me vió una vez con esas revistas. Sí, yo soy hijo del consultorio sexológico del Pronto, del Nuevo Vale y del LIB que compraban mis primos.

Sigue leyendo

El alcoholismo, esa adicción tan aceptada socialmente y tan asesina

Alcoholismo

Alcoholismo

Hace unos días, estando en la cola del supermercado, una niña, con uniforme de colegio religioso, pidió permiso para pasar ya que sólo llevaba un artículo. El artículo era una botella de Vodka. Creo que no fui yo sólo el que se sorprendió al ver a la niña con semejante bebida alcohólica de tanta graduación. Además, no era hora para salir de ‘botellón’. La ‘niña’ presentó su carnet en caja y no era tal niña. 18 años por lo menos.
Pero reflexiono esto desde mi lugar, donde conozco muy bien los efectos que produce el exceso de consumo de alcohol. He visto a familiares y conocidos morirse literalmente por el alcoholismo. Pero no fue una muerte súbita, no. Porque el alcohol te mata, pero antes te va minando por dentro, destrozando a la persona adicta y a todo su círculo familiar y cercano.
Vivimos en una ciudad complicada para evitar el consumo de alcohol. Nuestra industria más importante fue y casi es, el vino. Que con moderación no es malo, pero en exceso, es cruel. En nuestra Feria podemos verlo de la manera más brutal.
Nadie sabe lo que es el alcoholismo hasta que le toca. El alcoholismo me parece de una gravedad extrema que esta sociedad parece no querer ver. Es más. Es de guays salir en nuestras fotos en las redes sociales con nuestras copas, nuestras cervezas, nuestros vinos, etc.
Sabemos el daño que hace. La mayoría de los accidentes de tráfico vienen por consumo de alcohol al volante. Pero no veo campañas contra el alcoholismo en sí, al igual que se ha hecho con otro veneno, el tabaco. Las campañas de si bebes, no conduzcas, van dirigidas a evitar el accidente de tráfico, pero no a que la persona no beba.
De hecho, en la campaña electoral última ¿Han oído ustedes algún debate sobre el consumo de alcohol, el tabaco o las drogas en general?.
No sé cuál es la solución. No creo que prohibir sirva para algo. Quizás poner en las botellas fotografías y textos avisando de las consecuencias del alcoholismo, al igual que se hace con el tabaco. Tampoco sé si funcionaría el sistema sueco de solo vender alcohol en establecimientos del Estado, los famosos Systembolaget, que sólo abren a una hora determinada. O poner unidades de ayuda a las personas con alcoholismo en los Centros de Salud, al igual que ocurre, otra vez, con las unidades contra el tabaquismo.
La verdad, digo que no lo sé. Supongo que todo tendrá que venir desde la educación en los colegios hasta una buena campaña educativa por prensa, televisión, etc…
Pero imagino que también nos vamos a enfrentar a la industria de bebidas alcohólicas que obviamente pondrán sus reparos.
Repito, no lo sé. Pero no podemos consentir que esta sociedad española viva de espaldas a un problema tan difícil y duro como es el alcoholismo.
Aquí os dejo un informe del Defensor del Pueblo Andaluz sobre el alcoholismo en la juventud andaluza de 2017. Échense a temblar.

El domingo vota para que podamos seguir votando

Te voy a pedir un favor. El domingo piensa en ti. En tu sueldo. En tu derecho al matrimonio. En la beca de tus hijos. En tu futura pensión. En que te hará falta algún día un TAC o una operación quirúrgica y necesitarás una seguridad social que te la pague. En que tu vecino inmigrante te puede necesitar y que tú puedes necesitar de él. Piensa en tu mascota. Piensa en nuestros campos, en nuestros mares, en nuestro aire. Piensa en lo que comes. Piensa en tu derecho a informarte. Piensa en las personas mayores porque tú también vas a ser mayor. Por las mujeres, para que no las maten. Para que tus vecinos no tengan pistolas en casa…

Y cuando pienses todo esto, vota. Ve a votar. Por quienes no pueden hacerlo en otros países del mundo. Por los que murieron en España para que tú pudieras votar. Vota. Vota. Vota pensando en ti, que seguro que aciertas para el bien de España.
Vota para que podamos seguir votando.

@asaborido

La decepción con el Papa Francisco y su homofobia

Muchas personas se han sentido decepcionadas por el Papa Francisco y sus declaraciones homófobas.

A ver. Esto es por desconocimiento de la doctrina católica que existe entre los católicos, que se dedican más al culto de imágenes y no tienen ni idea porque no están formados sobre la doctrina de la Iglesia Católica.

El papa Francisco no es un Papa nuevo. Ni revolucionario. Es como todos. Lo único, que sonríe y tiene una cara amable. Pero en el fondo, es lo mismo que Juan Pablo II o Benito XVI.

El rechazo a la persona homosexual no lo saca la Iglesia Católica de los Evangelios donde no hay ni una palabra de Jesús a los homosexuales. Lo saca del Antiguo Testamento, un libro mitológico, machista, homófobo y violento, y de las palabras de Pablo de Tarso. Pero Jesús, que es el que importa, no dijo nunca nada contra las personas homosexuales.

La homofobia de la Iglesia Católica queda retratada en su Catecismo, algo que usted, católico que me lee, levante la mano si lo ha leído. Si por si acaso, como me temo, no lo ha hecho, más abajo le copio los puntos homófobos de la doctrina de la Iglesia Católica, que en resumen lo que dice es que el homófobo será aceptado en la Iglesia Católica mientras permanezca casto. En el momento en que ‘practique’ la homosexualidad, estará en pecado, y por tanto, fuera de la Iglesia si no tiene ‘arrepentimiento’.

Sigue leyendo

Las niñas de la Guerra Civil Española #Podcast

María José Bedoya y José Fernando Caballero

María José Bedoya y José Fernando Caballero durante la entrevista.

Hace unos días entrevisté en Frontera Radio a María José Bedoya, de 83 años. Una persona mayor jerezana que ha escrito un libro sobre su vida. Su testimonio es muy importante porque le pilló la Guerra Civil española en Madrid, y ya van siendo muy pocas las personas que la vivieron que están vivas. Ella fue una niña de la guerra civil, hoy abuela. El testimonio es impresionante. Pueden escucharlo aquí.

Ir a descargar