La @FELGTB reclama a Ministerio Interior medidas urgentes contra agresiones por LGTBfobia

Homofobia

Homofobia

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, reclama la implicación del Ministerio del Interior para afrontar con urgencia las agresiones contra personas LGTB cuyas denuncias han venido aumentando en 2016.

Hace sólo unos meses FELGTB lanzó la campaña #ConLaVozBienAlta para promover la denuncia de los crímenes de odio ante la conciencia de que las agresiones y discriminaciones que llegaban a la policía suponían sólo la punta de un iceberg de LGTBfobia que debía ser visibilizado. En lo que va de 2016 han proliferado las denuncias de esta clase de violencia con casos en Granada, Sevilla, Santiago y Madrid, donde tan sólo en la noche del pasado sábado hubo tres agresiones recogidas por el Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia de Arcópoli.

La seguridad en las calles debe ir acompañada de apoyo y justicia para las víctimas de estas agresiones, pero esas medidas quedarían incompletas si no se aborda de forma transversal la prevención de estos delitos con una Ley por la igualdad LGTBI de ámbito estatal que contemple políticas educativas, de formación de profesionales, de visibilización de la diversidad sexual y de género, etc.

“El aumento de las denuncias por agresiones a personas transexuales, homosexuales o bisexuales requiere de medidas urgentes. No vamos a permitir que la gente se acostumbre a nuestro dolor ni a nuestras heridas, queremos la implicación del Ministerio del Interior para garantizar la seguridad en las calles y queremos un Gobierno que garantice medidas concretas y contundentes por la igualdad real. La lucha contra la LGTBfobia requiere de la implicación y la coordinación de todas las administraciones”, ha señalado Jesús Generelo, presidente de FELGTB.

Cuando Jesús de Nazaret salió del armario #EvangelioGay

jess-the-miracle-maker-7-728
Comienzo una serie de comentarios sobre los evangelios leídos en las misas católicas los domingos. Todo ello desde una perspectiva homosexual. Jesús habla a cada persona y cada persona escucha desde su experiencia de vida. Con el hastag o la etiqueta #evangeliogay podrán encontrar estos comentarios sin olvidar a toda la comunidad #lgtb
Domingo Tercero del Tiempo Ordinario Ciclo C – 24 de enero de 2016
Lc 1,1-4;4,14-21 En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la
fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca.
Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret,
donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre
los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron
el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje
donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque
él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los
pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la
vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de
gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le
ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él
se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de
oír.»
Esto sí que es una salida del armario en toda regla. Jesús, ante la comunidad y las miradas atónicas y estupefactas de quienes les estaban escuchando leer la lectura de Isaías, proclama nada más y nada menos, que Él es el Mesías que estaban esperando.
Esto se lo tomaron como una afrenta y un acto de egolatría mayúsculo, porque en cierto modo, sucede igual cuando una persona homosexual dice en público ‘Soy gay’, o lesbiana, transexual, bisexual.
Decirlo es un acto de valentía y cada cuál tiene su momento porque cada cuál tiene su circunstancia familiar, personal, laboral, etc.
El momento de Jesús fue ese, en la sinagoga.
¿Cuándo tenemos que hacerlo los homosexuales? ¿Debemos elegir decirlo en público? ¿a poca gente?
La salida del armario tiene que ser meditada. Tienes que saber las consecuencias que eso van a tener. Medirlas.
Jesús se arriesgó y las consecuencias todos sabemos cuáles fueron. Pero Jesús era Dios. Nosotros sólo somos simples humanos.
Salgamos del armario cuando cada cuál lo quiera.
Salvo dos excepciones. Las personas que tienen una posición pública, son conocidas por mucha gente, si deberían salir del armario con más razónes que el que a nadie le conoce.  Porque pueden ser ejemplo y ayudar a los demás a dar el paso.
Y otra excepción. Yo no soy partidario del outing, es decir, sacar del armario a la gente a la fuerza. Pero en casos de homofobia, donde el homófobo resulta ser homosexual y dedica su vida a condenar una homosexualidad que no asume desde su atril de ministerio consagrado o desde donde sea que tenga voz pública, sí estoy de acuerdo. A estos pienso que hay que sacarlos del armario a empujones. Por lo menos para que callen y no hagan más daño y se hagan más daño.

Más de medio millón de sacerdotes, piden probar un día gay para ver si es tan malo como dicen #SantosInocentes

Un gran número de sacerdotes,  incluidos algunos obispos, medio millón, han pedido al Papa Francisco celebrar el día del Orgullo Gay el próximo 28J para conocer in situ la intensidad de este pecado, según ha tenido acceso este blog hoy 28 de diciembre. Más información,  próximamente.

image

¿Tienen que tener los homosexuales de España su voto hipotecado al PSOE por la ley de matrimonios? #LGTB

VOTO LGBT

VOTO LGBT

Ayer, en el debate a tres de El País, me quedaba sorprendido en los últimos momentos, en ese minuto de oro que dejan al candidato en algo que dijo Pedro Sánchez, refiriéndose a los logros sociales que el PSOE había conseguido las veces que ha gobernado. Logros que hay que reconocerlos, cierto es, como la ley de dependencia, las leyes de igualdad o la ley del matrimonio homosexual, pero dijo algo que me molestó: dijo que lo habían hecho solos. 

NO, Pedro, solos no. El PSOE se hizo eco de demandas de la sociedad. Realmente cualquier otro partido de izquierda lo hubiera hecho. Estoy seguro que si IU hubiera gobernando, también lo hubieran hecho.

Pero NO. Solos no. Antes que el PSOE aprobara la ley de matrimonios del mismo sexo, muchos activistas, mucha gente valiente a la que yo no le llego ni a la altura del tacón, se comprometieron, salieron del armario en los peores momentos y labraron el futuro posible para que cuando el PSOE gobernara se consiguiera ese hito.

Pero no es mérito sólo del PSOE. El PSOE tiene su mérito, pero no es sólo suyo.

Y por supuesto el PSOE no puede pretender – no es la primera vez que lo hablo – que los homosexuales estemos hipotecados a ellos de por vida porque nos hicieran ese favor. Porque sí, claro que se valora la aprobación de la ley, pero eso no te impide que sufras con las medidas que el PSOE de los últimos años de Zapatero – cuando nos falló -, ese PSOE que se doblegó a la UE perdiendo todo lo que le quedaba de izquierda.

No, PSOE. Los votos de los homosexuales no son vuestros ni son votos de nadie. Se os agradece lo que hicisteis, pero ya está. Si por algo se luchaba era por la libertad de ser como uno es. Y hoy somos libres. Con vuestra inestimable ayuda. Pero hasta nuestro voto es libre.

 

Boda entre hombres en el PP ¿Irá Mariano?

frase-si-se-suman-dos-manzanas-pues-dan-dos-manzanas-y-si-se-suman-una-manzana-y-una-pera-nunca-pueden-ana-botella-104487

Ana Botella y su teoría de las peras y las manzanas.

Boda entre hombres en el PP ¿irá Maríano?
Por mucho que se esfuercen los ‘progres’ del Partido Popular en diseñar una imagen idílica de que el partido insignia de la derecha española es un partido tolerante con la vida íntima de las personas en cuestión de conducta sexual o de género, lo cierto es que el partido fundado por Don Manuel Fraga, no parece avanzar mucho en este tema. Así como el baile de la Yenka, el Partido Popular da un pasito para adelante y otro para detrás.
Es actualidad en diversos medios en estos días, la ‘boda gay’ del Vicesecretario de Acción Sectorial del PP Javier Maroto. Entre comillo lo de ‘boda gay‘ porque realmente la boda gay en sí no existe. No existen bodas gays ni bodas lésbicas ni bodas azules ni bodas marrones. Existe el matrimonio como derecho para toda la ciudadanía de España. Y punto pelota. No hay más que discutir, por mucho que a algunos, como veremos, les pese.
Según cuenta El Mundo, Mariano Rajoy está invitado a dicho enlace matrimonial aunque aún no ha confirmado su presencia. El presidente se encuentra ante un dilema: si no va, malo. Si va, peor. Y todo, porque el partido popular tiene dentro de su esencia, la homofobia pegada a su ideología.
No podemos olvidar que éste partido – y asumido personalmente por Rajoy – interpuso un recurso al Tribunal Constitucional en el año 2005 contra la ley del Gobierno del presidente Zapatero. Recurso que no prosperó, pero que tardó siete años en resolverse. Siete años de tortura psicológica para todas las personas casadas que veían como un partido político podía romper su matrimonio. Fuerte ¿eh?
Matrimonio, porque se llama matrimonio, aunque a Mariano Rajoy no le guste la palabra como ya dijo en 2010. No quiero ni pensar en qué palabra se le ocurriría para definirlo. Mejor obviamos esta cuestión.
El caso es que existe al parecer, aunque negado por destacados miembros populares, un debate en el seno interno del partido sobre si Rajoy debe o no asistir.
Realmente, que vaya o no vaya, sólo le debe importar a los novios. Pero a la ciudadanía, que vemos asombrados cada día como nuestros políticos siempre nos sorprenden con algo, no dejamos de percibir que realmente la homosexualidad no ha sido aún asumida por una parte del partido del gobierno.
Deben aclararse sus militantes. O extirpan esa parte ultraconservadora de su partido o mal van. No me extraña que haya una huida cada vez más grandes a partidos de derechas más blandos como Ciudadanos. Al final todo esto servirá para separar los lobos de las ovejas y conocer con exactitud que miembros del Partido Popular están en contra de los derechos de igualdad en algo tan íntimo como es a quién amas, a quien besas o a quien duermes. Serán los que se queden.  Porque si te quedas en el PP al lado de quienes no quieren aún el matrimonio para toda la ciudadanía, te conviertes en exactamente lo mismo que ellos. Con quien te ví, te comparé, dice el refrán. Qué verdad más grande.

Curas gays: la realidad existe.

cruz_gay_tarjeta_postal-r9dd7fa8874204b9e94f28f4e3178dd94_vgbaq_8byvr_324
En los años 90, el canal #gaycádiz del IRC Hispano era uno de los más activos. Mucha gente, internet empezaba a democratizarse y aunque no tenía todo el mundo un acceso total como hoy con el móvil, los más frikis y sobre todo, muchos estudiantes participaban de esta nueva forma de relación.
Un día me encontré con un profesor de filosofía y estuvimos chateando un rato. Por fuerza tenía que ser desde el ordenador, no como hoy como en el whatsapp. Un profesor de filosofía me venía como anillo al dedo: una de las asignaturas que me estaba estudiando por aquél entonces era Historia de la Psicología, que en su primera parte, era sobre todo, historia de la filosofía. Así que con lo pedante que soy, saqué el tema de la filosofía, que me gusta, para hablar.
Noté algo extraño, esa persona anónima que estaba al otro lado, sabía de filosofía sí, pero a nivel del BUP. No a un nivel para ser profesor. Pero bueno, hay profesores que son malos; pensé que éste podía ser uno de ellos.
Me pidió tomar un café juntos y acepté. Un café nunca se lo niego a nadie. Pero un café nada más.
Quedamos en carrefour. No me había mandado fotografía así que era una cita a ciegas, que tiene su morbo, no me lo van a negar. Cuando le vi me resultó conocido, a esa persona yo la había visto antes. No sabía dónde ni cuándo. Total ¡conozco tanta gente! Se lo dije y me indicó una posible razón que no había poner aquí para no desvelar su identidad, pero no, le dije que no le conocía por eso. Nos saludamos, hablamos de tonterías para romper el hielo, del canal, de los cotilleos, de bla, bla, bla… era simpático y nos caímos bien, así que la charla se prolongó aunque me dijo que se tenía que ir a tal hora.
Como hablamos de tantas cosas, también salió el tema de la informatica y me dijo que le gustaba mucho el diseño por ordenador y que había estado en casa preparando unas tarjetas de visitas y que me las iba a enseñar a ver que me parecía.
Pues vale.
Y efectivamente me dío la tarjeta: un motivo precioso, muy moderno con su nombre. Fulanito de tal. Parróco de xxxxx. Ciudad. Teléfono.
Me quedé muerto. No literalmente claro está. En silencio.
Como no hablaba y yo estaba hipnotizado mirando la tarjeta, me preguntó:
– ¿Te molesta que sea cura? Me has dicho que crees en Dios.
– Yo ya sé de que te conozco.
– ¿De qué?
Tú y yo hemos coincidido en algún que otro acto religioso (evito decir el sitio, entiéndanme).
Ahora el que se quedó muerto fue él.
– ¿Tú de qué vas, quillo? le pregunté.
– Por favor, no se lo digas a nadie.
Tranquilo, que no se lo diré. Pero no es que no entiendo qué coño estás haciendo. Porque si los curas tenéis el voto de castidad, supongo que yo que será para heterosexuales y homosexuales, para todo quisqui. Y tú estás aquí intentando ligar conmigo.
Estaba descompuesto.
Vaya puntería que tengo, me dijo.
Podía haber sido peor, le contesté.
Total. Me contó su vida, su azarosa vida de cura gay en el armario. E imaginénse que armario. Tampoco es cuestión de relatarla aquí, pero ese hombre estaba amargado y con mucho sentimiento de culpa cada vez que se iba de picos pardos.
– ¿Por qué no dejas de ser sacerdote y vives tu vida? Sé libre tío, le dije.
No puedo, porque si no soy cura ¿ de qué vivo?
Y llevaba razón, un cura cuando deja de serlo, como no tenga una profesión, se estrella.
El caso es que le eché la bronca, le dije que no entendía nada de lo que estaba haciendo, que no era coherente y le culpé de toda la homofobia que tiene la Iglesia contra los gays, lesbianas,transexuales, bisexuales y todo aquél que se sale del tiesto. Como si fuera él el culpable.
Se fue porque tenía que irse. Fui injusto con él por curparle, lo sé.
– ¿A dónde vas, si se te puede preguntar?
– A mi parroquia, he dejado a un grupo en un encuentro de oración.
– Manda huevos, le dije.
Ya no volví a verle en persona nunca más. Y digo en persona porque por casualidad lo vi por televisión años más tarde, curiosamente criticando al matrimonio homosexual. Manda narices, pensé, manda narices. Tiempo después, de todo se entera uno, me enteré que su superior le castigó. Pensé que cuando a un cura se le descubría que era gay, se le mandaba a la Isla de Santa Elena como a Napoleón. No. Lo mandaron a Madrid. Como castigo. Ole, para tener Chueca más cerca. Manda narices. Manda huevos y manda todo lo que tenga que mandar.
Y ya le perdí la pista.
Sin embargo, mi condición de cristiano convencido y defensor público de los derechos de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales que a su vez son creyentes, hizo que muchos religiosos y curas gays a través de mi blog me conocieran y se pusieran en contacto conmigo. Unos para desahogarse, otros para ponerme a parir y alguno hasta para intentar ligarme. En particular uno me asustó porque hasta consiguió el teléfono de mi casa.
Todos tenían algún problema mental: sufrían de ansiedad, depresión, angustia, complejos de culpa, soledad… y me he encontrado de todo: curas, religiosos de distintas ordenes, miembros significativos de hermandades, alguna monja… Y oigan ¡Testigos del Evangelio de Jesús como el que más! ¡Incluso más que algunos obispos!
¿Por qué cuento hoy esto? Porque me duele el dolor ajeno. Hay dolores que son inevitables como los producidos por una catástrofe natural. Pero, ¡y el dolor producido por los mismos humanos! Como entenderlo? Y como entenderlo más aún cuando ese dolor es provocado por las personas que dicen servir a Jesús? Cuando hizo Jesús daño a alguien? Cuando rechazó a quien creía en su mensaje? Porque entiendo que la jerarquía eclesiástica pueda criticar a otros (y tampoco en todos los casos) pero, a los tuyos? A tus hijos? A tus hermanos?
Me duele particularmente el caso del gaditano que no puede ser padrino de su sobrino por ser transexual. Y qué tiene que ver? Acaso la Fe entiende de sexos, de género? Si el Papa Francisco no se atreve a juzgar a las personas homosexuales, si recibe a personas transexuales en el Vaticano? En qué planeta están viviendo estos obispos y dirigentes que no se comportan como el papa?
(Cuando escribí este post, aún el obispo de Cádiz no había cambiado la decisión. Hoy me alegro de que lo ha hecho. De sabios es rectificar.)
Mírense en el espejo, miren a sus hermanos, todos estamos llenos de miserias. No podemos excluir a nadie, ¡somos cristianos! ¿O qué somos entonces si causamos dolor?
Pido a los curas gays que tengan fuerza pero también que sean valientes y den la cara en la medida que puedan, claro está. Tampoco es cuestión de hacerse el harakiri. Pido a toda la comunidad LGTB que nos consideramos cristianos que demos la cara también por estas personas.
No podemos consentir la homofobia de la Iglesia cuando sabemos todo lo existe dentro. Seamos coherentes con nuestra fe. Que Cristo siempre está fuera del sagrario cuando hay un prójimo que sufre y muchos de los que rezan golpe en pecho en la soledad de una capilla, aun no se han dado cuenta que están absolutamente solos.
La realidad existe http://www.cristianosgays.com/

Eduardo Galeano el hombre que hizo a los ‘nadies’ personas


 

Poco nuevo voy a escribir yo sobre Eduardo Galeano que no se sepa. Pero sí puedo contar la experiencia que de él tenemos en Frontera Radio. Nosotros, como radio comunitaria, no hacemos publicidad. Las cuñas que ponemos son mensajes de asociaciones y mensajes que sirven para defender los valores humanos. Y uno de ellos, es el poema Los Nadies, de Eduardo Galeano. Yo puedo asegurar que personas que escuchan la radio y que no han aprendido a leer bien, o sencillamente, no saben leer, se conocen este poema de memoria, de tantas veces que lo ponemos. Los nadies, esos que valen menos que la bala que los mata.

Hoy me tocaba hacer Tierra de Fuego, el programa sobre poesía, literatura en general y valores humanos que hago en la radio, coincidía con este lunes negro. Primero se fue Günter Grass, por la mañana, y Eduardo Galeano por la tarde. Pero Galeano, nos llega más por cercanía.

Leí un texto contra la homofobia que me parece excepcional y que podéis leer aquí.

De todos los textos que hemos leído hoy en la radio, me quedo con éste, un texto que aunque habla a América, parece que nos habla a España.

¿Hasta cuándo los países latinoamericanos seguiremos aceptando las órdenes del mercado como si fueran una fatalidad del destino? ¿Hasta cuándo seguiremos implorando limosnas, a los codazos, en la cola de los suplicantes? ¿Hasta cuándo seguirá cada país apostando al sálvese quien pueda? ¿Cuándo terminaremos de convencernos de que la indignidad no paga? ¿Por qué no formamos un frente común para defender nuestros precios, si de sobra sabemos que se nos divide para reinar? ¿Por qué no hacemos frente, juntos, a la deuda usurera? ¿Qué poder tendría la soga si no encontrara pescuezo?

Aquí podeís escuchar el programa. Eduardo  Galeano: gracias, gracias, gracias.

http://www.ivoox.com/player_ej_4347722_4_1.html?c1=ff6600