Ascensores y comunidades de vecinos y vecinas

En estos días he estado acompañando a un familiar mayor en la reunión de su comunidad con el motivo de solicitar las ayudas que la Junta de Andalucía da a las comunidades de vecinos y vecinas para la instalación de un ascensor en viviendas antiguas, como es el caso, por ejemplo, de las de la Barriada de La Granja.

El plazo está abierto hasta el 19 de septiembre y pueden ver la información correspondiente en la web de la Consejería de Fomento y Obras Públicas.

Pero me corrija alguien si me equivoco. Creo que esta Orden de la Junta de Andalucía, aunque en el fondo tiene buen propósito (el ayudar a las comunidades a tener unas viviendas más accesibles y evitar que personas con limitaciones queden secuestradas sin salir a la calle), no la veo justa.

Y me explico. La Administración se relaciona con la comunidad y ésta es la que se compromete a pagar la parte que no está subvencionada.

Siempre surge la picaresca del ‘el de piso de abajo’ que no quiere pagar ascensor porque no lo necesita, que es similar al ‘el del segundo’ que no quiere pagar el arreglo del techo, porque eso está encima del quinto. O del local comercial que no quiere pagar ascensor ni arreglo de fachada, pero que sí que se beneficia de la revalorización del edificio y lo que esto aporta a su negocio.

Pero yo voy a otra cuestión. Yo me refiero a la particularidad, porque una comunidad de vecinos y vecinas está compuestas por muchos casos particulares. Sigue leyendo