¿Pescar o espantar a los peces? #EvangelioGay

Quinto domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C.  Evangelio de San Lucas, 5, 1-11
En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret. Vio dos barcas que estaban junto a la orilla; los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.
Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: «Rema mar adentro, y echad las redes para pescar.»
Simón contestó: «Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.»
Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían.
Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo: «Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.» Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.
Jesús dijo a Simón: «No temas; desde ahora serás pescador de hombres.» Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.
Una de las misiones del cristiano es ‘pescar’ hombres. Extender nuestra fe. Sin eso, es imposible construir el Reino de Dios aquí en la tierra. Porque en eso consiste el mensaje de Jesús, en construir su Reino de Igualdad y Justicia aquí y no después, para cuando estemos muertos y resucitados.
Para poder pescar necesitamos unas cualidades. Podemos ser grandes oradores, tener mucha palabrería y tal e incluso podremos llegar a convencer a alguna persona, pero si nos faltan las obras que acrediten que lo que decimos lo que creemos y que lo vivimos… entonces, no sirve para nada.
Sin embargo, también hay que pescar bien. Saber dónde, cómo y cuándo y tener detalles incluso como saber cuál es la fase de la luna. Porque si no lo hacemos bien, conseguimos el efecto contrario: espantar a los peces.
Por desgracia, eso es lo que suele ocurrir con muchas de las personas con responsabilidades dentro de la Iglesia Católica. Espantan a los peces. Tantos y tantos grupos de personas condenadas por sus pecados o por simple mala interpretación de a saber Dios qué norma. Mujeres, homosexuales, personas divorciadas, personas de izquierda, personas de otras religiones, etc… han sido continuamente acusados por un sector de la Iglesia que los ha espantado y por desgracia, a algunos, para siempre.
¿Qué tienen que ver si son pecadores? Es más ¿qué pecado? ¿quiénes somos nosotros, como decía el Papa Francisco, para juzgarles?
Pedro lo dice: ‘Apártate de mí, Señor, que soy pecador’. Pero Jesús no lo condena. Es más, le dice que no tenga miedo. Que le hará pescador de hombres.
Ojalá que el Papa Francisco consiga en su pontificado pescar de nuevo a tanta y tanta gente que fue despedida muy especialmente durante el Pontificado de Juan Pablo II.

Cuando Jesús de Nazaret salió del armario #EvangelioGay

jess-the-miracle-maker-7-728
Comienzo una serie de comentarios sobre los evangelios leídos en las misas católicas los domingos. Todo ello desde una perspectiva homosexual. Jesús habla a cada persona y cada persona escucha desde su experiencia de vida. Con el hastag o la etiqueta #evangeliogay podrán encontrar estos comentarios sin olvidar a toda la comunidad #lgtb
Domingo Tercero del Tiempo Ordinario Ciclo C – 24 de enero de 2016
Lc 1,1-4;4,14-21 En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la
fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca.
Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret,
donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre
los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron
el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje
donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque
él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los
pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la
vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de
gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le
ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él
se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de
oír.»
Esto sí que es una salida del armario en toda regla. Jesús, ante la comunidad y las miradas atónicas y estupefactas de quienes les estaban escuchando leer la lectura de Isaías, proclama nada más y nada menos, que Él es el Mesías que estaban esperando.
Esto se lo tomaron como una afrenta y un acto de egolatría mayúsculo, porque en cierto modo, sucede igual cuando una persona homosexual dice en público ‘Soy gay’, o lesbiana, transexual, bisexual.
Decirlo es un acto de valentía y cada cuál tiene su momento porque cada cuál tiene su circunstancia familiar, personal, laboral, etc.
El momento de Jesús fue ese, en la sinagoga.
¿Cuándo tenemos que hacerlo los homosexuales? ¿Debemos elegir decirlo en público? ¿a poca gente?
La salida del armario tiene que ser meditada. Tienes que saber las consecuencias que eso van a tener. Medirlas.
Jesús se arriesgó y las consecuencias todos sabemos cuáles fueron. Pero Jesús era Dios. Nosotros sólo somos simples humanos.
Salgamos del armario cuando cada cuál lo quiera.
Salvo dos excepciones. Las personas que tienen una posición pública, son conocidas por mucha gente, si deberían salir del armario con más razónes que el que a nadie le conoce.  Porque pueden ser ejemplo y ayudar a los demás a dar el paso.
Y otra excepción. Yo no soy partidario del outing, es decir, sacar del armario a la gente a la fuerza. Pero en casos de homofobia, donde el homófobo resulta ser homosexual y dedica su vida a condenar una homosexualidad que no asume desde su atril de ministerio consagrado o desde donde sea que tenga voz pública, sí estoy de acuerdo. A estos pienso que hay que sacarlos del armario a empujones. Por lo menos para que callen y no hagan más daño y se hagan más daño.

Más de medio millón de sacerdotes, piden probar un día gay para ver si es tan malo como dicen #SantosInocentes

Un gran número de sacerdotes,  incluidos algunos obispos, medio millón, han pedido al Papa Francisco celebrar el día del Orgullo Gay el próximo 28J para conocer in situ la intensidad de este pecado, según ha tenido acceso este blog hoy 28 de diciembre. Más información,  próximamente.

image

Subvenciones de @ciudadjerez , sí, pero con compromiso en defensa de la igualdad #LGTB #Jerez

Homofobia

CRISMHON es la asociación de cristianos y cristianas LGTB de Madrid

 

Viendo el portal de transparencia del Ayuntamiento de Jerez, me sorprendo al ver el destino de las subvenciones que se han dado en los últimos años: las hermandades.
No digo que no se las merezcan por las obras sociales que hacen, pero la Iglesia Católica tiene que aprender a subsistir de una vez por todas por sus propios medios y no por los que el Estado le dé. Primero, porque la Iglesia tiene un gran capital humano: los bautizados, a los que les debe exigir que cooperen económicamente con el sostenimiento de ésta si es que quieren estar comprometidos con ella. ¿Pueden imaginar ustedes cuánto dinero conseguirían si cada bautizado diera un euro al mes?  Segundo: por justicia. La Iglesia Católica tiene una serie de normas que discriminan a determinados colectivos. Colectivos que por ser ciudadanía, con sus impuestos, colaboran con el sostenimiento de la Iglesia por decisiones políticas contra su voluntad, creando situaciones muy paradójicas como por ejemplo, que personas divorciadas o personas homosexuales, actualmente con sus derechos civiles relativos al matrimonio, no reconocidos por la Iglesia, estén pagando con sus impuestos a esta organización religiosa, como estamos viendo en las últimas subvenciones dadas por nuestro ayuntamiento.
El ayuntamiento de Jerez debe ser exquisito en elegir a quien dar una subvención. Opino que debería hacer firmar a las entidades beneficiadas una declaración de intenciones en las que se respeten los principios de la Constitución Española relativos a los derechos elementales de las personas, como es el derecho a la igualdad.
No se puede consentir que una entidad pública como es nuestro ayuntamiento subvencione a organizaciones tales como las hermandades y cofradías, en las que a día de hoy, si no me equivoco, y que alguien me corrija en tal caso, no estarían dispuestas a tener como hermano mayor a un hombre o mujer divorciado y vuelto a casar en segundas nupcias por lo civil, o a una persona gay, lesbiana, transexual o bisexual con, como dicen algunos sacerdotes, ‘demostraciones públicas de su condición‘. Y puntualizo esto, lo de demostraciones públicas de su condición porque conozco a muchos homosexuales en el mundo cofradiero que son respetados. Eso sí, son respetados porque no hacen pública su condición.

¿Tienen que tener los homosexuales de España su voto hipotecado al PSOE por la ley de matrimonios? #LGTB

VOTO LGBT

VOTO LGBT

Ayer, en el debate a tres de El País, me quedaba sorprendido en los últimos momentos, en ese minuto de oro que dejan al candidato en algo que dijo Pedro Sánchez, refiriéndose a los logros sociales que el PSOE había conseguido las veces que ha gobernado. Logros que hay que reconocerlos, cierto es, como la ley de dependencia, las leyes de igualdad o la ley del matrimonio homosexual, pero dijo algo que me molestó: dijo que lo habían hecho solos. 

NO, Pedro, solos no. El PSOE se hizo eco de demandas de la sociedad. Realmente cualquier otro partido de izquierda lo hubiera hecho. Estoy seguro que si IU hubiera gobernando, también lo hubieran hecho.

Pero NO. Solos no. Antes que el PSOE aprobara la ley de matrimonios del mismo sexo, muchos activistas, mucha gente valiente a la que yo no le llego ni a la altura del tacón, se comprometieron, salieron del armario en los peores momentos y labraron el futuro posible para que cuando el PSOE gobernara se consiguiera ese hito.

Pero no es mérito sólo del PSOE. El PSOE tiene su mérito, pero no es sólo suyo.

Y por supuesto el PSOE no puede pretender – no es la primera vez que lo hablo – que los homosexuales estemos hipotecados a ellos de por vida porque nos hicieran ese favor. Porque sí, claro que se valora la aprobación de la ley, pero eso no te impide que sufras con las medidas que el PSOE de los últimos años de Zapatero – cuando nos falló -, ese PSOE que se doblegó a la UE perdiendo todo lo que le quedaba de izquierda.

No, PSOE. Los votos de los homosexuales no son vuestros ni son votos de nadie. Se os agradece lo que hicisteis, pero ya está. Si por algo se luchaba era por la libertad de ser como uno es. Y hoy somos libres. Con vuestra inestimable ayuda. Pero hasta nuestro voto es libre.

 

Campaña contra @JM_Kichi alcalde de #Cádiz con su aderezo de homofobia #LGTB @PodemosCadiz

kichi

Corre esta viñeta por ahí, de whatsapp en whatsapp. Parece chistosa pero no lo es. Ya. El objetivo es dañar la imagen del alcalde de Cádiz por parte de unos nostálgicos de tiempos anteriores o de otros que no saben hacer de su vida otra cosa que el runrun de un paso de semana santa.

El argumento parece hasta lógico. Pero no lo es y es muestra de la ignorancia supina del que lo ha escrito.

Yo, que hablo con fundamento de fe, que para eso soy católico, en la frontera, pero católico, le tengo que dar la razón al alcalde de Cádiz. Un ayuntamiento no debe poner un Belén. ¿Por qué? Porque es un acto religioso, y los actos religiosos lo hacen las personas que somos religiosas. Yo, puede poner un belén en mi casa. Si quiero y mis compañeros quieren, lo puedo poner en mi asociación y si quiero lo puedo poner en el patio de mi casa.

Pero un ayuntamiento no. No está para poner esas cosas, porque un ayuntamiento no es religioso. Es la casa de toda la ciudadanía: la que cree, la que no cree y toda la demás.

¿Y qué tiene que ver la bandera gay? Pues nada, sólo el hecho de hacer daño a la imagen del alcalde de Cádiz como he dicho.

La bandera gay, que no es gay, empezando por ahí, porque representa a toda la comunidad de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, es el símbolo de un colectivo que lucha para tener los mismos derechos que todas las personas. No más. Los mismos.

Cuando un ayuntamiento iza la bandera del arcoiris lo único que hace es decirle a este colectivo, que los reconoce, que los apoya y que los ayudará en la consecución de estos derechos y que tiene un firme compromiso en terminar con la discriminación que históricamente ha padecido el colectivo LGTB.

Y nada más. No significa que todos los gaditanos sean gays. A pesar de la famosa losa que se cuenta que está en la tacita de plata. No es más. Es eso.

Pero la mala baba ha intentado hacer un chiste para joder a Kichi. Y lo único que ha conseguido es enseñarnos que aún queda mucha gente ignorante que no sabe distinguir entre derechos cívicos y religión.

Así nos va, y sobre todo, así les va.

Los cuatro años de PP, retroceso en derechos para gays, lesbianas, transexuales y bisexuales en España.

Cuando se cumplen cuatro años de la mayoría absoluta que catapultó a Mariano Rajoy al Gobierno, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, hace balance de las políticas LGTB de la legislatura.

El resultado es lamentable en cuanto a Derechos Humanos se refiere: se ha desmantelado la sanidad universal, se ha excluido a las mujeres sin pareja varón del acceso a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública, se ha descapitalizado la prevención del VIH y se ha desterrado del currículo escolar la educación en diversidad sexual, de género y familiar.

A su favor está el trabajo realizado desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que hace tan solo unas semanas ha presentado Abrazar la diversidad, una guía de acción para reforzar la prevención, la detección y la actuación frente a situaciones de discriminación en los centros educativos por cuestión de orientación sexual. Sin embargo, el trabajo del Ministerio de Educación al respecto ha sido peor que nulo ya que eliminó la única asignatura que trataba la diversidad sexual, de género y familiar, Educación para la Ciudadanía, precisamente usando este temario como excusa. Al mismo tiempo, el reparto de horarios curriculares ha dejado reducidas las oportunidades para trabajar las diferentes diversidades y hacer una educación centrada lo más posible en las circunstancias del alumnado.

Sigue leyendo