Gracias a Dios

Rezar

Rezar

Imagen de congerdesign en Pixabay
Con motivo del peligroso aterrizaje del avión canadiense en el aeropuerto de Barajas, todos los españoles, y también el mundo entero, estuvimos pendiente del resultado de la maniobra, que felizmente terminó con éxito, con la tranquilidad para todas las personas que viajaban en él, equipos de rescate, familiares y en general, todos los que seguíamos el asunto.

Las redes sociales hervían, especialmente la reina de inmediatez, que es Twitter. Ya con el avión en tierra, todo el mundo suspiró. “Gracias a Dios ya está en el suelo.” ¿Gracias a Dios o gracias a los pilotos y todas las demás personas que participaron del incidente?

Ya el debate estaba hecho y la noticia principal (el éxito del aterrizaje) pasó a un segundo plano para debatir la influencia o no de Dios en la resolución del hecho.

Esto me llevó a una reflexión. La idea de Dios que tiene la gente, que mayoritariamente, se define católica en España. Aunque también los protestantes evangelistas coincidieron en esto de atribuir a Dios el poder de salvar un avión. Claro que el sentido común nos hace preguntarnos: ¿Por qué Dios decidió salvar al avión de Canadá y dejó que Irán dispara un misil contra otro avión? Podemos trasladar la pregunta a un ámbito mayor. ¿Por qué Dios salva a un avión y no salva a millones de personas de perecer por el hambre y la pobreza? O traslademos la pregunta a un  ámbito menor: ¿Por qué no salva Dios a mi familiar de morir de una enfermedad y deja vivir a otros?

Sigue leyendo

El asesinato de mujeres que no cesa

Stop Machismo

Stop Machismo

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

Ahora que voy por la mitad de la novela ‘Patria’ de Fernando Aramburu, recuerdo aquellos años negros de ETA. Nos llegamos a acostumbrar a la muerte con el tiro en la nuca. La muerte individual. La muerte solitaria. Muchos de ellos guardias civiles, militares o polícias. Nos acostumbramos tanto porque eso del riesgo a morir en estas profesiones se le supone. De vez en cuando nos sobresaltaba un atentado grande como el de la Casa Cuartel de Vich o el de Hipercor. Pero todo cambió con el asesinato de Miguel Ángel Blanco y la gente reaccionó. Eran ya los políticos los que estaban en el objetivo. En aquél tiempo, en el que nos concentrábamos convocados por el Movimiento Contra la Intolerancia en la plaza del Arenal de Jerez, 24 horas después del último atentado, la asistencia era poca. No pasaríamos de cien personas. Pero aumentaban o disminuían si el asesinado era un policía o un civil. Había muertes que parecían doler más que otras.

Cuento esto porque el domingo pasado escucho por la radio el asesinato de otra mujer por parte de su expareja. Asesinato machista, se pongan algunos como se pongan. Machista. Entré en twitter y no era Trending Topic. Habían matado a una mujer por ser mujer y no era el tema del que más se hablaba.

Sigue leyendo

Una estrella que se muere

orion

Estrella Betelgueuse – Imagen Software libre Stellarium

Después de estos días de lluvia, la tarde del sábado me ha regalado un bonito atardecer. El universo me recuerda que la vida no solo está a nuestros pies, sino que también está sobre nuestras cabezas. ¿Te has preguntado, amable persona que me lees, cuánto tiempo le dedicas en tu vida a contemplar lo que te rodea? Vivimos tan cabreados permanentemente por la vida diaria por el trabajo o la falta de él, por la política, por… tantas cosas que nos distraen, que nos impiden disfrutar de las cosas que tenemos gratis, como es por ejemplo, mirar y contemplar nuestro alrededor.

El atardecer me hizo mirar de nuevo al cielo, tapado por las nubes estos días. Noté más luz, el atardecer más tarde. Claro. El Sol me lo dijo: Alfonso, que ya hace un mes de la navidad. El tiempo pasa implacable. Sabemos que pasa por nuestras arrugas en la piel, pero también por lo que ocurre en el cielo. Las vueltas de la Tierra alrededor del Sol. Las aparentes vueltas del Sol alrededor nuestra. Y las estrellas. El cielo de invierno es precioso, lo malo es que las luces de la ciudad nos impiden ver el firmamento estrellado. Es un precio más a pagar por esto que llamamos civilización.
Pero hubo en tiempos remotos otras civilizaciones más oscuras que nosotros. Más oscuras porque no producían tanta luz nocturna que por las noches se maravillaban mirando las estrellas. Por ejemplo, en Egipto. Justo allí se fijaron en una constelación, en un conjunto de estrellas que marcaban una forma. Tres estrellas seguidas. El conocido como Cinturón de Orión. Usted que me lee seguro que alguna vez las habrá visto. Son fáciles de distinguir, incluso en un cielo sucio como el de Jerez, porque son muy brillantes. Pues más arriba de ellas, y la puede ver en el gráfico, hay una estrella roja muy conocida por los aficionados a ver estas cosas. Tiene de nombre Betelgueuse, aunque aquí cada cual la pronuncia como quiere: Betelgeus o Bitelchús. Es una estrella supergigante roja. Grandísima. Si estuviera en el sitio del Sol, su volumen llegaría hasta Júpiter.  Para que nos entendamos también, es una estrella abuelita. Está en los últimos momento de su vida. Os cuento esto porque desde noviembre pasado, esta estrella tan importante, que estaba entre las diez maś brillantes, de pronto ha perdido la mitad de su luz. Es lo que sucede cuando le están llegando sus últimos momentos. Muchos han pensado que nuestra estrella se muere. Pero una estrella no se muere como nosotros que vamos al tanatorio y ya está. No, una estrella se muere a lo grande, explotando y convirtiéndose en una supernova, que es un astro muy brillante que podríamos ver incluso de día. Suerte tenemos que Betelgueuse está lejos. A 642 años luz de distancia más o menos. Eso significa que la luz tarda esos años en llegar a nosotros. Lo que indica que lo que estamos viendo ahora sucedió hace todos esos años. O sea, que vemos el pasado. Parece magia. Pero así es. El cielo es una máquina del tiempo.

Sigue leyendo

Capellanes en los hospitales públicos. ¿Hasta cuándo?

Cura

Cura

Imagen de Quidec Pacheco en Pixabay

Con la llegada al gobierno de la nación de la coalición de izquierdas, se han extendidos muchos bulos boca a boca donde se alerta que, entre las muchísimas cosas malas que va a hacer el gobierno, no se dejará entrar a los curas en los hospitales.

Las competencias de sanidad las tienen las Comunidades Autónomas y también dudo que en los planes del Gobierno esté intervenir en este asunto. Pero me gustaría reflexionar sobre la necesidad de un sacerdote en el hospital.

Creo que no. No son necesarios. Es muy sencillo de entender. Y cuando digo sacerdote católico, digo pastores protestantes o imanes musulmanes que estén en un hospital de una manera institucional.

Os cuento. Cuando mi abuela era muy mayor y estaba enferma, tuvo la visita de un cura cercano a la familia que se presentó a visitarla con toda su buena voluntad. Pero fue vestido de cura. Todo de negro con su tirilla blanca. Mi abuela pensó que iba a darle la extremaunción cuando el hombre lo que estaba haciendo era una visita de cortesía. Mi abuela empeoró su enfermedad debido al susto.

Sigue leyendo

Y su Dios no escuchó sus oraciones

Card. Canizares (30279529724)
Con motivo de la investidura del presidente del gobierno de España, la jerarquía de la Iglesia Católica se ha mostrado ‘muy preocupada’ y un cardenal, el ínclito arzobispo de Valencia, señor Cañizares, invitó a los fieles ‘a orar’ por el bien de España. Visto los resultados, pueden haber ocurrido varias cosas: que los fieles no hayan orado o que, en caso de que hubieran orado, su dios no les haya hecho caso.

Los jerarcas católicos cometen un gran error, no sé si a sabiendas o por ignorancia. Éste consiste en dar una imagen de Dios equivocada, de un ente que ‘vive’ en algún lugar y se dedica a hacer y deshacer nudos según su propia voluntad. Este Dios ‘banquero’ que da a cambio ‘de’ no es el Dios que Jesús muestra en su Evangelio. Esta manera supersticiosa de enseñar a Dios, ha convertido para mucha gente la religión católica en un conjunto de ritos muy parecido al que utilizaban las primeras civilizaciones cuando se encontraban ante situaciones difíciles.

Sigue leyendo

“15 años…”

AUTOPSIA

Uno de los jugadores de la Arandina ha sido muy claro en la interpretación de lo ocurrido, cuando tras conocer la sentencia ha manifestado, “esto hace 15 años estoy en mi casa echando un parchís”, justo la misma idea que expresó Plácido Domingo en su comunicado al hacer referencia a que las normas y los estándares cambian. Para ambos esa falta de uniformidad no puede ser utilizada para cuestionar nada ni para condenar a nadie.

Una de las claves del machismo y de su visión conservadora de la realidad es hacer creer que el futuro sólo es definido por el paso del tiempo para que nada cambie con el transcurso de los días, y que los retoques necesarios para la adaptación puedan integrarse poco a poco en una sociedad que avanza al ritmo del letargo. No importa que la parafernalia de la tecnología y los colores de la superficialidad…

Ver la entrada original 791 palabras más