Franco es compatible

ValleDeLosCaidos Tomb Franco.jpg
De Xauxa Håkan Svensson – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, Enlace

Ya. Sé que el titular es tendencioso. Pero ¿qué quieren que haga? En este mundo lleno de bulos, pseudoperiódicos digitales, mentiras, trolas, fake news y demás monsergas, que la gente comparte a diestro y siniestro, sin leer y sólo fijándose en el titular, yo tendré que hacerme un sitio también aunque sea a codazos, en esta selva en que se ha convertido internet.

La literatura no vale. Ni lo que cuentes. Es el titular. Pues a eso es lo que voy: a que Franco es compatible.

¿Compatible con qué? Miren, ya hablaba yo hace unos días de que hay franquistas, de estos que están en el armario y dicen que no saben de política, que no entienden y tal, que repiten como un mantra, que lo de Franco no es importante. O que, jo, ya está muerto. Si está muerto qué mas da.

Bueno, pues hay otro mantra que también repiten como loros y es un poquito más elaborado, porque tienen que argumentar. ‘Con todas las cosas que hay que hacer y están con lo de Franco’. ‘Se preocupan de Franco y mientras el paro, las colas en los hospitales, la suciedad en las calles…’ y bla, bla, bla.

A ver, queridos amigos armariados. Franco es compatible con todo. De la labor de sacar el cuerpo del Valle de los Caídos, esa gran pirámide que se construyó a sí mismo como si fuera un faraón con el sudor de los esclavos, sólo se ocupan unos pocos. Pocas personas. Mientras, están todos los ministerios a tope. El de Sanidad, el de Educación, el de Exteriores, el de Hacienda, el de… TODOS. La Administración no se para. Ni por parte del Gobierno, ni por parte del funcionariado que es quién hace realmente funcionar a este país. Sacar el cuerpo de Franco no ocupa tiempo apenas, ni trabajo. España no se va a parar. Podéis estar tranquilos. Sacar a Franco de su pirámide es perfectamente compatible con cualquier labor de Estado.

Queridos hermanos musulmanes (de un cristiano a un musulmán)

Hace unos días, después de los atentados de Cataluña, paré a descansar en el área de servicio de la autopista AP-7 en Manilva (Málaga). Había más o menos 50 coches de marroquíes que regresaban de sus vacaciones. Destino, según sus matrículas: Francia, Alemania, Holanda, Bélgica. Muchos habían pasado la noche al raso. Hacía calor. Había cola en el baño y mientras me lavaba las manos, me llamó la atención un niño de unos doce años en el lavabo de al lado. Se lavó las manos, los pies, la cabeza. Luego lo entendí, no era mera higiene. Lo ví coger su alfombra y ponerse a orar. Estaba amaneciendo. Pensé: ‘Ya quisiera ser yo tan constante y comprometido en mi oración’, puesto que como cristiano suelo orar más cuando lo necesito que a través de una disciplina. Y pensé más. Pensé que realmente entre el niño y yo no había mucha diferencia en lo esencial. Ambos creemos en Dios, en el mismo Dios de Abraham, que también es el Dios de los judíos. Lo que nos separa es meramente cultural, en el sentido más antropológico de la palabra. Yo sé que en mi decisión de creer o no creer en Dios, influye primero mi razón y segundo, el lugar donde vivo. Yo me he criado en un ambiente católico. Pero si hubiera nacido en Alemania, sería protestante. Y si hubiera nacido en Fez sería musulmán. Pero hoy no he venido a hablar de dogmas religiosos.
Queridos hermanos musulmanes: yo no me sitúo muy lejos de vosotros en lo esencial. En el fondo, somos hermanos y yo sé que el Islam es una religión sagrada y respeto vuestros símbolos y costumbres. Creo que la mayoría de ustedes y nosotros lo hacemos. Y sufrimos juntos cuando gente en nombre del Islam o del Cristianismo o del Judaísmo olvidan uno de los mandamientos más importantes de las tres religiones monoteístas: el NO MATARÁS. Sé, que habéis sufrido por las víctimas de los atentados en España. Sé que sabéis que eso, también os hace daño como comunidad. No en vano, es un objetivo de los terroristas: haced daño a la comunidad musulmana para captar adeptos.
Creo que sentís lo que yo siento como cristiano cuando personas con responsabilidad en las comunidades religiosas cristianas esparcen su odio después de los atentados. Hemos visto curas lejanos soltar barbaridades en una homilía. Vemos a otros cercanos soltarlas en sus redes sociales.
Conocemos nuestra Historia. Hoy, autollamados ‘musulmanes’, que no lo son, matan sin escrúpulos y lo justifican en su fe. Aquí en España, hoy la ley no permite matar. Pero no hace mucho, en 1975, una persona católica sentenció y firmó las últimas penas de muerte en España, incluso con la opinión en contra del Papa de Roma. Estamos acostumbrados. También en eso nos parecemos. En nuestra religión tenemos elementos asesinos que si no se les controla, causan daño y muerte.
Queridos hermanos musulmanes de buena fe: tenéis mi apoyo y mi consideración y creo que juntos, judíos incluso, que sufren el mismo problema, porque ser judío no implica compartir las políticas del gobierno de Israel, podemos ponernos de acuerdo en una cosa. Que el Dios en el que creemos es el mismo. Sea Yahvé. Sea Alá. O sea el Dios de los cristianos. Aunque le hablemos en lenguas distintas y con ritos distintos. Pero creo que podemos coincidir en estas palabras de Francisco de Asís: Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Es lo que conozco, mi fe. Pero seguro que en la religión musulmana también hay textos de paz. Assalamu Alaikum.

Presentación en #Jerez de ‘Fuga a Titán’ del miembro de la AAMagallanes y @unpuntoazulES Avelino Sáez.

Fuga a Titán

Por fin llegó el día, 28 de enero de 2016, en el que se presentó en público en Jerez, en la Fundación Caballero Bonald, y presentado por Josefa Parra  el libro del compañero de la Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes y colaborador del programa de radio Un Punto Azul que hacemos en Frontera Radio sobre astronomía, astronáutica y ciencias del espacio, Avelino Sáez.

Ya me leí hace unos días el libro. ¿Leí o me devoré? Más bien lo segundo. Tenía en cuenta que ya llevaba prejuicios en torno al libro: conocía perfectamente a su autor. Lo cual luego no me sirvió para nada porque me sumergí en la historia de la novela y el protagonista Julius ya lo llenó todo y me olvidé de Avelino.

Sorprendente es la portada. Color naranja llamativo y los dibujos de la portada de Miguel Ángel Sáez, hermano de Avelino, nos lleva a aquellos antiguos libros que leíamos en nuestra juventud los que como yo hoy tenemos 50 años.

Fuga a Titán es un libro de aventuras. Es un libro de ciencia ficción. Es un libro de Geografía. Y es un libro que son muchos libros. Mientras leía me han llegado recuerdos de Julio Verne: De la Tierra a la Luna. Miguel Strogoff. Héctor Servadac. Paisajes extraterrestres sin marcianos. Guerras. Peleas. Y ciencia ficción en su máximo significado: ciencia inventada, que muy bien podría ser verdad.

Es una novela de nivel. Quiero decir: no es una novela simple. Está elaborada y muchas veces te tienes que parar a ver de qué personaje histórico o mitólogico se está hablando. No de todo se acuerda uno. Y otras cosas no las sabes.

Con Fuga a Titán está claro que te va a refrescar la memoria de la filosofía y muchas más cuestiones y por otro lado va a hacer que aprendas. Que eso es como un bonus en los juegos.  Lo pasas bien leyendo la aventura y de camino, aprendes.

Los dibujos del interior del libro son geniales, tanto como verlos nacer en un papel en blanco el día de la presentación del libro. Mientras el autor hablaba, detrás suya en la pantalla, como pueden ver en el vídeo, Miguel Ángel Sáez les daba vida. En esta obra, no ha hecho falta imaginar a los protagonistas: los ves dibujados y eso, me llevó también a mis tiempos de las historias mitad novelas, mitad comics de la Editorial Bruguera que me aficionaron a la lectura.

Los dibujos como antaño, llevan una frase de la novela. Me vi buscando, como si tuviera doce años entre las páginas donde quedaba la frase para ponerle la imagen que me daba el dibujo.

Fuga a Titán, insisto, es una novela de aventuras. Pero sobre todo es un homenaje a las novelas de aventuras. Con una trama entretenida y una estructura peculiar, es de las novelas que terminas. Y dices: me he gastado el dinero, pero ¡la he disfrutado! Y en eso consiste leer una novela, en disfrutar ¿no creen?. Hagánme caso. Léanla.

En Jerez lo puedes comprar en las librerías La Luna Nueva o Librería Agrícola. O a través de la Editoria Mayi en ediciones@edicionesmayi.com

Vídeo de la presentación:

 

#noalatoma No estoy de acuerdo con la celebración de la Toma de Granada

La rendición de Granada, Francisco Pradilla y Ortiz, 1882.

La rendición de Granada, Francisco Pradilla y Ortiz, 1882.

Todos los años se lía. Y no estoy de acuerdo. Y ante de que los de siempre se me pongan a chillar defendiendo una patria y una religión que ellos dicen que es la mía, creo que no es bueno ‘celebrar’ nunca la victoria de una guerra. ¿Por qué? Porque siempre hay vencedores y vencidos. Pueblos con heridas que lo único que hacen es reabrirse y alimentar el odio primigenio que originó la guerra.

Por supuesto que prefiero vivir en el sistema español de hoy – con todo lo que arrastra que no es poco – que en un país árabe. No tiene discusión alguna. Estamos a años luz en temas como la igualdad o la justicia social.

Pero celebrar que le ganamos una guerra, tal como están las cosas… qué poca vista.

Por eso. Yo no lo celebro la toma de Granada. No celebro la conquista de América. No celebro el fin de la Guerra Civil de España, faltaría más. Y no celebro ningún triunfo ni ninguna pérdida en una guerra. Sólo trae discordias. Pero como a las personas en particular, a algunos partidos y grupos sociales, les gusta vivir permanentemente en el conflicto. Tenemos esa mala suerte.