La historia de Pepe el gitano de Jerez

Gitanos italianos

Gitanos italianos protestando por el racismo del Gobierno de Italia – Foto RTVE

Pepe el gitano no era gitano. Le decían gitano porque era moreno y era de Jerez. Cantaba bien flamenco, no era una estrella. Pero bueno. Le decían el gitano y a él no le importaba. Porque ser gitano de Jerez, es un orgullo.

Pepe no terminó de estudiar. No porque sus padres no quisieran. No estudió por vago y prefirió irse a trabajar de peón de albañil. Así estuvo toda su vida. Destrozándose las espaldas y las manos, pero ganó dinero. Su felicidad no era plena. Su mujer tuvo un problema de salud y quedó descapacitada. Aunque llevaba bien su casa, porque el trabajo de casa era de ella.

Su único hijo era gay. Aunque Pepe nunca lo quiso ver. Es más, nadie se atrevía a sacar el tema de la soltería de su hijo con 30 años ni que siempre estuviera con amigos en vez de amigas. Salvo el asunto del niño, al que no le gustaba la albañilería y sí estudiar filosofía, Pepe era feliz.

También Pepe, el gitano que no era gitano, era muy religioso. No había leído el Evangelio en su vida. No iba a misa tampoco, salvo a a entierros, bodas y bautizos, pero entonces se quedaba en la puerta fumando.

Pepe también era muy patriota. No tenía ni idea de la Historia de España. No sabía quién era Isabel la Católica ni con quién se casó. Porque él era patriota de la selección. Por el fútbol. Yo zoy ezpañó, ezpañó, ezpañó. Aunque no supiera por qué.

Llegó la crisis y Pepe el gitano que no era gitano tuve que emigrar a Mallorca de camarero. Otra región, otro idioma. Allí veía la tele y se quedaba en las noticias de tele trece viendo como los hijo putas inmigrantes venían a quitarle su trabajo. No le gustaban los negros ni que entraran en España, pensaba mientras el patrón en catalán le gritaba que fregara los platos más rápido.

En las elecciones de 2025 votó, como las tres cuartas partes de Europa a un partido fascista que prometía echar a los inmigrantes de nuestras tierras y recuperar el trabajo que era nuestro.

Ahí empezaron las sorpresas. De pronto, se dió cuenta que el inmigrante era él y fue discriminado, insultado y tuvo que volverse a Jerez de nuevo. Pero no pudo llegar. Porque estalló el conflicto. El conflicto muchos años después sería llamado guerra. Pero en 2025 era el conflicto. Los países con partidos fascistas atacaron a los que no eran. Y se formó una buena.

Uno de los líderes de los partidos fascitas, el holandés, tenía un gran carisma. El holandés era rubio y decidió que los morenos no eramos la raza escogida, no eramos los mejores. Había que buscarles una solución final. Primero cayeron negros y gitanos. Y Pepe, el gitano que no era gitano, huyó como pudo y estuvo escondido en Valencia por un rubio, que éste sí, era misericordioso. Estuvo sin contacto mucho tiempo con su familia hasta que pudo volver a Jerez después del conflicto. Porque con el conflicto y el fascismo, se acabó internet, el teléfono y las señales de humo que había era la de los incendios de las casas de gente no pura.

Buscó a su familia. No la encontró. Su hijo gay había desaparecido en el ‘campo de acogida para homosexuales’ de Cantabria. Había muerto gaseado después de haber sido torturado. Su mujer, discapacitada, también había desaparecido. La mandaron a curarse un hospital de Portugal, le dijeron. La realidad es que fue eliminada en un campo de concentración a las afueras de Lisboa.

En Jerez, quedó menos de la mitad de la población de 2018. La gran mayoría, rubia. Y no sabían ni cantar flamenco. Sólo quedó Pepe, triste, que lloraba por peteneras. Pepe, el único gitano que quedó en Jerez después del segundo fascismo de nuestra Historia. Pepe, el gitano que no era gitano.

NOTA DEL AUTOR. Es un cuento. Pero no es ciencia ficción. Podría pasar. En ti está que no pase.

La Estación Espacial Internacional sobrevolará Jerez

Estación Espacial Internacion

Estación Espacial Internaciona

De NASA/Crew of STS-132 – http://spaceflight.nasa.gov/gallery/images/shuttle/sts-132/hires/s132e012208.jpg(http://spaceflight.nasa.gov/gallery/images/shuttle/sts-132/html/s132e012208.html), Dominio público, Enlace

Vivimos a golpe de titular. Por desgracia, la mayoría de la gente no lee. Se nota en las faltas de ortografía. Se nota quien no lee nada. Pero sí leen los titulares. Los comparten. No contrastan. Se dejan llevar por la primera intuición.

Posiblemente te haya sorprendido el titular de este post y lo hayas compartido. Pero si te ha dado por leerlo, ya te digo que has caído en la trampa. Porque es un titular tendencioso. Ojo, no miente el titular como otros titulares que tienen miles de clikcs, pero no digo toda la verdad. Porque la verdad es que la Estación Espacial Internacional pasa por encima de Jerez casi todos los días. No en vano, da una vuelta al planeta cada hora y media. He puesto una cosa como noticia cuando no lo es.

Sin embargo, te he cogido de conejillo de indias, amable lector o lectora. Tienes que tener precaución. Cuando leas un titular llamativo, lee el contenido. Si lo consideras interesante, compártelo. Pero si tienes dudas, contrástalo porque puede ser mentira. Puede que te esté utilizando una empresa para hacerse publicidad a tu costa. O puede que sea un partido político que quiere hacerse famoso gracias a ti. O simplemente alguien que trabaja para hacer daño excusándose de que es una publicación ‘satírica’.

Todo el mundo no es bueno, querida gente que me leéis. Que nos manipulen, es lo más fácil del mundo. Fiaros de publicaciones que estén firmadas por periodistas. Esta misma columna, es filtrada por periodistas antes de ser publicada en La Voz del Sur. Ellos son los que se han preparado para esto. Son la garantía entre una información veraz y la opinión de un blogger. Y ojo, que hay blogger buenísimos. Pero ahí la garantía la tienes que descubrir tú.

En cuestión de contar lo que pasa, fíate antes de un periódico y un periodista de lo que te puede contar cualquiera.

Y por cierto, hay unas cuántas apps en tu móvil con lo que podrás calcular el paso de la Estación Espacial por donde quieras. Pero eso ya lo contaré otro día cuando se me ocurra un titular interesante.

Padres, perdónales porque puede que no sepan lo que hacen.

“Pero los católicos especialmente lo tienen muy difícil para encontrar el silencio y el desierto. Son muy pocos los templos de Jerez donde puedes encontrar ese momento de recogimiento, de encontrarte con el Dios Padre frente a frente en el momento de la Oración. Los templos son invadidos por gentes escandalosas, ruidosas, que no respetan el silencio de este tiempo sagrado.”

Sigue en mi blog…

¿Cuánto nos costará el hipotético pacto tripartito en Jerez?

Foto Pixabay

Foto Pixabay

El gobierno del PSOE jerezano de la alcaldesa Mamén Sánchez, te podrá gustar mucho, más, regular, menos o nada, pero lo que sí ha demostrado sin dejar duda ninguna es que con sólo seis concejales se puede gobernar una ciudad tan compleja como es Jerez de la Frontera, con más de 200.000 personas.

Por eso, y por el previsible pacto de gobierno municipal y la entrada en éste de IU y Ganemos Jerez, una de las cosas que tiene que quedar meridianamente clara es cuánto nos va a costar a cada jerezana y cada jerezano este pacto.

Y como al espantado, la sombra le espanta y ya venimos de vuelta, espero y deseo que el pacto consista en seguir con el mismo número de concejales y que los nuevos cambien a los antiguos y sigamos teniendo las mismas delegaciones y pagando los mismos sueldos. No vaya a ser que con la nueva reestructuración aparezcan delegaciones con nombres como aquella del pacto IU y Pacheco hace quince años,  llamada Delegación de Cohesión Social y Solidaridad Territorial  y nos encontremos con una nueva serie de Delegaciones extras como pudieran ser (y no estoy dando ideas) : Delegación de Igualdad, Delegación de las Personas Mayores, Delegación de Asuntos Sociales Ciudadanos, Delegación de Asuntos Sociales Rurales, Delegación de Educación, Delegación de Cultura, Delegación de Fiestas, Delegación del Conocimiento Digital, Delegación de Economía, Delegación de Hacienda, Delegación de Ecología y defensa del Medio Ambiente, Delegación de Transparencia del Erario Público, Delegación de Relaciones Interdelegacionales entre Delegaciones, etc. con su correspondiente Delegado/a al frente, con su buen sueldo, su buen despacho en su buen edificio, sumados a los asesores/as que necesiten, más un/una periodista para cada cuál, un despacho, un funcionario/a, y etc., que ya como digo, nos vamos conociendo.

Confío en la seriedad y el compromiso de IU y Ganemos Jerez en un pacto con el no estoy de acuerdo (aunque es mi sola opinión, y es eso, una opinión en la nada) y que no multipliquemos los gastos de una ciudad ya endeudada hasta las cejas para que no seamos la gente de Jerez quienes paguemos el pacto al final.

 

Pagar el pacto #Jerez

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Según el linguista Anicet de Pagés, la expresión pagar el pato lo define cómo ‘Padecer o llevar pena o castigo no merecido, o que ha merecido otro’.

El pato o el pacto; ya sabemos de nuestra manera de hablar y comernos algunos fonemas. Una expresión que viene del antiguo antisemitismo que había en la península ibérica.

Hago esta introducción para situarnos. En nuestro sistema político electoral, a los partidos que se presentan le pueden ocurrir varias cosas según sus resultados.

Que ganen con mayoría absoluta. Hecho ansiado por todos. Da tranquilidad y estabilidad al gobierno además de saberse con el apoyo de más de la mitad – ojo – de las personas que han votado (que no de la ciudad entera, si nos referimos a unas elecciones municipales).

Que saque la mayoría de votos pero sin mayoría absoluta. Normalmente, a quien le ocurre esto, se da a presentar como el ‘ganador’ de las elecciones, cuando realmente no es así. La realidad es que la mayoría de la gente que ha votado, no les quieren.

Y entonces, cuando no hay mayoría absoluta viene la cuestión. En nuestra legislación y en los mundos de Yupi, prima el interés general de la ciudadanía, por lo cual pueden darse dos opciones: o que surja un gobierno en solitario, con el apoyo puntual de la mayoría de las personas elegidas como representantes (como ocurre en Jerez ahora) o un gobierno de coalición donde diferentes partidos forman un gobierno y se reparten las responsabilidades. Si uno lo piensa, esto es lo mejor. Todo el mundo dialoga, negocian y consiguen lo mejor para la ciudad.

Sigue leyendo

Welcome to Ruidosa de la Frontera

Restos de petardos en la barriada de la Granja (La Voz del Sur)

Restos de petardos en la barriada de la Granja (La Voz del Sur)

Llega Navidad y llegan los petardos. Algún gen valenciano debemos tener por aquí, pero el caso es que Jerez es una ciudad que no aprende del daño que hacen los petardos.

Es de todos conocidos la tragedia que vivió una mujer de Los Albarizones cuando un petardo le hizo perder un ojo.

Tampoco podemos olvidar como en éste año 2016 una compañera de Radio Jerez pudo sufrir una desgracia similar en la calle Consistorio cuando un petardo surgido de la nada le explotó cerca.

Son muchas las zonas de Jerez donde se quejan por el lanzamiento de estas pequeñas bombas que no sé si pretenden divertir o asustar. Aun recuerdo el estruendo que un gracioso chiquillo produjo en una casapuerta de la barriada de La Granja.

También es sabido del gran daño que hacen los petardos a los perros, que  no pueden soportar el ruido de estas pequeñas bombas.

Pero también habemos otros afectados. En mi caso, un petardo me hace doble daño. Primero, porque padezco de la enfermedad de Ménière, un transtorno auditivo que produce vértigos y sordera. El ruido a mí me ocasiona mareos y hace que no entienda nada de lo que se habla. Y es suficiente el ruido de la gente de un restaurante con gente comiendo o en más demasía, una caseta de feria, para que yo  no me entere de nada y pueda tener una crisis de vértigo, que toco madera, hace ya tiempo que no las sufro.

Pero también padezco del corazón. No es grave. Taquicardia paroxística supraventricular. Me ocurre con situaciones de estrés. Puedo llegar a las 160 pulsaciones por minuto. Y el estallido de un petardo sin esperarlo, me la puede provocar.

A lo que voy es a dejar constancia de que la pirotecnia no controlada como es la que se produce en Jerez en Navidad es un peligro para la integridad y la salud de las personas.

Ya el año pasado por estas fechas me quejaba de lo mismo, pero en Jerez parece que algunas normas o no existen o no existen quienes las hagan respetar.

Posiblemente hará falta alguna desgracia más para que nuestros políticos se rasguen las vestiduras y se pongan manos a la obra.

Miren: los petardos son peligrosos. Prohíbanlos totalmente como se prohíbe fumar en un Hospital. No pasará nada y todos viviremos en paz.

Y ya aviso que si algún día sufro daño en mi salud auditiva o cardíaca debido a un petardo voy a ir legalmente contra quien lo haya hecho estallar como una agresión hacia mi persona. Y si es un menor, iré contra sus padres, madres o tutores. Y por supuesto, contra una administración que no sabe controlar todavía el peligro que son los petardos en esta nuestra ciudad de Jerez de la Frontera, capital del ruido y la contaminación acústica en Navidad.

Y después de esto, sólo me queda desear a quienes tienen la paciencia de leerme un año nuevo, bueno de verdad, con salud, es lo que importa. Y no es un copia y pega. Os deseo salud, porque sé lo que se sufre cuando no se tiene. Desearos una ciudad y un mundo sin ruidos, donde podamos hablar sin gritar. Y también una ciudad donde las farolas alumbren hacia la tierra y no hacia el cielo, impidiéndonos en general a la ciudadanía ver las estrellas, y a los astrónomos en particular, observar y estudiar el cielo, pero eso, la contaminación lumínica de Jerez será tema para el año nuevo.

¡Salud, justicia social y felicidad para todo el mundo en 2017!