La historia de Pepe el gitano de Jerez

Gitanos italianos

Gitanos italianos protestando por el racismo del Gobierno de Italia – Foto RTVE

Pepe el gitano no era gitano. Le decían gitano porque era moreno y era de Jerez. Cantaba bien flamenco, no era una estrella. Pero bueno. Le decían el gitano y a él no le importaba. Porque ser gitano de Jerez, es un orgullo.

Pepe no terminó de estudiar. No porque sus padres no quisieran. No estudió por vago y prefirió irse a trabajar de peón de albañil. Así estuvo toda su vida. Destrozándose las espaldas y las manos, pero ganó dinero. Su felicidad no era plena. Su mujer tuvo un problema de salud y quedó descapacitada. Aunque llevaba bien su casa, porque el trabajo de casa era de ella.

Su único hijo era gay. Aunque Pepe nunca lo quiso ver. Es más, nadie se atrevía a sacar el tema de la soltería de su hijo con 30 años ni que siempre estuviera con amigos en vez de amigas. Salvo el asunto del niño, al que no le gustaba la albañilería y sí estudiar filosofía, Pepe era feliz.

También Pepe, el gitano que no era gitano, era muy religioso. No había leído el Evangelio en su vida. No iba a misa tampoco, salvo a a entierros, bodas y bautizos, pero entonces se quedaba en la puerta fumando.

Pepe también era muy patriota. No tenía ni idea de la Historia de España. No sabía quién era Isabel la Católica ni con quién se casó. Porque él era patriota de la selección. Por el fútbol. Yo zoy ezpañó, ezpañó, ezpañó. Aunque no supiera por qué.

Llegó la crisis y Pepe el gitano que no era gitano tuve que emigrar a Mallorca de camarero. Otra región, otro idioma. Allí veía la tele y se quedaba en las noticias de tele trece viendo como los hijo putas inmigrantes venían a quitarle su trabajo. No le gustaban los negros ni que entraran en España, pensaba mientras el patrón en catalán le gritaba que fregara los platos más rápido.

En las elecciones de 2025 votó, como las tres cuartas partes de Europa a un partido fascista que prometía echar a los inmigrantes de nuestras tierras y recuperar el trabajo que era nuestro.

Ahí empezaron las sorpresas. De pronto, se dió cuenta que el inmigrante era él y fue discriminado, insultado y tuvo que volverse a Jerez de nuevo. Pero no pudo llegar. Porque estalló el conflicto. El conflicto muchos años después sería llamado guerra. Pero en 2025 era el conflicto. Los países con partidos fascistas atacaron a los que no eran. Y se formó una buena.

Uno de los líderes de los partidos fascitas, el holandés, tenía un gran carisma. El holandés era rubio y decidió que los morenos no eramos la raza escogida, no eramos los mejores. Había que buscarles una solución final. Primero cayeron negros y gitanos. Y Pepe, el gitano que no era gitano, huyó como pudo y estuvo escondido en Valencia por un rubio, que éste sí, era misericordioso. Estuvo sin contacto mucho tiempo con su familia hasta que pudo volver a Jerez después del conflicto. Porque con el conflicto y el fascismo, se acabó internet, el teléfono y las señales de humo que había era la de los incendios de las casas de gente no pura.

Buscó a su familia. No la encontró. Su hijo gay había desaparecido en el ‘campo de acogida para homosexuales’ de Cantabria. Había muerto gaseado después de haber sido torturado. Su mujer, discapacitada, también había desaparecido. La mandaron a curarse un hospital de Portugal, le dijeron. La realidad es que fue eliminada en un campo de concentración a las afueras de Lisboa.

En Jerez, quedó menos de la mitad de la población de 2018. La gran mayoría, rubia. Y no sabían ni cantar flamenco. Sólo quedó Pepe, triste, que lloraba por peteneras. Pepe, el único gitano que quedó en Jerez después del segundo fascismo de nuestra Historia. Pepe, el gitano que no era gitano.

NOTA DEL AUTOR. Es un cuento. Pero no es ciencia ficción. Podría pasar. En ti está que no pase.

¿Cristianos que no perdonan?

Papa y Ali Agca

Papa Juan Pablo II y Alí Agca

Qué difícil es ser cristiano, sobre todo, como decía Teófilo Cabestrero, en tiempos difíciles. Tiempos difíciles estos de hoy, y perdonen el lenguaje, de pensiones de mierda, prestaciones de mierda, salarios de mierda,  que hacen imposible una vida digna para una gran mayoría de personas. El ‘de mierda’ que se nos ha convertido en apellido de tantas cosas.

Estamos nerviosos. Para más inri, nos ocurren desgracias como las del pequeño Gabriel que nos saca lo peor que tenemos dentro. Somos humanos y tenemos innatas emociones como el odio, la venganza y el rencor.

Ahí es dónde es difícil ser cristiano. Lo es para mí. Me cuesta. Pero el evangelio me apacigua, me controla. Setenta veces siete. Setenta veces siete, me repito. El perdón, la reconciliación, el entendimiento, el acompañamiento de los presos, aunque sea el más terrible de los asesinos. ¡Qué difícil es, ¿eh?! Pero es que el evangelio de Jesús es así de radical. O lo tomas o lo dejas. A los tibios los vomitaré de mi boca. Toma tu cruz y sígueme. ¡Pero cuánto pesa esta cruz del perdón, que tiene que convertir el odio en amor!

Padre, perdónales porque no saben lo que hacen, dice Jesús antes de morir el Viernes Santo.

Sin embargo, los cristianos no estamos a la altura, especialmente lo que hacemos oír nuestra voz. Oigo a cristianos pedir condenas eternas, desear el mal sin fin e incluso la muerte a gente que ha cometido delitos de sangre. ¿Qué cristianos son estos? No lo sé ni les entiendo. Quizás sean el fruto de esa religión fabricada de hojalata que nos han convertido en adoradores de imágenes, en simples sacapasos.

Pero hay otros cristianos, que no gritan tanto, que poca gente conoce, que sí son fruto del evangelio y de esa religión liberadora y dignificadora humana que trabaja en las distintas pastorales penitenciarias. Quizás en estos tiempos difíciles de nervios, rabia y deseos de venganza, deberíamos escucharles más, porque ellos si ven el rostro de Jesús todos los días en el de las personas presas. Sí, cuando fue preso y le visitaron.

 

Pues sí, Pedro, por desgracia, en política sí todo vale. #Notodovale

Vamos a ver, Pedro. En política sí que todo vale, no me seas iluso o no nos la quieras meter doblá. Esa es la realidad. Si lo vemos en todos los partidos. En todos, Pedro, no se salva ni uno. Es más, incluso dentro de los mismos partidos, todo vale. Incluso en el tuyo, el PSOE, todo vale , Pedro. O es que no te enteras de lo que pasa en tu propia casa? Para ejemplo, la que tienen liada en tu casa en Jerez con un concejal denunciando a un compañero que pasó supuestamente datos personales suyos al PP.  Y eso es sólo es un grano de arena dentro del macropartido que es el PSOE.

Al igual que te puedo entender en mi anterior post en facebook sobre tu vídeo (*), en éste no te puedo dar la razón. Echarle la culpa de que tu vídeo se viralice a PP y Podemos, poniendo juntitos los nombres y sabiendo que lo está compartiendo todo el mundo , siendo de partidos o no, es hacer lo mismo que críticas. Resumiendo, que sí, que todo vale, aunque no debería, Pedro, pero todo vale. Y en el PSOE, más. No por ser más malos, sino por viejos y experiencia.

Y esa fue una de las muchas razones por la que dejé la política activa, no milite en ningún partido político y apoyo a quien me parece que lo esté haciendo bien en el momento. No me gusta que todo valga. Mi voto no es cautivo de nadie, porque sé que en política todo vale y lo que hoy es rojo, mañana es naranja y lo que es  morado, mañana puede ser rojo. Serán mis cincuenta años.

(*) En mi anterior post en facebook con respecto a tu vídeo te decía que:

Ummm gesto feo, pero la verdad es que a mí no me gusta eso de ir tocando a la gente. Mucho menos dar y que me den besos. Así que el gesto es feo, pero no creo que lo haya hecho por ser negros.

Puedes seguir todo mi contenido web (no sólo político) en www.alfonsosaborido.es

 

Ladrón de origen marroquí. Maltratador de profesión periodista.

Marroquí

Marroquí

Creative Commons License Miguel via Compfight

Leía, escuchaba, hace unos días y seguro que desde la misma fuente, que un ladrón, de origen marroquí, había sustraído una cartera y un móvil y que había sido detenido más tarde… y bueno, seguía la noticia.

Pero yo me quedé pensando en eso de origen marroquí. ¿Era importante el dato de la nacionalidad, del origen marroquí, del presunto delincuente? ¿Es el origen marroquí un dato que ayude a entender el por qué una persona comete un delito?

Creo que no es relevante. Entonces ¿por qué lo dicen? Pues no lo sé. Y lo peor, es que veo un poco o un mucho de xenofobia y racismo en el desarrollo de la noticia.

Démosle la vuelta. Imaginemos este titular: Hombre detenido, de profesión periodista, por maltratar a su mujer. Hombre detenido por conducir con alta tasa de alcohol, de profesión periodista, en en el centro de la ciudad.

Si el maltratador es periodista y ha escrito un libro en contra del maltrato contra la mujer, entendería el que se pusiera la profesión.

Si el conductor alcoholizado fuera periodista y a su vez, el jefe de prensa de la dirección general de tráfico, entiendo que poner la profesión es relevante.

Pero si no es como los caso anteriores… ¿Que nos importa que fuera periodista … o qué nos importa que fuera marroquí?

Hay que hilar fino redactando las noticias, porque lo único que podemos conseguir es más racismo, mas xenofobia y más problemas.

Quien escribió esa noticia, debería ver esta película francesa, que ha batido récords en el país vecino : “Dios mío, qué te hemos hecho.”

Africa, ese gigante del Sur ¿Del Sur? ¿seguro? ¡Pero si Argel tiene la misma latitud que donde vivo! #Jerez

Créditos Google Maps

Somos tan etnocentristas que nos creemos el centro del mundo. Entre muchas verdades que tenemos asumidas los españoles es que África está al Sur. Ese sur que nunca existe, esté donde esté.

Me sorprendía hace poco una noticia de una nevada en Argelia. ¿Pero cómo va a nevar en Argelia si Argelia está en África y África está en el Sur? Craso error. Vayámonos a la bola del mundo y midamos la latitud de Jerez – donde vivo – y Argel (la capital de Argelia).

Jerez:Latitud: 36.6833333 Longitud: -6.133333
Argel:Latitud: 36.7630556 Longitud: 3.0505556

Bueno, visto lo visto ¡Argel está más al norte que Jerez! ¡Que somos más sureños que algunos africanos! Corrijo, está un poquito más al sur ¡lo vi al revés! pero bueno a los efectos… es la misma latitud: 36

Y alguno/a me dirán ¡¿Cómo en Argelia nieva y en Jerez no?! La altitud amigo/a, la altitud…

Moraleja: LA REALIDAD NO ES COMO PARECE.


Más información sobre la nevada en Argelia

Las políticas del PP no son cristianas. La iglesia de Francisco, la condena.

Monumento al inmigrante http://bit.ly/1HWr74V

 

Parece que, aunque con el viento en contra, el estilo del Papa Francisco está llegando a la Iglesia Española, sumida en los años de oscuridad del papado de Juan Pablo II.

El rechazo a la ley de extranjería por parte de la Iglesia española es elemental. Cristo es el extranjero ¿Cómo rechazarlo?

¿Cuándo te vimos desnudo, cuánto te vimos hambriento, cuándo te vimos con sed, Señor?

“Entendemos que viola derechos humanos, da cobertura legal a una práctica ilegal que se viene constatando desde hace tiempo y no va a aportar soluciones a ninguna de las causas por las que las personas migrantes abandonan sus países de origen para, tras un arduo camino, llegar ante las fronteras de Ceuta y Melilla. En definitiva, sólo se logrará incrementar el sufrimiento de las personas y no se reducirán las llegadas”, dice la Iglesia.

La actitud del Partido Popular es tremendamente farisáica e hipócrita. No se puede presumir de cristianismo, cuando sus políticas son totalmente contrarias al Evangelio de Jesús.

FUENTE