Presos y católicos: la pastoral penitenciaria.

Cárcel

Cárcel

En estos tiempos oscuros por los que pasa la Iglesia Católica, con tanta pederastia, tanto machismo, tanta homofobia, tanta idolatría y tanta corrupción moral que la han alejado del camino del Evangelio propuesto por Jesús de Nazaret, al que ya cuesta mucho reconocer en ella, hay algunas luces dentro de la Iglesia que siguen alumbrado porque van al paso de lo que Jesús pedía.

Una de estas luces son las pastorales penitenciarias. Cristianos comprometidos con una de las grandes indicaciones de Jesús. Estuve preso y me visitasteis. Sí, queridos católicos. Una de las acciones que deberíamos hacer los cristianos es visitar a los presos. También a los enfermos, a los desnudos, a los extranjeros y emigrantes que por la mala política también se convierten en presos.

Jesús de Nazaret no se pregunta por qué la persona está presa. Se queda en la persona y en que está cumpliendo su condena. Jesus es compasivo. Jesús es misericordioso. Incluso a un ladrón, arrepentido, que le pidió perdón, le garantizó que estaría con Él en el cielo. No le preguntó qué hizo.

Si hay arrepentimiento hay perdón. Porque además ¿quién está libre de no ser preso alguna vez? Desde una mala acción o la mala suerte de un accidente de tráfico nos puede llevar a la prisión. Cualquiera puede ser preso.

Lo que está claro es que en nuestro prójimo está Jesús. Si no somos capaces de verlos, no somos cristianos. Aunque adoremos imágenes. Aunque nos arrodillemos. Aunque salgamos en procesiones.  Aunque recemos a un dios invisible. No seríamos cristianos si hacemos esto.

Los presos. Cuánto molestan. Hagan la prueba. Métanse en la redes sociales o en la barra del bar y pida ayuda para los presos. Pida ropa o el poco material que se le puede aportar y que permite la ley. Pida algo para los presos. En la gran mayoría, le darán con la puerta en las narices. Mucha gente, y por desgracia, bautizada, detestan al preso. Los quieren ver como al conde de Montecristo: en un penal con un traje a rayas y una bola de hierro amarrada con  una cadena al pie.

Hace una publicación que yo consideraba ética titulaba una ‘noticia’ sobre las buenas condiciones en las que estaba la asesina confesa del chiquillo de Almería. Las hordas de la caverna contestaron como se les esperaba. No quieren que tenga derecho a tener televisión o una cama cómoda. No entro en la barbaridad tan horrible del delito que cometió. Lo cometió y tiene que pagarlo. Para eso está la Justicia. Pero ¿y la humanidad? Ya, no hablo de la humanidad de quien mata, hablo de la humanidad de los inocentes. ¿Se es humano si estamos sedientos de venganza y no tenemos capacidad de compasión con los que sufren? ¿Dónde queda esa misión de la prisión de reinsertar en la sociedad al que ha cometido un delito?

Reflexionen. Antes de dar dinero para comprar velas o flores piensen en dar dinero o material para los presos. Ahí está Jesús mucho más que en cualquier figura o en cualquier estampa. Es tan fácil como llamar a los voluntarios de la pastoral penitenciaria. Pregunten en su diócesis y le indicarán. Y hable con ellos. Le contaran cosas y usted será más buena persona sólo por escucharles. Se sentirán muy pequeñitos porque lo que hacen es muy grande. No todo el mundo es capaz de hacerlo. Por ejemplo, yo. Yo no me encuentro con fuerzas para meterme en una cárcel y escuchar cerrarse las puertas.  Pero con que sepamos lo que hacen, lo reconozcamos y les ayudemos ya estaremos haciendo algo que es más que nada.

Regalos para los presos de las cárceles de #Cádiz (Pastoral Penitenciaria Asidonia #Jerez)

Cárcel

Cárcel

Estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. (Mt 25:36)

No tiene que ser fácil estar preso. Ya, seguro que puede que pienses que si están allí es por que se lo merecen. Pero no todos son asesinos ni violadores. Y además, ¿y si se arrepienten? ¿No están purgando ya su pena?

Son presos y son personas, y como personas, se merecen un regalo de navidad. Si eres cristiano, ya es que lo tienes por obligación: ‘Estuve desnudo y no me visitasteis’, decía Jesús.

La Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Asidonia Jerez está recogiendo materiales para los regalos de los presos que por las normas de seguridad de las cárceles sólo pueden ser:

  • Gorros
  • Guantes de lana
  • Bragas para el cuello
  • Calcetines
  • Esmalte de uñas
  • Set de escribanía
  • Barras de labios
  • Pinza para pelo y coleteros
  • Agendas SIN alambres
  • Pañuelos pequeños (no largos)
  • Mochilita de tela.
  • Calentadores.
  • Monederos.
  • Caramelos

NO SE PERMITEN:

  • Bufandas
  • Llaveros

Si quieres entregar material ponte en contacto con pastoralprision@gmail.com ó guileje@gmail.com

http://pastoralpenitenciariaasidonia-jerez.es.tl/