Devoluciones de becas concedidas

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Esto es muy importante a tener en cuenta pero mucha gente no cae en el asunto. Las becas al estudio se conceden cuando se cumplen las bases de una convocatoria, que normalmente tiene que ver con la capacidad económica del alumno, su expediente, etc. Pero si dejan de cumplirse esos requisitos, el alumno está obligado a comunicárselo a la Administración, como por ejemplo, si va a dejar de estudiar. En este caso perdería la beca y tendría que devolver el dinero, cosa que algunos no se esperan. Pero que es justo ¿no? Si no aprovechas el dinero público para lo que te han dado, pues devuélvelo.

Pero la Administración también actúa de oficio e inspecciona todas las becas concedidas y comprueba si se han cumplido los requisitos. Por lo general, estas actuaciones prescriben a los cuatro años. Es decir, si estamos en 2018 cuando escribo esto, no te extrañe que te llegue un requerimiento para que devuelvas el dinero que te dieron en una beca de 2014 si no has cumplido con lo exigido.

Entonces llega el problema si te gastaste el dinero y no lo tienes ahora, porque lo tienes que devolver. Como mucho la Administración te facilitará pagarlo a plazos, pero pagarlo lo vas a pagar.

Así que mucho cuidado con esto. Ser beneficiario de una beca comporta una serie de obligaciones. Si no la cumples, la pierdes.

Y atención a otra cosa y me dirijo especialmente a las madres (porque a los padres en estas cuestiones casi no se les ve). Muchas madres van a la Administración con lágrimas en los ojos para ver como resolver el problema del pago de su ‘niño’. Cuando el funcionario / a le pregunta por la edad del ‘niño’ o la ‘niña’ resulta tener 21 años. Señores. Señoras. Aprendan a hacer de sus hijos personas responsables que se enfrenten a los hechos que hayan causado. Ustedes no van a durar siempre y cuando falten, estos jóvenes no van a estar preparados para la vida si ustedes le resolvéis los problemas. Entiendo el amor de una madre a un hijo, pero hay que saberlos educar. Que afrenten las consecuencias de los hechos que han cometido es otra manera de educar. No dejarlos solos claro está. Pero no sacarles las castañas del fuego. Que se la saquen ellos. Si fueron listos para pedir el dinero, que también sean listos para devolverlo por no haber querido usarlo bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.