Susana Díaz: entre la espada y el parlamento.

Parlamento de Andalucía: fuente wikipedia

Hay días en que la realidad te aplasta por la velocidad a la que va. La tragedia del avión de Barcelona a Alemania nos ha dejado fuera de juego y ha tapado los titulares nacionales que si no hubiera sucedido tan triste accidente de aviación, de nuevo sería la política andaluza la que copara las letras grandes de la prensa.

La operación de hoy donde han sido detenidos muchos altos cargos de la Junta de Andalucía también nos ha impactado, porque quién más o quien menos es conocido de la ciudadanía, como quienes han sido delegados de empleo o educación.

Pero dejemos a la justicia – lenta justicia – actuar y no acusemos a nadie antes de nada. Sin embargo, la política no va de la mano de las acciones judiciales, y esta tarde empieza a correr por las redes un audio donde una alto cargo de la Junta de Andalucía le dice a sus trabajadores que si no votan PSOE pueden ser despedidos.


En la mayoría de los medios se les pregunta a los líderes políticos andaluces si apoyarán o no la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía. Pero ¿nadie recuerda que antes hay que elegir el presidente/a del parlamento andaluz cuando se constituya el próximo 16 de abril?

Si usted no es funcionario de la Junta de Andalucía, probablemente no sepa cómo se elige al presidente o presidenta del Parlamento Andaluz, la segunda autoridad pública de la Junta de Andalucía. El artículo 34 del TÍTULO TERCERO DE LA ORGANIZACIÓN DEL PARLAMENTO dice que:

Para la elección de Presidente o Presidenta, cada miembro del Parlamento escribirá un solo nombre en la papeleta, y resultará elegido el que obtenga la mayoría absoluta. Si no la hubiera, se repetirá la elección entre los dos Diputados que se hayan acercado más a la mayoría, y resultará elegido quien obtenga el mayor número de votos. En caso de empate, se celebrarán sucesivas votaciones entre los candidatos igualados en votos y, si el empate persistiera después de cuatro votaciones, se considerará elegido el candidato o candidata propuesto individual o conjuntamente por los partidos, coaliciones o grupos con mayor respaldo electoral, atendiendo, incluso, al criterio de lista más votada en las elecciones.
Para la elección de los tres Vicepresidentes, cada Diputado o Diputada escribirá un nombre en la papeleta y resultarán elegidos quienes por orden correlativo obtengan la mayoría de votos.
De la misma forma serán elegidos los tres Secretarios.
Si en alguna votación se produjese empate, se celebrarán sucesivas votaciones entre los candidatos igualados en votos hasta que el empate quede dirimido.
Ningún partido, federación, coalición o agrupación de electores podrá presentar más de un candidato o candidata para cada uno de los puestos de la Mesa.

Nos encontramos a la primera prueba de fuego en la gobernabilidad de Andalucía. Esta situación nos recuerda a aquella pinza entre PP e IU que colocó a Diego Valderas como presidente del parlamento.
Es verdad que es lógico pensar que gobierne la lista más votada pero también es de sentido común entender que la gran mayoría de los andaluces y andaluzas no quieren un gobierno socialista. Si a esto, le sumamos la otra opinión, la abstención, el sentido común es aplastante.
Para colmo, tenemos en el horizonte dos elecciones más en Andalucía más las que habrá en España. El parlamento andaluz se convocará pronto y los partidos tienen que tomar decisiones. Decisiones muy arriesgadas porque tomes la que tomes, tienen consecuencias.
Recordando los efectos que la famosa pinza tuvo sobre el PP y sobre todo, con IU, me pregunto y os pregunto: ¿Qué creéis que sucederá? ¿habrá pactos para la presidencia del parlamento? ¿Se dejará la presidencia al PSOE sin tener mayoría? ¿Se puede dar un multipacto de todos los partidos para no dejar al PSOE la presidencia de la cámara? ¿Se arriesgará algún partido a ayudar al PSOE por su cuenta? ¿Alguien quiere ser compañero de viaje del PSOE con semejante pastel de corrupción actualizada día a día sobre la mesa? ¿Alguien quiere enfrentarse a la mayoría de la lista más votada y no dejarla presidir la cámara, sabiendo que esto también puede tener un coste político?

Nuestros líderes de los cuatro partidos de la oposición van a tener que hacer verdaderos malabarismos. Encontrar ese término medio donde la oposición sea constructiva, es decir, deje gobernar al partido mayoritario desde el consenso, para poder tener el rédito electoral en las siguientes elecciones y alejarse de todo lo que huela a corrupción y a parecer que se está manteniendo a un gobierno con múltiples casos de corrupción. En caso contrario, si la ciudadanía ve como la oposición entorpece cada movimiento del gobierno y Susana Díaz se ve abocada de nuevo a convocar elecciones, el pueblo suele otorgarle la mayoría absoluta a quien gobierna.

Quedar como amigos de un gobierno atacado por la corrupción. Quedar como los que siempre dicen NO a todo e imposibilitaron el gobierno de Andalucía. Difícil dilema para resolver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: