Welcome to Ruidosa de la Frontera

Restos de petardos en la barriada de la Granja (La Voz del Sur)

Restos de petardos en la barriada de la Granja (La Voz del Sur)

Llega Navidad y llegan los petardos. Algún gen valenciano debemos tener por aquí, pero el caso es que Jerez es una ciudad que no aprende del daño que hacen los petardos.

Es de todos conocidos la tragedia que vivió una mujer de Los Albarizones cuando un petardo le hizo perder un ojo.

Tampoco podemos olvidar como en éste año 2016 una compañera de Radio Jerez pudo sufrir una desgracia similar en la calle Consistorio cuando un petardo surgido de la nada le explotó cerca.

Son muchas las zonas de Jerez donde se quejan por el lanzamiento de estas pequeñas bombas que no sé si pretenden divertir o asustar. Aun recuerdo el estruendo que un gracioso chiquillo produjo en una casapuerta de la barriada de La Granja.

También es sabido del gran daño que hacen los petardos a los perros, que  no pueden soportar el ruido de estas pequeñas bombas.

Pero también habemos otros afectados. En mi caso, un petardo me hace doble daño. Primero, porque padezco de la enfermedad de Ménière, un transtorno auditivo que produce vértigos y sordera. El ruido a mí me ocasiona mareos y hace que no entienda nada de lo que se habla. Y es suficiente el ruido de la gente de un restaurante con gente comiendo o en más demasía, una caseta de feria, para que yo  no me entere de nada y pueda tener una crisis de vértigo, que toco madera, hace ya tiempo que no las sufro.

Pero también padezco del corazón. No es grave. Taquicardia paroxística supraventricular. Me ocurre con situaciones de estrés. Puedo llegar a las 160 pulsaciones por minuto. Y el estallido de un petardo sin esperarlo, me la puede provocar.

A lo que voy es a dejar constancia de que la pirotecnia no controlada como es la que se produce en Jerez en Navidad es un peligro para la integridad y la salud de las personas.

Ya el año pasado por estas fechas me quejaba de lo mismo, pero en Jerez parece que algunas normas o no existen o no existen quienes las hagan respetar.

Posiblemente hará falta alguna desgracia más para que nuestros políticos se rasguen las vestiduras y se pongan manos a la obra.

Miren: los petardos son peligrosos. Prohíbanlos totalmente como se prohíbe fumar en un Hospital. No pasará nada y todos viviremos en paz.

Y ya aviso que si algún día sufro daño en mi salud auditiva o cardíaca debido a un petardo voy a ir legalmente contra quien lo haya hecho estallar como una agresión hacia mi persona. Y si es un menor, iré contra sus padres, madres o tutores. Y por supuesto, contra una administración que no sabe controlar todavía el peligro que son los petardos en esta nuestra ciudad de Jerez de la Frontera, capital del ruido y la contaminación acústica en Navidad.

Y después de esto, sólo me queda desear a quienes tienen la paciencia de leerme un año nuevo, bueno de verdad, con salud, es lo que importa. Y no es un copia y pega. Os deseo salud, porque sé lo que se sufre cuando no se tiene. Desearos una ciudad y un mundo sin ruidos, donde podamos hablar sin gritar. Y también una ciudad donde las farolas alumbren hacia la tierra y no hacia el cielo, impidiéndonos en general a la ciudadanía ver las estrellas, y a los astrónomos en particular, observar y estudiar el cielo, pero eso, la contaminación lumínica de Jerez será tema para el año nuevo.

¡Salud, justicia social y felicidad para todo el mundo en 2017!

 

Anuncios

2 comentarios

  1. moe

    Bien dicho. Y añado como reflexión: ¿no es ridículo que sea legal vender artículos pirotécnicos dentro de un municipio en el que está prohibido su uso?
    Las empresas pirotécnicas tienen mucho que decir. Porque las navidades han degenerado en esto gracias a un negocio muy lucrativo para ellos que se les ha ido de las manos. No es normal que en nochevieja las paredes de mi edificio tiemblen por tener que soportar un castillo de fuegos artificiales que dura horas encima de mi tejado, como tampoco es normal que haya personas (enfermos, discapacitados, ancianos, o incluso gente con fobia a ese tipo de ruidos) que en determinadas fechas se vean obligadas a huir de sus domicilios. ¿Qué opinan las empresas pirotécnicas de todo esto? Seguramente estén muy ocupados contando billetes.
    Menos mal que cada vez hay más gente que está hasta los huevos de todo esto. Deberíamos ponernos de acuerdo entre todos y hacer algo. Me quedo con tu frase de “Prohíbanlos totalmente [los petardos] como se prohíbe fumar en un Hospital. No pasará nada y todos viviremos en paz”.

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario, a ver si nos hacen caso. YO como paciente de vértigo de Meniere lo paso fatal. Tendremos que hacer ‘ruido’ mediático para que nos escuchen.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: