Presentación en #Jerez de ‘Fuga a Titán’ del miembro de la AAMagallanes y @unpuntoazulES Avelino Sáez.

Fuga a Titán

Por fin llegó el día, 28 de enero de 2016, en el que se presentó en público en Jerez, en la Fundación Caballero Bonald, y presentado por Josefa Parra  el libro del compañero de la Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes y colaborador del programa de radio Un Punto Azul que hacemos en Frontera Radio sobre astronomía, astronáutica y ciencias del espacio, Avelino Sáez.

Ya me leí hace unos días el libro. ¿Leí o me devoré? Más bien lo segundo. Tenía en cuenta que ya llevaba prejuicios en torno al libro: conocía perfectamente a su autor. Lo cual luego no me sirvió para nada porque me sumergí en la historia de la novela y el protagonista Julius ya lo llenó todo y me olvidé de Avelino.

Sorprendente es la portada. Color naranja llamativo y los dibujos de la portada de Miguel Ángel Sáez, hermano de Avelino, nos lleva a aquellos antiguos libros que leíamos en nuestra juventud los que como yo hoy tenemos 50 años.

Fuga a Titán es un libro de aventuras. Es un libro de ciencia ficción. Es un libro de Geografía. Y es un libro que son muchos libros. Mientras leía me han llegado recuerdos de Julio Verne: De la Tierra a la Luna. Miguel Strogoff. Héctor Servadac. Paisajes extraterrestres sin marcianos. Guerras. Peleas. Y ciencia ficción en su máximo significado: ciencia inventada, que muy bien podría ser verdad.

Es una novela de nivel. Quiero decir: no es una novela simple. Está elaborada y muchas veces te tienes que parar a ver de qué personaje histórico o mitólogico se está hablando. No de todo se acuerda uno. Y otras cosas no las sabes.

Con Fuga a Titán está claro que te va a refrescar la memoria de la filosofía y muchas más cuestiones y por otro lado va a hacer que aprendas. Que eso es como un bonus en los juegos.  Lo pasas bien leyendo la aventura y de camino, aprendes.

Los dibujos del interior del libro son geniales, tanto como verlos nacer en un papel en blanco el día de la presentación del libro. Mientras el autor hablaba, detrás suya en la pantalla, como pueden ver en el vídeo, Miguel Ángel Sáez les daba vida. En esta obra, no ha hecho falta imaginar a los protagonistas: los ves dibujados y eso, me llevó también a mis tiempos de las historias mitad novelas, mitad comics de la Editorial Bruguera que me aficionaron a la lectura.

Los dibujos como antaño, llevan una frase de la novela. Me vi buscando, como si tuviera doce años entre las páginas donde quedaba la frase para ponerle la imagen que me daba el dibujo.

Fuga a Titán, insisto, es una novela de aventuras. Pero sobre todo es un homenaje a las novelas de aventuras. Con una trama entretenida y una estructura peculiar, es de las novelas que terminas. Y dices: me he gastado el dinero, pero ¡la he disfrutado! Y en eso consiste leer una novela, en disfrutar ¿no creen?. Hagánme caso. Léanla.

En Jerez lo puedes comprar en las librerías La Luna Nueva o Librería Agrícola. O a través de la Editoria Mayi en ediciones@edicionesmayi.com

Vídeo de la presentación:

 

Banda municipal de música de Jerez. Que Orfeo les acompañe.

Constelación de Lyra

Constelación de Lyra

Llegan  unas noches bonitas al  hemisferio norte. Se acerca el verano y empezará a brillar una estrella azul que nos marcará uno de los vértices del triángulo de verano. Estrella celeste (de cielo) y estrella de cine: Vega, protagonista del libro y la película Contact de Carl Sagan.

Pero hay algo  más importante en la estrella Vega y es formar parte de la constelación de Lyra. Una Lyra, instrumento musical, que no es de cualquiera. Está en el cielo, la puso Zeus, y pertenecía a Orfeo, uno de los argonautas.

Orfeo

Orfeo

Cuentan que Orfeo tenía la capacidad de calmar con su música a los animales y también a las personas. Fue, quizás, el primer músico terapeuta de la salud física y psíquica de los humanos.

Por eso, desde entonces, la música es algo elemental, esencial y vital para el ser humano. Algo que hay que cuidar tanto que hasta los dioses colocan a los instrumentos musicales, como la lira, en el cielo.

Un pueblo que se precie y que quiera seguir manteniendo su cordura como comunidad necesita de la música para vivir. Sin música, los pueblos se mueren.

En Jerez de la Frontera, está ocurriendo algo inaudito. Jamás pensé yo que tuviera que manifestarme para defender la música y a sus constructores, los músicos. Pero cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras.

La banda municipal de música de Jerez puede desaparecer por la gestión del Ayuntamiento gobernador por el Partido Popular.

Los músicos de la banda municipal de música de Jerez están viviendo una verdadera bajada a los infiernos como Orfeo, buscando a una Eurídice que no es si no, para ellos, la música.

Obertura de Orfeo en los Infiernos de Jacques Offenbach

Ojalá los hombres, las mujeres y el Olimpo entero se rebelen contra quienes nos quieren quitar la música – el arte de las musas -. Y capaces son, porque con sus luces para alumbrar no sabemos qué, ya han conseguido que desde nuestra ciudad no podamos ver las estrellas, y entre ellas, a la Lyra de Orfeo.

Venzamos a los tristes, a los turbios, a los grises. Venzamos de nuevo, como Orfeo, al Can Cerbero.  Que vivan los colores. Que viva la música. Y que viva la banda municipal de música de Jerez. Aquí tenéis el vídeo que hice durante la manifestación del pasado tres de mayo de 2015 de la banda municipal de música de Jerez luchando con sus instrumentos por su supervivencia.

 

Quien escribe esto, no hace falta que justifique que ama tanto la astronomía como la música. Todos los sábados hace, o más bien, pone, todo lo que la audiencia de Frontera Radio en Jerez pide de música clásica, zarzuela y ópera. Lo podéís escuchar en el podcast. ¿Por qué funciona el programa desde hace quince años? Porque Jerez necesita y ama la  música.

http://www.ivoox.com/player_es_podcast_40515_1.html

¿Qué fue del monstruo de la Laguna de Torrox? #Jerez

Laguna de Torrox en Jerez - Foto del autor

Laguna de Torrox en Jerez – Foto del autor

 

Veo que muchas entradas en mi blog vienen buscando ‘el monstruo de la Laguna de Torrox’. Recupero un artículo que escribí hace ya tres años en mi antiguo blog, que contaba la historia de aquél monstruo, hoy ya desvelado su misterio.

MAYO DE 2012

“Lo que voy a escribir me lo ha contado una persona totalmente fiable que quiere mantenerse en el anonimato. Fiable en el sentido de que sé verdaderamente que lo que me ha contado lo ha vivido como tal. Llevo ya varios días intentando buscarle una explicación al asunto, pero no la encuentro. Tal vez ustedes me puedan ayudar o alguien que lea esto que haya visto lo mismo que voy a relatar aquí.
Hace una semana más o menos esta persona fue a correr como suele hacer todos los días a la Laguna de Torrox, una laguna cercana a mi casa, que se urbanizó hace años. Un error, porque a la naturaleza hay que dejarla en paz. El caso es que con las inundaciones del 2009 una loma se despeñó en forma de barro inundando la laguna. El agua llegó muy cerca de las casas. Con la sequía que padecemos ahora, la laguna más cercana a la autovía Jerez – Cádiz (la laguna está dividida en dos partes unidas por un canal) está seca, salvo la parte que llega al canal que aún tiene agua. Han crecido muchos matorrales y está llena de distintas especies, como las neas.
Tiene bastante fauna, como los patos, garcetas e incluso gaviotas de las cercanas playas.
La laguna saltó a los medios hace unos años cuando la delegada de medio ambiente de entonces, Africa Becerra, dió cuenta de que alguien había abandonado un cocodrilo en la misma. Cosa que era cierta porque días después fue atrapado. Y murió sin apenas enterarnos.El caso es que esta persona fue a correr de noche, oscuro, la laguna no está iluminada totalmente por culpa del vandalismo urbano, y de las casas del margen de Media Markt vio salir ‘algo’ parecido a un animal o a una persona reptando o a cuatro patas velozmente, atravesando el carril para correr y el acerado e introducirse en la laguna entre las neas.
Iba con una prenda amarilla fluorescente. Esta persona al verlo se asusta y sale corriendo hacia el canal, cuesta arriba un poco y luego le da la vuelta a la laguna, en la zona del campo de Golf.Desde allí, ve el otro margen (por dónde salió la cosay ve a esa misma figura humana de pie en medio de la laguna, con el traje amarillo, con capucha, por lo que no puede verle el rostro. No tiene cámara de fotos, le entra el pánico y huye. Obviamente, no podía estar de pie en medio de la laguna, porque aunque hay hierbas, se hundiría en el agua que hay en esa zona.
Cuando me lo cuenta, le pregunto infinidad de cuestiones. Que si podía ser un animal, un operario que estuviera trabajando, etc… a todo me dice que no. Lo que más le llama la atención es que iba corriendo reptando o a cuatro patas.Sin que lo supiera, porque me consta, le pongo un programa de Cuarto Milenio que podéis ver pinchando en el enlace donde cuenta un caso sucedido cerca de la laguna – y de mi casa,qué horror – en los aerogenadores que están en la autovía de Jerez a Sanlúcar, a unos diez kms de la Laguna. Cuenta el programa que ante una previsible avería de estos, unos técnicos suben a estos ventiladores como les llamamos aquí, y escuchan un ruido metálico abajo cuando ellos están arriba. Bajan y se encuentran a dos seres altísimos y que hacen ruidos como las cigueñas. Al verlos, se asustan y salen reptando a toda prisa hacia la autovía.
El programa hace una simulación con otro caso cerca del Coto de Doñana y cuando esta persona que me cuenta esto lo ve dice ¡Eso fue lo que yo ví!Así que ahí tengo el misterio. No soy yo de creerme todo lo que cuentan en Cuarto Milenio, pero en esta persona confío y sé que me dice la verdad. Y si vio eso, es verdad que vió eso. El caso es que yo quiero saber lo que vió y por más vueltas que le doy a la cabeza no soy capaz de averiguar qué es. Intento racionalizar el asunto, pero no consigo una respuesta fiable. Ayuda por favor si alguien sabe algo, o ha pasado por allí y ha visto algo parecido.”

El misterio fue resuelto: parece ser que el monstruo de la Laguna de Torrox, tuvo que ser alguien que se dedicaba a robar cables y ante la presencia de mi amigo, anduvo ocultándose.
Pero si quieres aprenderlo TODO sobre la Laguna de Torrox no puedes dejar de visitar estos enlaces del mejor blog sobre naturaleza de Jerez: Entorno a Jerez.

Amazonas guerreras (mitologia) : sin derecho a estar entre las estrellas. #Poema.

amazonas guerreras mitología

Amazonas Guerreras Mitología

Las Amazonas. Esas criaturas mitológicas. Esas mujeres de pecho cortado, para poder utilizar el arco como arma, descencientes del dios Ares y de la ninfa Harmonía. No necesitaban de hombres para gobernar. Tenían una reina. Sólo procreaban con extranjeros y se quedaba únicamente con las niñas.

Francisco de Orellana descubrió tribus de mujeres guerreras en Brasil. Las llamó en su recuerdo, Amazonas. Y éstas, le dieron el nombre al río más caudaloso del mundo.

Pero no consiguieron que en la Historia le dieran su nombre a las estrellas como sí consiguieron las Pléyades o las Híades.

Yo creo que se lo merecen. Por eso nació este poema.

AMAZONAS

Tu pecho cortado me desconcierta,
porque no es enfermedad lo que demuestra,
es fortaleza y certeza de una puntería
afilada en tus ojos de espuma bravura.
Sin embargo, no es voluntad de la fortuna,
amputación que en tu infancia te hicieron,
para ser arquera en defensa
de una vida aplastada por el acero.
Invisible te has como todas las mujeres,
ni derechos en el cielo tuviste.
Ninguna estrella lleva tu nombre,
ninguna forma en el firmamento
te indican, te aparentan, te viven.
Sólo el nombre confundido del gran río
recuerda lo que fuiste y no exististe
salvo en las mentes de los seres soñadores.
En tu lanza me clavo cuando quiero morir.
A las estrellas te llevaré sin permiso.

Pléyades : Me siento pequeño ante el firmamento infinito #astronomía #mitología #Pléyades

Magnífica fotografía de Andrés Nieto Porras de las Pléyades. Licencia Creative Commons URL original https://flic.kr/p/bpVqUB

Las noches de invierno en el hemisferio norte. Me siento pequeño ante el firmamento infinito que me cubre con un manto de estrellas en la noche limpia del viento boreal.

Hay quienes se asustan ante la inmensidad de la noche y sienten ese vació de la soledad perpetua. Pero yo, no. Tengo la suerte y el don de poder haber transcendido al conocer con mis sentidos sólo es la expresión de algo maravilloso que escapa a la incapacidad de mi inteligencia. Llamémole Dios. Es una más de las maneras – quizás la más suave – de encontrarme con el Dios grande, el oculto, el todopoderoso, el oculto, el invisible, el que no es carne humana.

Me tiro al suelo de espaldas, para sentir el latido de la Pachamama. Tengo la suerte también de saber leer el cielo, de saber que todo tiene un orden, y que ese tejido que nos cubre, está hecho con direcciones móviles.

Miro al cielo y veo las estrellas. Cierros los ojos, y las sigo viendo. Suenan en mi mente las preguntas que me hice un día. Las mismas preguntas que Yahvé le hizo al Santo Job.

¿De dónde sale y se difunde la luz, de dónde el viento de oriente que barre la Tierra? ¿Quién abre un canal al aguacero y una senda al estrépito de los truenos, para que llueva sobre la tierra inhabitada, sobre el desierto donde no hay un ser humano, para regar las soledades desoladas, y hacer germinar en tierra árida hierba verde?

¿Tiene padre la lluvia?¿Quién engendra las gotas de rocío?¿Qué seno dio la luz al hielo? ¿Quién engendra la escarcha del cielo cuando las aguas se endurecen como piedras, y se congela la superficie del abismo?

¿Puedes tú anudar los lazos de las Pléyades o desatar las cuerdas de Orión?¿Haces tú salir a su tiempo al lucero del alba y guías a la Osa con sus pequeños?¿Conoces acaso las leyes de los cielos y haces que sus decretos se cumplan en la Tierra? ¿Llegará tu orden hasta las nubes, de manera que te responda un diluvio de aguas?¿Serás tú quien arroje los relámpagos?¿Acaso te dirán ‘Aquí estamos’?

Job 38, 24-35

Dios le responde a Job con preguntas. No, no es que Dios pregunte porque no sabe. Dios pregunta para que Job, el ser humano, sea consciente de cuánto no sabe.

Es verdad el universo es desconcertante. ¿Qué soy yo ante tanta inmensidad? ¿Quién soy yo para haber tenido esta oportunidad maravillosa de estar vivo?

Los ojos cerrados. Los abro y el cielo estrellado sigue sobre mí. Las Pléyades, huyendo eternamente de Orión, y con la seguridad del Toro que las protegen, me miran. Algún día tú estarás con nosotras entre las estrellas.

Orión, tú, mi dueño, de las noches de invierno del norte y del verano del Sur. #Astronomía

Orión, visto desde el Hemisferio Norte

Llegan las noches frías de invierno, con su viento del norte que afina el aire como el cristal, dejando la atmósfera clara, transparente, como si no existiera.

En las tierras medias del hemisferio norte no nos apetece salir, preferimos quedarnos al calor del hogar. Pero la llamada de las estrellas siempre es más fuerte. Salir al cielo y elevar tus ojos es todo a una. Hay mucha gente que no lo hace, lo sé. Pero quien lo haga la primera vez, no dejará de hacerlo.

En invierno en la mitad norte alguien de Grecia creyó ver entre las estrellas a Orión, el cazador gigante que un día dijo que podía ser capaz de matar a todas las bestias del planeta, y éste, la Madre Tierra se alarmó y le envío un escorpión para que le picase.

Orión sigue en esa carrera eterna en el firmamento huyendo del escorpión acompañado de sus perros. Y aquí, nosotros pequeños humanos tenemos la dicha de poder contemplarlo sólo con el leve gesto de elevar los ojos. 

Pero Orión sólo existe en la mente de los soñadores. Otros, comos los que son sólo capaces de ver átomos y números, no llegan a comprender la maravilla del  universo compuesto.

Orión no existió en el hemisferio Sur. Estaba sí, pero su postura al revés no le simuló a nadie que estaba allí, escondido entre las posturas caprichosas de las constelaciones, esas redes de estrellas imaginarias tejidas en la mente humana.

Es curioso. Orión es el dueño absoluto de las noches invernales del Norte. Y preside también el cielo de las noches de verano del Sur.

Orión es el dueño y señor de los cielos. Quien conoce la astronomía lo sabe.

Betelgueuse la roja y Rigel la azul, o al contrario en el sur. O tendidos en el ecuador. Como el Estrecho de Gibraltar y y el Estrecho del Bósforo.  Extremos del principio y el fin dentro de un universo que nos dicen infinito. Y en el centro, colgando del cinturón, como un Mediterráneo pàrturiento, las estrellas que nacen en la Gran Nebulosa de Orión, llamada también M42 por su número en el catálogo de Messier.

Orión, visto desde el Hemisferio Sur

Seguimos viviendo nuestras vidas aquí abajo. Con un cielo que se le escapa a la mayoría, cegados por las farolas, las prisas y el ignorar el puesto que ocupan en el universo.

Pero nosotros, los elegidos, los que tuvimos el don de recibir la llamada para mirar arriba, sabemos, que en esta época poco hay que hacer. Orión es el dueño.