Cambiemos la Constitución. Vale. Pero ¿qué cambiamos?

Constitución española

Constitución Española

Cambiar la Constitución, cambiar la Constitución… lo venimos escuchando desde hace tiempo… también se ha unido ahora a este rodillo de frases hechas lo de hablar del ‘régimen del 78’, algo que aunque correctamente dicho, tiene un tono despectivo al recordarnos – por lo menos a mí – al régimen franquista, o peor aún, al de Robespierre.

Y no está mal cambiar las cosas, sobre todo, si son para mejor. Pero viendo la que hemos montado con la cuestión catalana, me pregunto si en España estamos ahora mismo, en 2017 con capacidad para cambiar la Carta Magna.

El cambio de la Constitución exige consenso. Y no un consenso cualquiera, se requiere un gran consenso, un conseso mayoritario, que yo pondría mayor del 70 por ciento; al igual que no entiendo ni comparto la idea de que una región como Cataluña pida la independencia de España con un 51 por ciento de los votos, tampoco estaría de acuerdo en una reforma de la Constitución con semejante apoyo.

Pero la pregunta del millón es ¿qué cambiamos? Porque todo dependerá de lo que los partidos políticos propongan.

Cuestión crucial – puestos a reformar, -hagámoslo todo de un tirón – será el modelo de Estado. ¿Qué queremos hoy la ciudadanía española: una monarquía o una república? ¿Tenemos consenso en eso? No creo yo que estemos ahora en condiciones – con una crisis económica que nos aplasta – de abrir ese melón porque no veo un consenso mayoritario, pero es lógica la petición.

Otro tema sería el modelo de Estado. ¿Seguimos con las autonomías, pasamos a un Estado Federal o suprimimos las autonomías para volver a un Estado más centralizado? Tenemos partidos mayoritarios con opiniones para todos los gustos sobre este tema.

Más cuestiones que cambiar serían el modelo del Poder Legislativo. ¿Qué hacemos con el Senado? ¿lo eliminamos, lo convertimos en una cámara verdadera de representantes territoriales, donde cada territorio ‘pese’ lo mismo, igualando a todos los españoles (cosa que no pasa en el Congreso de los Diputados, que lo que ‘pesa’ es el número de habitantes por provincias) o la dejamos para que los viejos dinosaurios se recluyan en él como una prejubilación?

Son cosas que se me ocurren para cambiar a bote pronto. Pero hay muchas más, si vamos artículo por artículo.

Es verdad que hay que reformarla. Yo mismo, que nací en 1965, no voté esta Constitución, porque no tenía aún 18 años. Pero pienso también que estamos siendo injustos con ella. Nos ha dado el periodo de paz más grande que conocemos en la Historia (que en la Historia de España, la Paz no es que sea muy duradera) y se han hecho grandes cosas con ella. Grandes leyes que han llevado a España al sitio que está hoy, muy diferente de aquella España de 1978. Sí, hay que cambiar a nuestra madura – que no vieja Constitución – pero no lo echemos las culpas de las gestiones de los sucesivos gobiernos. Los males de España, los grandes males como la pobreza, el paro y la miseria, las desigualdades y los enfrentamientos entre españoles, no ha venido por culpa de la Constitución, sino por las gestiones de los gobiernos de España, las Comunidades Autonómas, las administraciones locales y provinciales y la Unión Europea.

No es la Constitución del 78 la culpable, son los políticos que legislan los culpables. Y horror, serían ellos, lo que tenemos ahora – y que nivel tenemos, madre mía – los que tendrían que elaborar una nueva Constitución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: